miércoles, 21 de abril de 2010

Grandes decepciones: Rayuela, de Julio Cortázar

Idioma original: Español
Año de publicación:
1963
Valoración:
Está bien

Más de un año después de empezar este blog, digo yo que ya es hora de reseñar Rayuela, una de las novelas (o contranovela o antinovela, tanto da) más influyentes de la literatura del siglo XX, y uno de los hitos que contribuyeron a formar y reforzar el boom de la narrativa latinoamericana. Pero aunque a alguno le pueda parecer una herejía, en mi modesta opinión, en Rayuela las intenciones y las intuiciones generales del autor son muy superiores al resultado concreto, que a ratos es, reconozcámoslo, sinceramente aburrido.

Quien hojee por primera vez la novela, se encontrará con un "tablero de dirección", en el que se proponen dos lecturas posibles: una tradicional (empezando en la primera página, y terminando en la página que dice "fin") y otra alternativa, saltando por los capítulos de la novela, siguiendo el orden que se indica en ese tablero. Se elija la versión que se elija -aunque sospecho que todo el mundo elige la segunda-, uno se encuentra con las aventuras intelectuales, amorosas y literarias de Horacio Oliveira, primero "del lado de allá" (en París) y luego "del lado de acá" (en Buenos Aires).

Por supuesto, es innegable que en Rayuela hay capítulos insuperables, magníficos, que ponen la piel de gallina y producen hasta vértigo de lo buenos que son. Por ejemplo, el precioso capítulo 7; o esa sensual escena en glíglico (sensual, a pesar de estar en glíglico); o el personaje de La Maga, con su hijo de nombre improbable, de la que es casi imposible no acabar enamorado. Y sin embargo, a la novela le sobran decenas, si no centenares de páginas; las morellianas (capítulos de reflexión filosófica o literaria de un supuesto escritor llamado Morelli, probable trasunto de Cortázar) son casi siempre pesadas y molestas; y toda la segunda parte "del lado de acá" resulta insulsa, absurda, innecesaria. ¿Y qué tenemos que hacer quienes no sabemos de jazz con todas las referencias que el bueno de Julio puso ahí, más por afán exhibicionista que divulgativo, sospecho?

Siempre que se habla de los antecedentes de la narrativa hipertextual, se menciona Rayuela. Lo sé, porque yo también he dado clases de narrativa hipertextual, y he mencionado a Rayuela. Y sin embargo, esta novela, poderosamente dominada por el ego de Cortázar, está muy lejos de ejemplificar esa "muerte del autor", o esa "libertad del lector" que, se supone, caracteriza a la literatura posmoderna. La mano del autor se muestra desde la primera página (ese "mapa" que el lector no puede dejar de seguir si no quiere perderse), pero sobre todo en su superabundante ego, que rezuma en cada página, y que termina por empalagar o por ahogar al lector...

También de Julio Cortázar: La vuelta al día en ochenta mundos, Un tal Lucas, Historia de Cronopios y famas.

42 comentarios:

Jaime dijo...

Vale, está bien. Aquí sí que estás buscando bronca. Yo no tuve esa sensación de que el ego de Cortázar rezumara en cada página. Y además creo que de ser así no me hubiera importado mucho. Ahí está La vuelta al día en ochenta mundos, que sí que es un libro personalísimo, y bien que me gustó.

Es cierto que Rayuela es muy desigual. Hay partes que te atrapan y otras que se hacen más duras e incluso difíciles de integrar en el conjunto. Pero también es verdad que algunas de estas partes acaban cobrando un sentido. Por ejemplo, el episodio extrañísimo -creo que hacia el final- del piolín y el patio. Alguien, no sé si Horacio, tiene que cruzar prácticamente un patio por los aires para recoger algo que está a la mitad. Todo el episodio es absurdo y abunda en detalles que parecen no llevar a ninguna parte, pero, al cabo de un rato, el lector empieza a preguntarse si no hay ahí también una figuración de lo que es la novela entera. Ese intento por ir "más allá" o "al otro lado", de alcanzar ese "cielo" en el que acaban precisamente las rayuelas.

No puede tener el efecto de una novela normal, porque no pretende serlo. Pero no cabe entonces juzgarla con los mismos criterios. Yo pienso que es una obra maestra y que te deja con una sensación única, que ningún otro libro consigue. Ahí queda.

Iván y El Terrible dijo...

Totalmente de acuerdo con Santi, y para mí, además se queda corto. Este libro siempre me pareció aburrido, con un Cortázar enorme fustigándome en cada página, pesadísimo. La Maga, incluso, me parece insoportable. Sufrí tanto para acabarlo... ¡¡Y no busco bronca!! Ya me han echado bastantes a lo largo de estos años por meterme con "Rayuela". Ese bodrio, buf.

