martes, 4 de septiembre de 2012

Oliver Sacks: Un antropólogo en Marte

Idioma original: inglés
Título original: An Anthropologist on Mars
Fecha de publicación: 1995
Valoración: recomendable

¿Un libro plagado de palabros técnicos neuropsiquiátricos puede ser entretenido? Oliver Sacks demuestra que sí. Y no sólo entretenido: cómico, sorprendente, cautivador y emotivo, también. Uno está siempre preguntándose qué puede esperar en la próxima página, y eso, tratándose de libros de divulgación científica, tiene mucho, mucho mérito. Izas ya nos habló de Oliver Sacks aquí (en la que, de hecho, fue su primera entrada en el blog), pero por si acaso recuerdo que lo que hace es presentar casos que se ha ido encontrado en su ya larga carrera como psiquiatra. Escribe de un modo directo, franco, alternando narraciones muy ágiles en primera persona donde cuenta los encuentros con sus pacientes, y explicaciones que ilustran, con economía de medios, el estado científico de la cuestión. Este es el primer libro que leo de él, y entiendo que esta mezcla pueda no ser atractiva para todo el mundo, pero a mí me ha encantado.

En Un antropólogo en Marte, Sacks presenta siete historias principales (entrecruzadas de muchas otras, eso sí). Y digo "historias" conscientemente, y no "casos", porque estas siete vidas se despliegan con tal cercanía y humanidad ante el lector que nunca se tiene la sensación de estar observando la presencia singular de una enfermedad, como si se viera un bicho al microscopio; Sacks se preocupa constantemente por ver más allá de los síntomas (a veces realmente escandalosos) de sus pacientes y llegar a la persona que estos en parte ocultan, pero en parte han contribuido también a conformar. Hay siempre latente una profunda inquietud filosófica sobre el significado último de nuestros conceptos de "salud" e "identidad", a los que el lector aprende a mirar con sospecha.

Un pintor que deja de ver el color, un cirujano aquejado de violentos tics, un ciego al que le devuelven la vista pero que no sabe ver, una persona anclada en los 60... "Siete relatos paradójicos" resulta ser un subtítulo de lo más apropiado. Aprender de la mano de Sacks cómo se las arreglan estas personas paradójicas en el mundo que todos compartimos es una lección apasionante.

También de Sacks: Musicofilia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

?Que libro les parece mejor: el hombre que confundió a su mujer con un sombrero o este?

Gracias.