domingo, 11 de abril de 2010

José Saramago: Caín

Idioma original: portugués
Título original: Caín
Año de publicación: 2009
Valoración: se deja leer

Últimamente, casi todo lo que leo de Saramago me resulta decepcionante. Incluso libros que en su día me gustaron mucho, como Ensayo sobre la ceguera, me han parecido maniqueístas y tramposas, como dije en otro blog. Pero este libro me tentó, primero porque estoy haciendo mis pinitos leyendo literatura portuguesa en portugués, y segundo porque el mito de Caín me parece muy interesante y muy rico en matices y lecturas posibles (lecturas que han realizado escritores como Byron, Steinbeck o incluso Unamuno).

Conociendo la postura ideológica de Saramago y varias de sus obras anteriores, y teniendo en cuenta los debates (o más bien trifulcas) actuales sobre religión y laicismo, yo esperaba una reivindicación humanizadora de Caín: un alegato de su dignidad injustamente despreciada por un dios absurdo; un alegato de la razón frente a la revelación, de la tolerancia frente al fanatismo, algo así. Y no: lo que hay es una lectura desmitificadora (pero no remitificadora), infantilizante, pretendidamente humorística (algunos pasajes hacen gracia, pero el conjunto no) de diversos pasajes bíblicos conocidos por todos: el Paraíso, Abraham, Noé, etc.

La novela no me ha revelado nada, no ha añadido nada sobre los mitos bíblicos que no supiéramos ya. Saramago parece haber pensado que los mitos judeocristianos, por el hecho de tener orígenes religiosos, son inservibles para hacer literatura seria; cuando es evidente lo contrario: estos mitos, por el hecho de ser mitos, y por estar imbuidos en nuestra cultura, son poderosísimos como fuente de imágenes, de narrativas, de símbolos (respetando o subvirtiendo sus significados originales, claro).

Después de la publicación de la novela hubo una importante polémica en Portugal y (algo menos), en España -algo que, estoy seguro, Saramago esperaba e incluso deseaba-. Pero después de leerla, la polémica no se comprende. Caín es un libro tan tontorrón, tan inofensivo, hace tan poca sangre contra los verdaderos puntos negros de las religiones actuales, que protestar contra ella es tan infantil como taparse los oídos cuando alguien dice "culo". A no ser, claro, que quienes se sientan ofendidos sean los que como yo esperaban una reflexión narrativa de mayor enjundia en la pluma de todo un premio Nobel como Saramago...

También de Saramago: El hombre duplicado.

11 comentarios:

Jaime dijo...

He notado algo a las 12.00 en punto. Algo como si temblara el reverso oscuro de la fuerza, como si se abriera una fina grieta en el orden perfecto del cosmos, como si cayera un pelo en la sopa de la vida.
Y he aquí que mi sentido arácnido me impulsa al blog y descubro, ay, que mis sospechas se confirman: ¡el S.U.E. atacado! Ay de nuestra obra perdurable, por la que nos conocerán los siglos. Pero sobre todo ay de ti, Santi, porque tu nombre será anatema, y porque las generaciones futuras hablarán del mito de Santi y Abel. ¡Y con toda razón!

Ensada dijo...

Cascabel: sobrenombre de Caín.

(extraído de una futura entrega del diccioarmario. Algún derecho reservado, el habitual.)

Santi dijo...

Para el que no lo haya notado, el "Sistema Unificado de Etiquetas" (SUE) es el armazón que mantiene este blog (algunos dicen que el universo) en pie. Según algunas teorías esotéricas, el SUE siempre ha existido, siempre ha estado ahí, y este blog solo lo ha puesto de manifiesto, se ha adaptado a él sin saberlo.

Por eso, si una entrada de este blog no respeta el SUE, se abre una brecha espacio-temporal cuántica energética por la que se pueden penetrar los espíritus de los escritores muertos. Es casi tan malo como buscar "Google" en Google.

Nada de esto tiene nada que ver con Saramago, claro...

P.D.: Ensada, me ha costado un buen rato pillar lo de "Cascabel"...

Ensada dijo...

XD No creía ser tan críptico. O si.

Estuve a punto de preguntar que era eso del SUE, pero ya que es una forma de reglamentación ha sido mejor que no lo haya hecho.

Jaime dijo...

Científicos de la Universidad Mormona de Salt Lake City ven indicios de que cierto desarrollo semántico del S.U.E., en lógica de órdenes superiores, conduce a una justificación completa no-gödeliana de la Teoría de Cuerdas, el Sistema Dewey y el final de Lost.

Ensada dijo...

Estudio que ha sido ampliamente rebatido por el Centro de Altos Estudios Humanísticos, Psicológicos y Vacunos de Celas de Peiro, en base a la aplicación de las consignas ultratemporales de la selección de unidades reproductoras que leen a Kierkergaard.

Me voy a esnifar pegamento.

Mar dijo...

Hola, yo esperaba mucha más dureza en "Caín" y por eso me decepcionó bastante. Sigo prefiriendo otros libros de Saramago, con este ha perdido, para mi gusto, mucho.

Anónimo dijo...

que protestar contra ella es tan infantil COMO taparse los oídos cuando alguien dice "culo".

Creo que falta un "como" en tu texto, por si deseas corregirlo.

EL ANO-NIMO

Santi dijo...

Gracias, ano-nimo, ya está corregido :)

Lu dijo...

Tu reseña me recuerda mi querido "Demian". No he leído a Saramago; pero había escuchado de este libro y lo tenía en pendiente; sin embargo creo que lo quería leer por si tenía una visión de Caín como la que entrega el personaje de Demian o, al menos, un trabajo como "Al este del Edén", de Steinbeck.

Micaella Lopez dijo...

"Cain" was Saramago's last novel. It's not by any standards his best book, but it's still quite wonderful ... if you relish sardonic iconoclasm ... bedtime reading. Saramago's humor was arrogant, intolerant, supercilious. If I were a true Liberal, in the American sense, I might object on behalf of the victim, the sincere believer being savaged so insensitively. As it happens, I'm not a whit nicer than José, which permits me to relish his wit.
I like this site :: Alaska Real Estate deals