Rubén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ico dijo...

Lo leí muy jovencita y como un lector tradicional desde la primera a la última, no seguí ninguna recomendación del autor... y el libro me pareció fantástico, me abrió puertas, me hizo amar a Monsier Cortazar para siempre y jamás porque es un exritor que arriesga, que se compromete, que no deja indiferente... No sé lo que me parecería ahora si lo volviera a leer después de veinte años, pero sí puedo decir que fue y es para mi un libro clave.El libro rebosa humor, experimentalismo, sensualismo, y un deseo de transgredir que pocos antes habían intentado, en fin, el padre de tantos mediocres autores actuales...

Ensada dijo...

Con Rayuela pasa un poco como con Ulises o con los sueños de la montaña mágica, les puedes dar la lectura/interpretación que tu quieras.

Y cuando tienes demasiadas interpretaciones posibles, ya no sabes que hacer. Resultado: es pedante, quiera o no quiera.

Sin embargo, es genial, a pesar de lo pesado que es Morelli. Es distinta. Está bien.

Santi dijo...

No, si está claro que como experimento estético y narrativo, Rayuela es fundamental, imprescindible, y se ha ganado por lo tanto un lugar en las historias de la literatura universal, probablemente por los siglos de los siglos. Y como "crítico" o como profesor, si tuviera que explicar esta novela en clase, eso sería lo que resaltaría.

Ahora, como lector, que busca disfrutar de la lectura (lo que no quiere decir que busque una lectura fácil), Rayuela me parece una experiencia casi dolorosa. Y por supuesto, Cortázar está en su derecho de incluir todas las referencias jazzísticas que le apetezca, porque para eso era un experto en el tema; pero como lector (o como crítico) yo también estoy en mi derecho a decir que esas referencias son excesivas, pedantes, fuera de lugar, y que no consiguen (por lo menos a mí) interesarme por el jazz, sino abrumarme y darme la sensación de que el autor se está exhibiendo.

O sea: soy capaz de reconocer el enorme esfuerzo estético y narrativo que supone Rayuela; pero no se la regalaría por su cumpleaños ni a mi peor enemigo.

Montuenga dijo...

Yo estoy del lado de los pro Rayuela. La verdad es que la leí hace mucho y no puedo asegurar que ahora habría pensado lo mismo, pero entonces me encantó. Seguí las indicaciones de Cortazar y la disfruté.
Sobre el ego, yo veo a Cortazar un poco como a Picasso. Podía crear productos convencionales perfectos pero prefería experimentar, divertirse ejercitando su parte lúdica, que es lo mismo que dejar ver el forro de la chaqueta (metaliteratura, cubismo, tanto da) y eso deja ver (o imaginar) a un autor satisfecho consigo mismo. Bueno, ¿y qué? se lo podía permitir.

Luis Raul Leyva dijo...

Es muy pero muy fácil criticar con ligereza, a las volandas. El propósito "herético" de tu nota no estaría mal si antes hubieras fijado al menos los límites a los que puedes sujetar un análisis en el contexto (limitado también) de un blog en cuatro párrafos; estarás al menos de acuerdo conmigo, ya que en general das una valoración buena a Rayuela, que un análisis "herético" amerita una estructura argumental sólida. Ejercer la crítica buena o desfavorable de Rayuela no me parece una herejía, es un acto de libertad intelectual; no estoy de acuerdo en que quieras condenarla aunque sólo sea de manera parcial (según lo sugieres tú mismo), pero creo que hay que embestir con garbo, Rayuela se lo merece ¿no crees?

1.- Nos harías un gran favor a todos si nos enteras de “las intenciones y las intuiciones generales del autor” que resultaron según tú “muy superiores al resultado concreto”.

2.- Si Rayuela es o no una novela aburrida tiene que ver mucho con los gustos de cada quien y se vale que hasta el Quijote pueda producir el aburrimiento, cuestiones de estética de cada uno ¿no? Congruente con tus gustos es que afirmas que “a la novela le sobran decenas, si no centenares de páginas”; las “morellianas” (que no son “capítulos de reflexión filosófica o literaria” si no la teoría de Rayuela y hasta de la vida desde la perspectiva de Morelli, no son tan prescindibles, tienen un valor, ¿por qué no esforzarse un poco para entenderlo?

3.- Lo que dices de las citas literarias, filosóficas y del jazz, pues si la novela no te gustó poco o nada hay que decir, pero en muchos provocó la curiosidad, las visitas a los diccionarios, saber más y escuchar jazz con una felicidad inusual. No creo que todas estas referencias las haya hecho Cortázar con un “afán exhibicionista”, la novela no te gustó y punto.

