lunes, 5 de abril de 2010

Zoom: Los amigos de los amigos, de Henry James

Idioma original: inglés
Título original: The friends of the friends
Fecha de publicación: 1876
Valoración: Muy recomendable

Si he de ser sincero, aún no he leído ninguna novela de Henry James, algo de lo que me avergüenzo. Pero bueno, tiempo al tiempo, que aún somos jóvenes...

En fin, que me voy por las ramas. A lo que iba...

Hoy quiero presentarles uno de los cuentos que más me han impactado, Los amigos de los amigos, de Henry James, del que acabo de decirles que no me he leído ninguna novela.

He escogido Los amigos de los amigos para mi primer Zoom porque pocos cuentos me han llegado tan hondo y me han obsesionado tanto y me han robado la cabeza durante tantas noches en esos segundos indescriptibles (entre la lucidez y la alucinación) que discurren antes de que caigan los párpados.

En mi mitología literaria personal comparte pódium con él, entre otros pocos, Casa tomada, de Julio Cortázar. ¿Y que por qué me ocurre algo así con estos dos relatos habiendo tantos relatos buenos y disponibles para su lectura por ahí sueltos? Supongo que porque ambos tocan mi fibra sensible, rozan mi talón de Aquiles particular y halagan la esencia de mi sensiblidad como nadie. Vamos: que los dos entroncan con lo más íntimo de mi persona, llegándome al alma.

Casa tomada ya será analizado en su momento, ahora me quedaré con Los amigos de los amigos, aunque escribir sobre este relato me es harto dificultoso por lo etéreo de su textura, lo sugerente de su trama, la fuerza implícita de su agridulce corazón.

No es cuestión de hablar de uno mismo en un espacio como el presente, pero sí diré que a mí me ha ocurrido algo similar a lo que narra este relato en el que un hombre llega a enamorarse de una mujer a la que no termina de ver gracias a lo que su propia esposa, amiga de la aludida, le cuenta sobre ella. Aunque les diré que, en mi caso, sí que había visión física de la otra persona...

Pero basta ya de confesiones, que esto no es la consulta de ningún especialista. Dejémoslo en que Henry James escribió, en mi opinión, un relato prodigioso. En Los amigos de los amigos la inocencia, el miedo, el dolo y la inseguridad de una enamorada, las malas artes del destino, y la terrible convicción de que los seres humanos nos juntamos y nos amamos y nos odiamos muchas veces manipulados por fuerzas externas (ya sean humanas o naturales), son los escurridizos hilos con los que el escritor teje una obra de artesanía sublime cargada de fuerza que ya querrían para sí muchos novelones actuales, heridos de vulgaridad verbal y argumental.

Los amigos de los amigos...Léanlo, amigos míos, y díganme lo que les parece, y si a ustedes, al igual que a mí, un ser de su especie les saboteó para que no llegaran a ser conocidos por el que hubiera sido, con toda seguridad, el amor de su vida.