jueves, 22 de abril de 2010

Grandes decepciones: El niño con el pijama de rayas, de John Boyne

Idioma original: inglés
Título original: The Boy in the Striped Pyjamas
Fecha de publicación: 2006
Valoración: Decepcionante

Conversación entre Izas y la persona que le recomendó este libro:

Izas: No lo entiendo.
X: ¿Qué?
Izas: Que no entiendo por qué me diste la tabarra durante un mes para que leyera este libro.
X: ¿No te ha gustado?
Izas: Pues no. Los personajes son planos hasta el insulto, el final es predecible desde antes de la mitad del libro y la narración está caracterizada por una voz infantil increíble.
X: ¿Increíble?
Izas: Sí, que no me la creo.
X: Es un libro para niños, igual por eso te ha decepcionado...
Izas: Eso no tiene nada que ver. La historia interminable, Momo y un montón de libros más han sido escritos para niños y no sólo son leídos y disfrutados por personas adultas, sino que no tienen ese tono de "soy un niño inocente y bueno por naturaleza y vivo en el país de la piruleta, no me entero de nada". Los niños también son crueles y hacen travesuras. ¡Y lo observan todo! No me creo que el protagonista del libro no se entere de lo que pasa a su alrededor y, sobre todo, no me creo ciertas escenas.
X: ¿Cómo cuál?
Izas: Como la de la cocina. ¡Por favor! Sólo faltan carteles luminosos que emerjan del libro y anuncien que se acerca una escena traumática que denuncia la maldad de los oficiales de las SS. Ya me imagino a todos los lectores llevándose las manos a la cabeza y exclamando "¡Oh, qué malos!".
X: Sigo pensando que es debido a que es un libro para niños. El autor habrá querido dar "mascadas" algunas escenas para que se entiendan mejor.
Izas: Venga ya. ¿Desde cuándo son los niños idiotas? Lo que quería hacer es una novelita melodramática con moraleja que se pueda convertir fácilmente en un guión cinematográfico. Que me parece muy respetable, ¿eh? Pero que no me lo vendan como un libro valioso literariamente hablando, porque no lo es.
X: Mujer, mal escrito no está.
Izas: Eso es cierto a medias. Boyne escribe bien, en mi opinión, pero tiene muchas incorrecciones y hace ciertos juegos de palabras en inglés imposibles en alemán.
X: ¿Y?
Izas: Hombre, pues que el niño protagonista es alemán y habla en alemán, pero llama a Hitler Fury (El Furias, en la versión en castellano). Si es alemán y habla en alemán, ¿qué problema tiene en llamarle Führer, como hace el resto del país (de hecho, el resto del mundo)? A menos que sea disléxico, a mí me parece una –más que triste– estrategia de Boyne para que el lector piense "¡Oh, Dios mío, se refiere a Hitler!" y suenen de fondo unos CHA-CHA-CHAAAAANNNNNN...
X: Mmm... pero la historia es bonita; la amistad que se establece entre los niños...
Izas: Sí, claro, y que el niño pueda entrar en el campo de concentración ya es el colmo. ¡Si las vallas estaban electrificadas!
X: Puede ser una licencia literaria, tampoco hay que ser tan quisquilloso...
Izas: Pero hay que ser coherente incluso al hacer este tipo de licencias. ¿Un niño puede entrar en un campo de concentración sin que los vigilantes (los mismos vigilantes que no se han dado cuenta de que los dos niños llevan MESES reuniéndose. Ejem) se enteren y los adultos que están dentro no pueden escaparse? Por favooooooor...
X: Vaya, visto así... Ya siento que no te haya gustado.
Izas: Bah, tranquilo. Seguro que el próximo libro que me leo es mejor.
X: Pues acabo de leer uno buenísimo. Si quieres...
Izas: Déjalo.

19 comentarios:

iván dijo...

Jajajajajajaja!!!!! Chapeau!!!

Santi dijo...

Muy buena, Izas. Iba a decir que no entiendo por qué este libro tuvo tanto éxito, pero la verdad es más bien lo contrario: se lee muy fácil, tiene moralina fácil, es de esos libros que te hace sentir bien (de una manera facilona) por estar del lado de los buenos.

Me recuerda a la definción de "kitsch" de Kundera: "El kitsch provoca dos lágrimas de emoción, una inmediatamente después de la otra. La primera lágrima dice: ¡Qué hermoso, los niños corren por el césped! La segunda lágrima dice: ¡Qué hermoso es estar emocionado junto con toda la humanidad al ver a los niños corriendo por el césped! Es la segunda lágrima la que convierte el kitsch en kitsch."

Y sí, totalmente de acuerdo respecto a lo previsible del final, y la inverosimilitud de la mirada del niño.

Paula dijo...

Me ha encantado lo de "¿...y los que están dentro no pueden escaparse? Por favooooooor", jajaja!

Respecto a lo que dice Santi de que es un libro que se lee fácil en parte porque está del lado de los buenos, pregunto: ¿qué libros os vienen a la cabeza que estén del lado de los malos (malísimos) ya sea en cuanto al tema nazismo u otros?

izas dijo...

Buena pregunta, Paula. Así, de repente, me viene a la memoria uno de los cuentos de Las cuatro estaciones de Stephen King, el que cuenta la historia del niño y el viejo nazi.
Imagino que habrá más, pero no sé yo... ¿Vale American Psycho?

Begoña Leonardo dijo...

Vengo del blog de Ico, me llamó la atención cuando en el muro ví tu enlace. Yo leí este libro muy recomendado y desde entonces hago todo lo contrario Cuando salió la peli, no fui, pero creo que en esta ocasión por muy mala que fuera, seguro que superaría al libro.

Cariñitos.

Ensada dijo...

Tiene razón Izas. Cuando el autor lo escribió, ya estaba pensando en cuanto le iban a pagar por el guión los de Jolivod.

Es infumable.

Las Reinas Del Garito dijo...

Un libro de lo más tramposo. Lo que más me llama la atención ¡todo el mundo considera amistad a lo de los dos niños!

Relación de supervivencia por parte de Samuel quizás ¡pero amistad!

Y lo que es una lástima es que en muchísimos institutos se escoge como lectura en lengua, ciencias sociales... con los estupendos libros juveniles que existen e incluso desde los centros les terminamos mandando porquerías.

Avellaneda dijo...

http://elchistedemel.blogspot.com/2010/03/los-buenos.html

Negrevernis dijo...

Tal vez sea una nota rechinante, pero será de moralina fácil, personajes planos o previsible, pero a los alumnos de 2º y 3ºESO, al menos los míos -acostumbrados, acomodados, protegidos y malos lectores- les acerca de manera rápida a la lectura y a un momento de la Historia Contemporánea que algunos ya desconocen...

Saludos.

Montuenga dijo...

(Haciendo pruebas. Con el ordenador en fase de restaurarse o cascar)
Lo malo es que se creen que la literatura es eso.Al menos antes (cuando los libros de evasión se compraban en quioscos y nunca en librerías,quiero decir) las fronteras estaban bien definidas.
No he llegado a leerlo porque este tipo de cosas las veo venir de lejos pero vi la película en el Plus. La historia sigue siendo igual de increíble aunque quizá vista en lugar de leída se soporte un poco mejor.
Muy buena la crítica, Izas. Estoy segura de que, si lo leyera, pensaría exactamente igual.

Elvira Rebollo dijo...

Me ha encantado la forma tan original de esta entrada. Bravo!
Pero yo he de decir que disfruté del libro muchísimo y hay que darle a todo su función.
Es un libro para leerlo sin lupa. Creerte la historia y dejarte llevar. Sin más.

esti dijo...

no he leído este libro (¡aunque he colocado y vendido cientos de ejemplares!) pero me ha encantado eso que dices, izas.. ¿desde cuándo los niños son idiotas?

Paula dijo...

Vamos a ver. Yo es que creo que no habéis entendido la novela, muchachos. ¡No es que ésta sea mala o increíble, sino que el niño-narrador en cuestión es simplemente un niño tonto! Lo cual no quiere decir que el autor esté menospreciando a los niños en general. ¡Cuánto más fácil habría sido narrar desde la perspectiva de un niño avispado!

En realidad, deberían darle el Nobel.

Orlando dijo...

¿A qué tanto lío? Una novelina con una historia fácil y sentimentaloide, escrita sin grandes complicaciones ni retos y con personajes planos que sirven, ni más ni menos, a la finalidad que se busca. Id a la sección de novedades de cualquier librería y veréis cientos de ellas.

¿Por qué ha tenido tanto éxito? Vuelvo al principio: porque es una novelina... etc. y es mucho más masticable que "Sexus" de Henry Miller, por ejemplo.

Eso sí, desde que se ha inaugurado esta sección de "Grandes Decepciones" no ha habido ninguna entrada que haya generado tantos comentarios.

Ensada dijo...

Es que hay que ser muy malo para meterse con una historia tan tierna...

Ian Grecco dijo...

Qué bien que tanta gente se dé cuenta de las "crueles intenciones" de estos artefactos literarios...

Ahora, el maromo que lo engendró se ha adentrado en la Rusia zarista...Glup...

Andrea dijo...

¡Qué alivio más grande ha sido leer esta reseña!

Leí este libro el 2008, y cuando dije que lo había encontrado malísimo y un insulto a la inteligencia de adultos y niños por igual, me miraron como si fuera el ser más perverso (o tarado: "es que no lo entendiste" - "esteeee... es que no había nada que entender") que pisa el planeta.

Saludos y felicitaciones por su blog. Está realmente buenísimo.

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

Yo lo leí por recomendación de la bibliotecaria y me gustó (puede dar comienzo el linchamiento público). Tiempo después lo leí en inglés y tiene más matices que por temas de traducción no los encontramos en la novela en español; por ejemplo, el niño llama a Auswitch ‘Out-with’.
Estoy de acuerdo con Elvira (comentario anterior). Voy leyendo la historia, no empiezo a cuestionarme en todo momento la lógica de cada cosa. Hay que disfrutarla como es.

elvis teck dijo...

es cierto un libro facil de leer pero ami parecer entretenido ya que en cada pagina pasa algo que te mantiene atento a la lectura , y como lei en comentarios anteriores es solo cosa de dejarce llevar ya que aunque quisas el final es predecible y los personajes no muy profundos es entretenida la lectura y me recordo mucho a los papeluchos .