4.- El reduccionismo no puede ser el arma infalible que desbarate toda la belleza y perfección de Rayuela: “Se elija la versión que se elija […] uno se encuentra con las aventuras intelectuales, amorosas y literarias de Horacio Oliveira, primero "del lado de allá" (en París) y luego "del lado de acá" (en Buenos Aires)”. Rayuela es mucho más que las peripecias de Oliveira y la Maga aunque su historia sea el hilo edificador. Por cierto que en la sección “De otros lados”, los “capítulos prescindibles”, hay muchas referencias e historias sobre Oliveira y la Maga.

5.- “Novela poderosamente dominada por el ego de Cortázar”, “por su superabundante ego”: ¿qué obra literaria o artística no contiene el ego del autor, su mano que se muestra desde la primera página? ¿Exceso de autoestima? Tampoco. De otro modo la novela hubiera desaparecido por hueca e inútil, pero el tiempo ha dicho otra cosa.

Santi dijo...

Hola, Luis Raúl. Efectivamente, mi exposición de la obra es reduccionista: es una obra complejísima y llena de ramificaciones, así que me limité a ofrecer dos pinceladas del argumento para quien no supiera de qué iba la obra.

Tengo todo el respeto por Cortázar como escritor, especialmente por sus cuentos; pero en esta obra tengo la sensación de que intentó superar las limitaciones que impone la narración lineal, pero el resultado es, para mi gusto, claro, estéticamente fallido.

Por supuesto que en otros contextos habría analizado la obra de otra manera. En este blog me permití cierta ligereza, precisamente porque es un blog escrito entre amigos y sin pretensiones de sentar cátedra. Y también, no me importa confesarlo, con un cierto propósito polemista.

Gracias por tu apasionada defensa de Rayuela, mejor argumentada sin duda que mi reseña, aunque yo mantenga mi opinión de que, con mayor contención y concentración, esta podía haber sido una novela mucho mejor de lo que es.

Antonio García dijo...

El ego de Cortazar rezuma en cada línea al igual que rezuma el tuyo en cada línea de tu crítica, o es que piensas angelit@ que no hay nada vanidoso en escribir este tipo de críticas a contracorriente.
Con todos los defectos de la novela, que los tiene, ya te gustaría a tí escribir algo remotamente parecido, por tanto, mejor ensalza y luego hunde.
Chao

Ensada dijo...

Miña nai, no se libran de los trolls ni los blogs de libros.

Santi dijo...

Desde luego que me encantaría escribir como Cortázar. Daría el brazo con el que he escrito esta reseña por escribir la mitad de bien que Cortázar. Claro que eso significaría tener que aprender a escribir con la izquierda, pero valdría la pena...

Antonio García dijo...

No creo que sea un troll, aunque es cierto que entré un poco como un elefante en una cachacherría. También entré con vanidad, pero de ese pecado no hay quien nos libre a ninguno. La historia de la literatura va de la mano de la historia de la vanidad en muchas ocasiones.
Y no, Santi, no hace falta que des una mano hombre, no siempre se convierte uno en Cervantes o en Valle por esas taras :)

Lau dijo...

Creo que no lo has comprendido bien, que tal vez no es tu tipo de libro o que -como a mi novio- te encanta ver perder a los argentinos.

Yo lo leí de ambas maneras y es una experiencia bestial, aunque prefiera al Cortázar relatista, y más aún al poeta.

Saludos.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, tú escribes mucho mejor y no te importa ir contracorriente.
Pero ya ves los resultados de los condicionados lectores.
Al menos opinan.
¿No es lo que querías?

Santi dijo...

Hola, Anónimo, qué tal. No termino de entender el significado general de tu comentario (no sé si estás de acuerdo conmigo o no, si me felicitas por conseguir mi objetivo o me atacas por ser un prepotente), pero en todo caso, te contesto por partes:

1.- Yo nunca me atrevería a decir que escribo mejor que Cortázar. Muy pocas personas en la historia y en el mundo mundial podrían decir eso, y en la mayoría de los casos sería discutible

2.- Tampoco he dicho que mis lectores estén condicionados (¿por quién o por qué?). Lo mismo que a mí Rayuela me parece un tostón (con partes brillantes y una idea general originalísima), hay legiones de admiradores incondicionales de esta novela que dirían, como se decía del Quijote, que todo lo que hay en ella es perfecto.

3.- No me importa ir contracorriente, pero tampoco baso mis opiniones en lo opuesto a lo que diga la mayoría. Creo que a lo largo de la trayectoria de este blog habrá quedado claro.

4.- Y sí, efectivamente, como ya he dicho al escribir esta entrada sabía que iba a ser polémica, y de hecho lo esperaba, y casi lo deseaba. En todo caso, pasado el tiempo, me parece curioso que una reseña negativa de Rayuela siga provocando reacciones tan airadas. Eso significa que la gente se identifica con esta novela más allá de lo simplemente estético, diría yo...

Pero vamos, que sigo sin saber si he entendido el sentido de tu mensaje en conjunto... Gracias y hasta pronto!

kava dijo...

Creo que no he leído mejor explicación de la trascendencia de Rayuela (tanto como construcción o más bien deconstrucción de la novela y sus variadas teorías de vida, literatura etc). qué en en lo que escribió Andrés Amorós.

http://www.megaupload.com/?d=3OHZQS1U

Juan Melville dijo...

Oye, yo opino que está bien escribir la opinión de cada uno en su blog. está claro que el tono de este blog es personal y claro, la crítica siempre lo será. ¿no es por eso acaso que unos críticos nos gustan más que otros?
A gusto mío el libro es genial, increíble y todo lo que pueda decir es poco. Cortázar es difícil de leer para mi y este libro no fue la excepción, pero me gustó y mucho. En todo caso eso es mi opinión personal y todos tenemos una distinta.

Anónimo dijo...

Llegué bastante tarde al blog y buscando a Rayuela, pues algunas reseñas me habían parecido bastante buenas y porque, en medio de toda la web, es difícil encontrar una bitácora que diariamente realice lo que ustedes aquí hacen. Sin embargo, no estoy de acuerdo con tu crítica (cuestión valedera, por cierto) y estoy más cerca de lo que dijo Luis Raul Leyva que tu "gran decepción".

Por cierto, en tu intento por leer Rayuela eres el lector que precisamente Cortázar buscó. En entrevista con Soler Serrano lo dice, por cierto. Un saludo y sigue así con este blog.

P.d.: ¿Cuándo otra reseña de Hemingway?

Marco Zanelli

Santi dijo...

Por supuesto, Marco, tienes todo el derecho a que Rayuela te guste más que a mí. De hecho, creo que algún día volveré a releerla con la mente abierta a ver si cambio de opinión.

Pero por ahora, me ratifico en lo que dije en su momento: la idea narrativa en que se basa es originalísima y solo por eso ya tiene un lugar en la historia literaria y hay capítulos excelsos; pero el resultado, como texto, como novela, no está a la altura de esa primera intuición.

Anónimo dijo...

Para los que sean -y también para los que no sean- rayuelianos o cortazarianos, recomiendo los muchos sonidos y músicas de Rayuela. En este blog se están recopilando capítulo a capítulo:
http://daguerrotiposyotroscines.blogspot.com.es/2012/04/sonidos-de-rayuela-indice-del-lado-de.html

Un saludo

Anónimo dijo...

Hola,ya sé que esto es bastante viejo,pero las críticas deben seguir vigentes.
No me vengo a hacer la melodramática literata cuántica,como se hacen todos estos loquitos fanáticos de Cortázar.
Me inclino por la gente que simplemente aparece y dice A MI ME GUSTÓ,ESTÁ DEMÁS EL LIBRO,PERO RESPETO TU CRÍTICA,CHAU.
Y me da mucha rabia leer los otros comentarios de gente totalmente a la defensiva,no sé qué onda con esa gente,tipo para flaco,parecen testigos de jeohvá,mormones,devotos por complpeto.Se van al carajo.
A todos nos pueden gustar los libros a un punto extremo pero tampoco para saltar a hacerse los heridos y jurar que están haciendo patria.

Ahora mi opinión,más allá de estar de acuerdo con tu punto de vista,lo que me hace sentir el libro es decepcionante.
Me hubiese encantado que fuera no sé,algo un poco más standard capaz,UN POQUITO APENAS!
Para poder entenderlo más,y engancharme más,pero tanta palabra sin sentido,tanto intelectualismo inducido, exhibicionista y excesivamente largo.
No sé,yo entiendo que a muchos HIPSTERS,que se creen bohemios de París porque se fuman un porro,ponen una musiquita transgresora del bajo mundo y se sientan a leer un hit de culto en un cafecito de mala muerte,les encante defender a muerte la idea general de este libro de ser tan superior que se termina siendo incomprensible para 3/4 de mundo.

Está precioso el libro,realmente es una obra de arte,única en la historia.PERO,ta,es demasiado extravagante.Y no arremeto contra el libro ni contra el autor,sino contra los fans cegados y corrompidos por el caretaje pusilánime que se ha puesto tan de moda.

Y ta,en definitiva,estoy de acuerdo contigo nomás.Es como que da demasiada y demasiada vuelta que al final termina siendo,no sé,eso mismo,too much.
Y todas esas frases en francés,inglés.O sea,la gente no es tan brutalmente culta,a mi me supera.
Me gusta este género tan aclamadamente UNDER,pero llega el punto en el que algo se va al carajo.

Say no more.
Sean todos felices,puteen hasta la humillación enferma,y sigan creyéndose super-héroes dignos de la salvación,por su culturita taaaan profunda que les permite entender a la perfección a Cortázar.
CON BANANAS VERDES A MAMÁ MONA NO,LOCO,A MAMÁ MONA,¡¡¡NO!!!

Anónimo dijo...

Hola,ya sé que esto es bastante viejo,pero las críticas deben seguir vigentes.
No me vengo a hacer la melodramática literata cuántica,como se hacen todos estos loquitos fanáticos de Cortázar.
Me inclino por la gente que simplemente aparece y dice A MI ME GUSTÓ,ESTÁ DEMÁS EL LIBRO,PERO RESPETO TU CRÍTICA,CHAU.
Y me da mucha rabia leer los otros comentarios de gente totalmente a la defensiva,no sé qué onda con esa gente,tipo para flaco,parecen testigos de jeohvá,mormones,devotos por complpeto.Se van al carajo.
A todos nos pueden gustar los libros a un punto extremo pero tampoco para saltar a hacerse los heridos y jurar que están haciendo patria.

Ahora mi opinión,más allá de estar de acuerdo con tu punto de vista,lo que me hace sentir el libro es decepcionante.
Me hubiese encantado que fuera no sé,algo un poco más standard capaz,UN POQUITO APENAS!
Para poder entenderlo más,y engancharme más,pero tanta palabra sin sentido,tanto intelectualismo inducido, exhibicionista y excesivamente largo.
No sé,yo entiendo que a muchos HIPSTERS,que se creen bohemios de París porque se fuman un porro,ponen una musiquita transgresora del bajo mundo y se sientan a leer un hit de culto en un cafecito de mala muerte,les encante defender a muerte la idea general de este libro de ser tan superior que se termina siendo incomprensible para 3/4 de mundo.

Está precioso el libro,realmente es una obra de arte,única en la historia.PERO,ta,es demasiado extravagante.Y no arremeto contra el libro ni contra el autor,sino contra los fans cegados y corrompidos por el caretaje pusilánime que se ha puesto tan de moda.

Y ta,en definitiva,estoy de acuerdo contigo nomás.Es como que da demasiada y demasiada vuelta que al final termina siendo,no sé,eso mismo,too much.
Y todas esas frases en francés,inglés.O sea,la gente no es tan brutalmente culta,a mi me supera.
Me gusta este género tan aclamadamente UNDER,pero llega el punto en el que algo se va al carajo.

Say no more.
Sean todos felices,puteen hasta la humillación enferma,y sigan creyéndose super-héroes dignos de la salvación,por su culturita taaaan profunda que les permite entender a la perfección a Cortázar.
CON BANANAS VERDES A MAMÁ MONA NO,LOCO,A MAMÁ MONA,¡¡¡NO!!!

Anónimo dijo...

Estos parecen salidos de la película esta de Woody Allen de los poetas en París.
Ustedes no son originales,son más de lo mismo atorrantes,pueden creerse de mente muy abierta,pero no...leer cortázar no te convierte en cortázar,ni en la maga,ni en el hijito,ni en todos los incomprensibles de la vuelta

Maru Lombardo dijo...

Creo que llegué a leer todos los comentarios que pusieron en esta reseña de Rayuela, y el debate me pareció impresionante y hasta apasionante.
Me gustaría decir un par de cosas, y es que sí, hay grupos de seguidores que leen escritores clásicos como Cortázar o Borges o, porqué no, las influencias escandinavas del mismo Borges (o al menos tratan de buscar resumenes y decir que saben del tema para alardear del mismo) y hay otros lectores que simplemente encuentran interesante la trayectoria de estos escritores y de sus influencias, les gusta aprender de la cultura de otros y se orientan en tales temas. No creo que el estilo de vida (sea hipster, te guste pasar tiempo leyendo en cafés parisinos, o viendo tele todo el día) deba resurgir a la hora de sentarse a leer lo que sea que se deba leer entonces. Aculturarse para cumplir con un estilo (hipster, digamos como ejemplo) es una hipocresia hacia uno mismo y hasta un insulto al texto leido. Pero eso no significa que estos estilos deban recibir ataques por seguir en la cuestión de "aculturación por moda". Se debe un cierto respeto los unos a los otros que sí, viene mezclado con la libre expresión, pero no se debería mezclar con la ofensa; esto es un debate y una discusión, no una pelea de los Juegos del Hambre. Ni Rayuela, en este caso, merece ser tratado como basura por aquellos que no les haya gustado, asi que a los que comentaron su disgusto con todo el argumento y respeto posibles, personalmente los felicito.
En mi opinion, Cortazar derrocho su cerebro en Rayuela y lo hizo espectacularmente: creo que algunos deben tratar de ver que un libro a veces rebalza lo que es el entretenimiento y el hacer valer el tiempo de lectura o terminar aburriéndose. Hay que tratar de ver a veces que una pieza de literatura es mucho más que un pedazo de relatos para nuestro placer, puede ser también historia (la literatura y la historia suelen estar íntimamente relacionadas) como puede ser la psiquis del mismo autor, como puede ser también la perdición de un lector. Un libro se merece un respeto porque no es solamente un librito, y quisiera informar que en mi solemne opinión, quien piense debería considerar abrir un poco la mente a cosas que estén más allá de su vida cotidiana.
Franz Kafka dijo una vez: "Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?... Un libro tiene que ser un hacha que rompa el mar de hielo que llevamos dentro". Y no, no todos los libros deben cumplir este caso, pero creo que es necesario entender que hay libros que sí lo hacen, y que Rayuela está hecho para ser uno de ellos, en todas sus formas y en todas sus estructuras (en miopinión, siempre reitero). Así que digo simplemente que a los que no les gustó el libro, expresen porqué, y listo, pero no es necesario armar una batalla espacial con respecto a lo sobrevalorado que se encuentra el texto, y lo mismo va para los que les gusta y dicen que es imposible decir algo negativo sobre esta anti-novela. La reflexión es siempre subjetiva y por eso hay que tratarse con cuidado.
De todas formas, sé que la mayoría no va a hacer caso a esto de tener respeto y qué se yo, pero quiero enfatizar lo que dije sobre tener una mente abierta para darse cuenta que un libro no es solamente la impresión que nos causa.
Saludos.

Carlitos Way dijo...

Como son delicados. Rayuela tiene sus buenos momentos, en otras me aburrió.

No porque sea Cortazar todo es bueno. Es como en la música por ejemplo: No todas las canciones de john lennon son buenas.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo que Cortazár escribio para el lector mas que para él y asi despertar del letardo que teniamos en la literatura latino-america. Se arriesgo a buscar la identida de atreverse a escribir sin reglas y supero las espectativas con Rayuela. Para mi como lector aprendi una cantidad y ahora que empeze rayuela leo y regreso si es presiso las veces que sea nesesaria porque me dio la confianza para escribir en mi propio estilo y coger un pedasito de todos los magnificos escritores de la literatura. Y tambien gracias a Julio me nacio el buen gusto, mas bien el exquisito gusto del jazz, sin el no hubiera conocido todo lo majestusos del Jazz, imaginense leyendo Rayuela y esculando a Louis Amstrong y a Billie Holiday.

Friedrich dijo...

Yo también detesté el libro. De principio hasta donde el hastío se volvió insuperable, odié cada palabra y presunción de Cortázar, que más parece que nos narra cuán magnífico es su talento y lo variado que es su léxico. Al adentrarme en su verborrea me acordé de pronto de un personaje magnífico de una novela llamada El último lector, de David Toscana, cuyo personaje casi-principal es un viejo bibliotecario, Lucio, que vive en un pueblo donde no ha llovido en meses, pero además donde nadie lee, por ello él se toma la libertad de desechar los libros que él considera huecos; los embadurna con miel y los arroja al sótano para que lo devoren las cucarachas y ratas. Y hay un libro en el que Lucio lee un sinfín de anglicismos, regionalismos, modernismos, etcétera, y él valora que un escritor no debiera hacer uso excesivo de ello si no es vital para definir la historia o al personaje pues entonces es pura y somera presunción, egolatría, pedantería y más -y esos libro iban al sótano-. En verdad, al abandonar Rayuela después de 200 terribles páginas de pedantería imaginé a Lucio embadurnando con miel el libro y arrojándolo al sótano a compartir el mismo destino que el resto. Ni el Gabo, que es un bello narciso, hace uso de tanta "destreza" de vocabulario para contar algo, y prueba de ello son los cuentos de Los funerales de Mamá Grande.

Aspasia de Mileto dijo...

Hace una semana comencé a leer Rayuela, dos capítulos y ya estaba empalagada, las frases es francés para los que no entendemos aparecen como adornos barrocos. Me resulta difícil seguir leyendo,el personaje de la Maga me parece insufrible. Me identifico más con los libros de Murakami, para los que dicen que este libro te deja una sensación especial, para mi fue de empalago. Tengo curiosidad de continuar leyendo para ver si encuentro ese algo especial que todos parecen alabar, aunque el capítulo 7 es hermoso no compensa el sufrimiento de los demás.

Anónimo dijo...

Al empezar a leer el libro ya tenía un mal presentimiento, tenía altas expectativas de el por referencias de amigos, pero realmente pasados dos capítulos no logro que me guste nada de el, ni los personajes, ni la narrativa … personalmente creo que lees un libro por placer no creo que sea necesario leer algo que te está haciendo sufrir tanto ¿Cómo para qué?, pero cada quien tiene sus gustos y son respetables , he leído los comentarios de algunas personas que les gusto y que no , como todo arte tienes sus más fieles seguidores ,así como sus más encarnecidos detractores , yo me quedo con que la dejare de leer, nada más porque quiero y se acabó, aunque me digan que me estoy perdiendo una de las más grandes obras literarias de la vida, por su influencia y que se yo,(la biblia también ha influenciado a cientos ,no sé si de forma positiva o negativa, y no por eso la gente corre a leerla o se siente mal por no hacerlo ) creo que todos estamos lo suficientemente grandecitos para hacer lo que queramos.

Literatura Psicoactiva dijo...

Toda la bibliografía de Julio Cortázar disponible GRATIS y en PDF en: http://literaturapsicoactiva.blogspot.com.ar/2013/11/julio-cortazar.html

Alejandro dijo...

Como argentino, si me cruzara con alguien que se dice lector, le preguntaría: ¿Borges o Cortazar? Si dice Borges le gusta la literatura; si dice Cortazar, le gusta la sensiblería.
Cortazar es un escritor Kitsch, de algún modo, con esa pretensión de ser "poético" que tiene todo el tiempo. Hablo de Rayuela, claro.
Como cuentista, es correcto, en una segunda línea. Sea como discípulo de Poe y Maupassant o en otros textos suyos en los que contiene un poco sus tendencias melifluas.

Santi dijo...

Bueno, para que no se me acuse de anti-cortazariano, sobre todo hoy que se conmemoran los 30 años de su muerte, diré que sus cuentos me parecen geniales, en particular (aunque no solo) Historia de cronopios y famas. Con algunos cuentos de Cortázar ha disfrutado y disfruto más que con la mayoría de las novelas.

Eso sí, sigo pensando que Rayuela es una novela que ha soportado mal el paso del tiempo.

Arnoldo Armenta dijo...

Rayuela es un libro irreseñable, todos los críticos que se atrevan deberían adentrarse en el mundo Oliveira, en el mundo Maga... Pero usted lo critica con una ligereza desesperante, ¿Quién reseñaría este libro como se le hace a un bestseller?... Este libro debe ser leído con tiempo, y esfuerzo, si, porque requiere, o mas bien exige una complicidad que ninguno otro exige... No tiene porqué divertir, el propio Oliveira llama a esos lectores lector hembra, sospecho que usted cometió el mismo delito.

Morpheus dijo...

Escribiste casi punto por punto lo mismo que yo en una reseña que subí a mi facebook hace un tiempo. Le achaco las mismas falencias y le reconozco los mismos aciertos: hay capítulos que tienen un vuelo poético increíble, el 1, el 2, el arhiconocido 7, el 36 me gustó bastante también. Pero en todo lo demás hace agua. Las citas y frases en inglés y francés se vuelven molestas en un momento, no tanto las alusiones sobre jazz, sino todo el ambiente artificial que construye el Club de la Serpiente, la quitaescencia del mito de la bohemia parisina romántica del siglo XIX, que tantos estragos hizo a principios del siglo pasado, haciendo todavía hoy que muchos aspirantes a escritores o artistas pretendan ir a París con la idea de que por vivir en el mismo hotel donde vivieron Baudelaire o Rimbaud ya van a escribir como ellos.

Y la Maga. Qué decir de la Maga. Qué mina más insoportable, por dios!! Sigo preguntándome qué le veían Oliveira y Gregorovious, quizá les atraía por su evidente pobreza intelectual, compensada con una supuesta espontaneidad que no alcanza para disfrazar su auténtica condición de boluda alegre, tanto que llega al extremo de justificar el abandono en el que tiene a su hijo en otro de los capítulos más célebres y citados, creo yo sin darse cuenta de lo que realmente están diciendo los que lo repiten como loros sólo porque lo leyó Cortázar.

Entre los escritores y críticos el consenso es casi unánime: lo mejor de Cortázar son los cuentos. Como novelista patina porque no sabe llevar a cabo las premisas tan ambiciosas de sus novelas (retratar al conjunto de la sociedad argentina de los años 50 en Los premios, romper las convenciones de lectura y narración en Rayuela y 62/modelo para armar, combinar lo fantástico con el compromiso político en Libro de Manuel, que el mismo Cortázar reconoció como su novela menos lograda.) Me pregunto cuántos de los que leyeron Rayuela la entendieron realmente.

Alvaro dijo...

Lo intente leer, en serio pero no me gusto para nada, decidi dejar de sufrir leyendo. Aunque no dejo libros sin concluir éste libro amerita dejarlo, no me interesa aprender jazz ni frances y si quisiera leer en inglés buscaría otra cosa.

Alvaro dijo...

Lo intente leer, en serio pero no me gusto para nada, decidi dejar de sufrir leyendo. Aunque no dejo libros sin concluir éste libro amerita dejarlo, no me interesa aprender jazz ni frances y si quisiera leer en inglés buscaría otra cosa.

Anónimo dijo...

Sólo por "respeto" terminé de leer Rayuela (de principio a fin). No la volvería a leer (o no por mucho tiempo) siguiendo el "tablero". La primera parte en Francia llenó mis expectativas "a secas"... pero definitivamente la segunda es una mentada de madre del propio Cortazar... mandó al carajo todo... ya que pintaba para ser mucho mejor... ahora entiendo por qué la llaman Anti-Novela.

Anónimo dijo...

Partamos de un principio en referencia a la novela Rayuela, de Cortázar, Es incoherente en su estructura, no se nota un tono y el lenguaje, en la mayoría de capítulos, es rebuscado. La gran mayoría que compraron el libro lo abandonaron antes de las primeras 50 páginas. El libro no atrapa, por el contrario, hay que esforzarse por no abandonar la lectura. La mayoría que la alaban lo hacen pensando en que se salen del común de los lectores y son genios incomprendidos, y se vanaglorian diciendo que es una obra fuera de serie y que Cortázar es un mago. Toda novela que cueste leerla, que incite al abandono, que no se entienda el vocabulario rebuscado y grandilocuente, lleno de palabras extrañas es la contra de la novela con belleza literaria, comprensible, donde se puede interactuar con el lector y desde el comienzo, quien lee, siente la caracterización de los personajes y encuentra semejanza con la realidad lo que la hace creíble así sea un mundo mágico. Esa es la habilidad de un buen escritor. Cortázar es un gran escritor, especialmente , cuentista, pero en Rayuela quiso salirse de las normas y dárselas de célebre (que ya lo era)quizás por crear polémica, saliéndose de su estilo y creando algo con unos pocos capítulos buenos y el resto lleno de basura, y lo logró. Atte./ Juan Valenzuela O

Anónimo dijo...

100% de acuerdo contigo! saludos!

Cafu dijo...

Estoy leyendo Rayuela, a esta altura a mitad camino con la lectura directa. Si bien a mi la novela me parece Genial y creo que quedará entre mis preferidas, entiendo ciertos comentarios. El humor, la poesía y sobre todo los juegos que se propone el autor lo hacen único. Por momentos esto provoca también que la lectura no sea sencilla, pero yo la disfruto a cada momento.
Por otra parte, que se considerada una obra maestra o referencia no quiere decir que tenga que gustar a todos. Por ejemplo en mi caso el Ulises es un libro que he intentado leer pero siempre me quedo después de las 50 primeras páginas, pero no por ello voy a desconocer su buena crítica. Borges es exquisito, pero cuantos de nosotros lo somos? A veces releo a Borges y me seduce, otras me aburre.... en fin, en la lectura también cuenta el estado emocional en el que estamos no?
Saludos

Anónimo dijo...

Darwin dijo...

Decidí leer Rayuela por que al igual que todos los que amamos la lectura, siempre nos interesamos por este tipo de obras clásicas y muy bien catalogadas, y con todo esto de los cien años de su nacimiento vi un par de programas sobre la vida de Cortazar y me intereso aun mas. Cuando lo compre estaba terminando de leer Anna Karenina y releyendo algunos cuentos de ficciones, leí la contraportada, las paginas preliminares, guía de lectura incluida, (como todos supongo), leí algunas opiniones, no muchas, y tome la conclusión de terminar lo que estaba leyendo para concentrarme en este.
Mis expectativas eran super altas, pero realmente ya no lo soporto,me recrimine a mi mismo, ¿sera que no tengo la suficiente cultura para leer este libro?. En fin, no me gusta, me parece aburridisimo, y aunque se aprenden cosas y algunas conversaciones filosóficas me gustan mucho, nunca me pude enganchar con este libro, tendré que leer algo me mas de Cortazar, por que obviamente el tipo era culto a mas no poder, y que no diera yo por escribir la cuarta parte como el escribió