domingo, 8 de marzo de 2009

Stefan Zweig: María Antonieta



Título original: Marie Antoinette
Idioma original: alemán
Fecha de publicación: 1932
Valoración: Muy recomendable

Hay algunos acontecimientos, no muchos, a los que nadie discutiría un papel crucial en la Historia. A primera vista, todo el mundo parece saber algo sobre ellos. Sin embargo, a poco que se examine ese pretendido saber, éste se revela como una colección de vagos clichés y mistificaciones interesadas. La Revolución francesa es un caso prototípico, y más aún uno de sus personajes centrales: la Reina María Antonieta. En torno a ella se aglutinaron como en ninguna otra persona las iras revolucionarias y el afecto de los nostálgicos; sus biografías no han sido sino momentos de una lucha política entre dos caricaturas: la “loba austríaca” de los jacobinos y la “reina mártir” de la Restauración.

Stefan Zweig logra escapar de este callejón sin salida gracias a una agudeza psicológica muy poco común, que le permite vislumbrar los miedos y las esperanzas de María Antonieta en sus actos mismos, al margen de la parafernalia teatral con que los recargan sus partidarios y detractores. Bajo los solemnes ropajes de la historia aparece una mujer mediocre, que pasó la mayor parte de su vida en una completa ignorancia de cuanto se extendía bajo la vida cortesana y la hacía posible. Cuando los acontecimientos se aceleraron a su alrededor y se vio convertida, a su pesar, en el gozne de un vuelco histórico, fue ya demasiado tarde para reaccionar.

Dos escenas, magistralmente narradas por Zweig, encierran en su contraste la vida de María Antonieta y lo que ella representa: su entrada triunfal en París como esposa del Delfín y el traslado forzoso de la familia real de Versalles a las Tullerías, 16 años después. Idéntico recorrido, jalonado de vítores: como princesa aclamada por sus súbditos primero, y como rehén del pueblo revolucionario después. Pocos tratados de Historia pueden explicar mejor en qué consiste la modernidad política.

5 comentarios:

Santi dijo...

La verdad es que casi todo lo que escribe Stefan Zweig es recomendable. Además de sus novelas cortas, que son una obra maestra del género, también es muy recomendable Momentos estelares de la humanidad, que por lo que cuentas parece tener un parentesco con su biografía de María Antonieta.

jacuam dijo...

Eso creo, sí, que en todos sus escritos históricos puede verse also así como un aire de familia. Es alucinante la capacidad que tiene de condensar un personaje o un gran proceso social en un par de escenas significativas. Supongo que para un historiador es un método demasiado literario... pero creo que consigue decir mucho más -y mejor- que amontonando datos.

Ana Bande dijo...

apasionante Zweit!

Paula dijo...

Buscando cositas para el día X, ejem ejem, he releído esta reseña. ¿Sabes que la traducción es de Carlos Fortea, mi director de TFM y decano de la facultad? :)

Jaime dijo...

Vaya, vaya, pues me quito el cráneo, sí señor. No lo tengo ahora por aquí, pero por lo que recuerdo me pareció una muy buena traducción!