martes, 10 de mayo de 2022

Jorge Ibargüengoitia: Los conspiradores

Idioma original: Español 
Año de publicación: 1981
Valoración: Recomendable

Pongamos que no habéis leído el título de la reseña y juguemos a las adivinanzas porque hoy es día de rescate literario en ULAD. 

Pista nº 1: Autor centroamericano de cierto éxito en los 70-80 y bastante olvidado en la actualidad.

Pista nº 2: Rescatado hace escasa fechas  por la editorial palentina (sí, amigos, hay vida más allá de Madrid y Barcelona) Menoscuarto. 

Ppista nº 3: Fallecido en el accidente de avión que se llevó por delante la vida de, entre otros, Manuel Scorza o Marta Traba.

Bien, pues hablamos de Jorge Ibargüengoitia (1928-1983), prolífico y "variado" escritor más mexicano que el chile chipotle pese a tener un apellido más vasco que el txakoli de Getaria.

Pero centrémonos de una vez en "Los conspiradores", novela que en México llevó el título de "Los pasos de López" (cosas del mercado editorial, supongo) y que tiene como telón de fondo los años inmediatamente anteriores a la independencia mexicana y, más concretamente, el levantamiento del cura Hidalgo en el año 1810. Así, la novela sería la ficcionalización de los citados hechos, desde su génesis hasta su desastroso final.

Podríamos hablar, por lo tanto, de una "novela histórica" si no fuese porque Ibargüengoitia hace que las categorías, los mitos y leyendas salten por los aires. De hecho, "Los conspiradores" es un texto que puede leerse como novela "antihistórica", novela de intriga, novela picaresca o directamente como resumen crítico de las diferentes "iluminaciones" que recorren la historia política de América Latina, con su mezcla de paternalismo, crueldad, caudillismo y populismo.

Me asombra la variedad de suertes que el destino nos reservaba a los que estábamos allí. La mayoría están muertos, pero mientras unos descansan en el altar de la Patria, los huesos de otros yacen en tierra bruta porque en ningún cementerio quisieron recibirlos.

Esa es una de las principales virtudes del texto: huir de lo hagiográfico y hacer de los personajes implicados en el complot seres de carne y hueso movidos al mismo tiempo por los más altos ideales y las más bajas pasiones. De ahí el tono burlón y desmitificador que recorre una novela plagada de enredos, delaciones, traiciones y errores absurdos que se mueve entre lo heroico y lo grotesco. Lo anterior, unido al ritmo que logra imponer el autor, hace de "Los conspiradores" un texto sumamente divertido. 

En el lado menos positivo está una segunda parte de la novela un tanto atropellada. Ibargüengotia opta por una estructura episódica con saltos temporales relativamente amplios, pero como lector me queda la sensación de que había material para bastante más, ya sea a través de un mayor desarrollo de esos episodios o por la vía de un mayor ahondamiento en alguno de los contradictorios protagonistas de la novela, como el cura Periñon.

En cualquier caso, y pese a estos pequeños peros, bienvenida sea la recuperación de una obra y un autor que esperemos encuentre los lectores que merece, aunque sea casi 40 años después de su fallecimiento.

No hay comentarios: