domingo, 16 de septiembre de 2012

Eduardo Mendoza: El enredo de la bolsa y la vida

Idioma original: español
Año de publicación: 2012
Valoración: Está bien

Últimamente me he encontrado con Eduardo Mendoza por varios caminos: primero, cuando trágicamente nos tuvimos que despedir de nuestro amigo Ensada, estuve releyendo algunas de sus reseñas, entre ellas esta de El misterio de la cripta embrujada. Poco después, hablando de los candidatos al Premio Nobel, vi que el nombre de Mendoza aparecía en las listas de las casas de apuestas; a mí me parecía increíble, porque lo que había leído de él es Sin noticias de Gurb, que me encanta, pero no es precisamente una obra maestra de la literatura universal, y El asombroso viaje de Pomponio Flato, que me pareció una novela pretendidamente humorística totalmente fallida.

Así que, para entender mejor por qué se hablaba de Mendoza como gran escritor, y no solo como escritor ligero para una tarde de domingo, busqué varias de sus obras, y entre ellas esta, la más reciente, de la que había oído además bastante buenas críticas. Y bueno, lo que puedo decir es que es desde luego mejor que Pomponio Flato (tampoco era difícil); inferior a Gurb, y que tampoco me parece que sea una novela que acredite a un Premio Nobel.

El enredo de la bolsa y la vida continúa las aventuras de El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras. El mismo personaje sin nombre conocido se embarca en una nueva investigación low cost, contando con la ayuda de una troupe de personajes secundarios estrafalarios: un africano albino, una familia de chinos dueños de un bazar (de chinos), una acordeonista callejera... y todo ello en una Barcelona sofocante y semidesierta. Todos ellos comienzan por buscar a un amigo desaparecido, Rómulo el Guapo (con un sorprendente parecido con Tony Curtis), pero terminan por verse envueltos en una trama de terrorismo internacional.

El tono de la novela, como en casi todas las más recientes de Mendoza, es de farsa alocada, que roza lo absurdo y lo inverosímil sin llegar a entrar de cabeza en ninguno de estos campos (como sí entraba, con resultados magníficos, Sin noticias de Gurb). Hay que reconocerle a Mendoza el ingenio y la imaginación, con golpes de humor cínico repartidos por todo el texto, por ejemplo: "El clima de Barcelona, constante, temperado, húmedo y penetrado de efluvios salinos, goza de merecida fama entre los virus y las bacterias"; o ese menú del día consistente en "Una zanahoria + Nada + Un plátano (mínimo dos personas)". La lectura, por lo tanto, no puede decirse que sea aburrida, aunque la trama "policiaca" termina por ser lo de menos, sobre todo porque está bastante claro cómo va a terminar.

En fin, como decía, esta es una novela aceptable, nada comparable al desastre de Pomponio Flato ni a la joya del humor surrealista de Gurb. En cualquier caso, todo el mundo coincide en que, si por algo podría llegar a merecer Mendoza el Premio Nobel, sería por sus novelas primeras, La verdad sobre el caso Savolta y La ciudad de los prodigios. Así que tendré que leerme esas antes de dar una opinión -aunque ya digo de antemano que, por muy buenas que sean, no creo que dos novelas justifiquen un Nobel.

Seguiremos informando.

También de Eduardo Mendoza: El misterio de la cripta embrujada, Sin noticias de Gurb

5 comentarios:

Patricia dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo. Solo he leído Sin Noticias de Gurb y El misterio de la cripta embrujadas y me parecen novelas para pasar el rato, sin más. Yo desde luego con éstas dos recomendaría únicamente a Mendoza si quieres leer algo ligero para despejar la mente. Pero, como tu dices, no creo que se merezca un Nobel.

Anónimo dijo...

Si Obama tuvo el nobel de la paz, cualquier estudiante de tercero de ESO puede ser candidato a nobel...

José M. Martínez dijo...

No la he leído, pero después de la medianía de 'Riña de gatos' no me extraña que Menodoza siga decepcionando. Hace poco me leí 'Tres historias de santos' y sufrí lo indecible para terminarla http://viparnaso.blogspot.com/2011/06/rina-de-gatos-eduardo-mendoza.html

Jonan dijo...

Para todos los comentaristas anteriores: leed "La verdad sobre el caso Savolta", "La ciudad de los prodigios" y "Una comedia ligera" y luego me contáis.

Emilio dijo...

Qué aventuradas opiniones sobre el mejor narrador español con vida. El dominio del castellano de Mendoza y su genio para novelar no tienen parangón en ninguno de sus contemporáneos. Por favor, leed su obra completa -desde los orígenes- y disfrutad de los recovecos de nuestra lengua y de su prodigiosa inventiva.

Un cordial saludo a todos.