viernes, 1 de enero de 2021

Giovanni Papini: Gog

Idioma original: Italiano
Título original: Gog
Traducción: Mario Verdaguer
Año de publicación: 1931
Valoración: Irregular, aunque decididamente recomendable


No se puede hablar de la inclasificable Gog de Giovanni Papini sin mencionar a su protagonista, un multimillonario cruel y cínico que se dedica a viajar por el mundo, observar agudamente su entorno y entrevistarse con famosos de la talla de Ford, Gandhi, Einstein o Lenin. El libro en sí es una colección de sus apuntes, coloquios, anécdotas y pensamientos. 

Súmale al memorable protagonista de Gog elementos de sátira, desmitificación de personajes históricos y reflexiones de calado filosófico, y lo que obtienes es literatura de alto voltaje. Debo remarcar, no obstante, que a esta novela fragmentaria (o ciclo cuentístico) la lastran algunos defectillos menores.

A mi juicio, son los siguientes:

  • Su irregularidad. Gog oscila todo el tiempo entre la brillantez comedida y la genialidad indiscutible. Balance que está más que bien. Además, ¿cómo no van a palidecer unas cuantas páginas, si otras son excelsas? Pero bueno, esto no evita que uno experimente altibajos durante la lectura. 
  • Su formato, estructura y tono se antojan algo reiterativos.
  • En su recorrido cultural e histórico hay un claro sesgo occidental. 
  • Su acusada falta de mujeres (especialmente, de mujeres con cierta participación en el relato) chirría sobremanera. 
  • En determinados pasajes obliga a suspender la incredulidad hasta niveles exagerados. Por ejemplo: es inverosímil que se sinceren con el protagonista tanto Freud como Lenin como Edison. O que ciertos personajes (uno de los gigantes de su colección, el verdugo llamado Tiapa...) hablen con una retórica impecable. 
  • Su decepcionante final. Después de conocer a un tío sin apenas aspectos redimibles, y atravesar unos últimos capítulos en los que éste se muestra particularmente misántropo, tenemos que tragarnos que sólo quería ser pobre otra vez y disfrutar de los pequeños placeres. ¡Venga ya! Espero que en El libro negro, la continuación de esta obra, Papini arregle semejante despropósito. 

Poco más que añadir. Ojalá algún escritor competente tome a Gog como referencia y analice de modo análogo al perpetrado por Papini las primeras décadas del siglo XXI. Nuestra época, sin lugar a dudas, se presta a ello. Varias personalidades famosas aguardan su deconstrucción. La retorcida lógica de muchos individuos anónimos también merece un buen rapapolvo (conspiranoicos y magufos de todos los colores; economistas que creen a pies juntillas en la mano invisible del mercado; autoproclamados republicanos que, piruetas mentales mediante, alaban el nepotismo monárquico; "incels" que justifican los cadáveres sexuales; supuestos progresistas que critican Matar a un ruiseñor o Hijo nativo por emplear "the N-word"; etc...). Aunque no tengo claro si se puede hacer sátira de un escenario que es una caricatura de sí mismo. 

9 comentarios:

1984 dijo...

Papini fue uno de esos escritores muy célebres en su momento y que tras su muerte parece caer sobre ellos un telón de olvido casi absoluto. En el caso de Papini ese olvido es injusto, porque fue un autor de categoría, violento, sarcástico, y con una envidiable capacidad para provocar revuelo y polémica a su alrededor; era, de alguna manera, el Unamuno italiano (a quien Papini conocía y admiraba). Ideológicamente, este florentino empezó de anarquista y ateo furibundo para virar progresivamente hacia el nacionalismo de derechas y terminar siendo un compañero de viaje de los fascistas. Este giro a estribor no favoreció en nada su valoración crítica. Papini murió en los años 50, ciego, sordo y mudo, él, que tanta guerra había dado.

Además de Gog, aquí reseñada, recomiendo que se lean sus cuentos de antes de 1914, verdaderamente originales. Están recopilados en varias colecciones: "El piloto ciego", "Lo trágico cotidiano" y "Palabras y sangre." En España han sido reeditados hace unos años. Algunos de estos relatos son de tal categoría que fueron rescatados del olvido nada menos que por Jorge Luis Borges. Y para los que tengan tiempo y ganas, que se acerquen también a la "Historia de Cristo" o "Un hombre acabado." Papini puede irritar, pero no deja indiferente, y sigue resultando raro, original y sorprendente.

Un cordial saludo y feliz año nuevo.

Unknown dijo...

No conocía este libro,a pesar de sus defectillos tiene muy buena pinta, me lo apunto

Anónimo dijo...

Gog y El libro negro, dos obras de Papini que leí desconcertada a los 12 o 13 años. Mis ediciones, heredadas de mi padre, las vengo llevando de aquí para allá a lo largo de mis muchas mudanzas, por más de 30 años. Papini es uno de los escritores que marcó mi vida lectora, lo amo por eso, y por su brillantez.

Carlos Andia dijo...

Pues mira, yo tengo una experiencia algo parecida con este libro, pero con otro resultado. La leí también hace muchísimos años (no tanto como a los 12 o 13, dios mío) pero no tengo para nada un buen recuerdo, todo lo contrario. Se ve que en mi caso la leí demasiado pronto, según lo que decís casi todos quizá ahora la apreciaría mucho más. Está en la estantería, pero me temo que tendrá que esperar su momento.

Saludos y enhorabuena por la reseña!

Luis G dijo...

Ni idea de Papini. Primera noticia. Habrá que tenerlo en cuenta, algo me dice que tarde o temprano llegará a mi biblioteca.

Gracias por descubrirnos "nuevos" artistas.

ChuangTzu dijo...

De Papini leí El piloto ciego. Muy bueno. Es un libro de relatos fantásticos con toques filosóficos sobre temas como el doble, la memoria, el tiempo. No es extraño que Borges fuera su admirador.

Oriol dijo...

Me sumo a la recomendación de la narrativa breve de Papini. He leído algunos de sus relatos y están muy bien. Son filosóficos a la par que entretenidos.

Por cierto, me apena que no haya debate sobre "Gog". No sé si esto se debe a que lo ha leído poca gente (lo cual sería una lástima) o que mi opinión del libro está muy extendida (lo cual me sorprendería bastante, pues imaginaba que habría defensores mucho más entusiastas que yo entre sus lectores).

Ah, Carlos, probablemente experimentaste esta novela siendo demasiado joven, sí. Deja que te recomiende un capítulo suelto, muy breve. Se llama Proceso a los inocentes. A ver si consigo que le des otra oportunidad al libro, porque de veras que vale la pena.

beatrizrodriguezsoto dijo...

Oriol, me ha gustado tu reseña y por ella creo que Gog también me gustaría. Ahora he leído tu comentario y, como he encontrado el libro en google, hoy lo voy a empezar. Tengo dos libros comenzados y me he aficionado a los periódicos digitales y a los comentarios de los lectores y me traigo un buen lío de letras y no me llega el tiempo
Saludos.

Carlos Andia dijo...

Me leeré ese capítulo, compañero. Ya os cuento lo que me parezca.