miércoles, 27 de octubre de 2021

Kalki Martínez: Virgen y otros cuentos

Idioma original: Español
Año de publicación: 2017
Valoración: Esta bien

San Pedro Sula (Honduras) ha sido durante años una de las ciudades más violentas del mundo. Maras y pandillas marcan territorio y dominan una ciudad en la que en el año 2019 se produjeron, según la propia Secretaría de Seguridad, 436 homicidios. Y ojo que hablamos de una ciudad de 1.200.000 habitantes. Por comparar, ese mismo año en Barcelona (1.600.000 habitantes) hubo 17 homicidios. 

Obviamente, y pese a que pueden existir diversas formas de afrontar los hechos, la literatura que nace de San Pedro Sula no puede ser ajena a su entorno. Así, los relatos recogidos en este volumen están atravesados por personajes para los que la violencia es algo cotidiano, por seres que son testigos de su propio hundimiento y del de la sociedad que les circunda. En cuanto a la "forma de afrontar los hechos", Martínez opta por un formato más cercano a la crónica y al retrato social que a la fantasía que evade o a la ficción pura, lo que hace que "Virgen y otros cuentos" recuerde, por ejemplo, a "Caracas muerde", reseñada (magníficamente, por otro lado, ejem, ejem) hace escasas fechas en este blog.

En cuanto a los relatos en sí, se trata de textos austeros, sin giros sorprendentes, sin trucos, textos algo "lineales" quizá, en los que se echa en falta un mayor riesgo. Todos ellos pueden ser leídos, de un modo u otro, como metáfora de un país en descomposición moral y social y (casi) todos están protagonizados por seres que han de hacer frente a alguna forma de poder en un entorno cada vez más sórdido e impregnado de pesimismo, impotencia, amargura y odio merced a una violencia que forma parte del día a día y que crea un callejón sin salida aparente.

De los cinco relatos del volumen, me quedo con el algo más poético "El rostro del amor", texto de reminiscencias carverianas con el que el autor se aleja algo de la temática del resto del libro, y con "Virgen", el texto más atrevido en lo estilístico gracias a la conjugación de diferentes tiempos y voces, a la convivencia de lo íntimo y lo general y a la acertada mezcla de lo poético, por muy turbio que esto sea, con la denuncia social.

Los tres restantes, "Dingo", "Quince para las 12" y "El hombre y el perro", son algo más planos y, pese a que logran transmitir ese clima oscuro y sórdido del que vengo hablando a lo largo de la reseña, resultan algo inferiores. Se echa en falta en ellos cierto factor sorpresa, cierto atrevimiento en lo formal.

Pese a esto, la lectura de "Virgen y otros cuentos" resulta un buen acercamiento a una realidad olvidada y a una literatura que, pese a su evidente conexión con otras literaturas de su entorno geográfico y social, es absolutamente desconocidas por estos lares.

No hay comentarios: