viernes, 31 de julio de 2009

James M. Barrie: Peter Pan

Idioma original: inglés
Título original: Peter and Wendy
Fecha de publicación: 1911
Valoración: Muy recomendable

Supongo que si nos preguntaran a cualquiera de nosotros, en principio todos responderíamos que sí, que claro que conocemos la historia de Peter Pan, el niño que no quería crecer. Y quizá no estemos del todo desencaminados. Ha habido tantas versiones y adaptaciones de esta historia, que es difícil, casi imposible, que no hayamos oído hablar de Wendy, Campanilla o el temible Capitán Garfio. Yo empecé a leer el libro convencido de que reconocería cada giro de la historia, y más bien temiendo que sería empalagosa, inocentona y cursi. Un cuentecillo para niños, vaya; aún peor, un cuentecillo para niños victorianos.

Pues bien, me equivocaba en todo. La lectura de Peter Pan ha sido una gran sorpresa. Y no sólo porque no recordara el argumento en todos sus detalles, sino porque la narración se mantiene en un nivel muy alto en todo momento, es cualquier cosa menos cursi y tiene una carga simbólica que ya la quisiera mucha literatura "de adultos". Así que vaya por delante mi agradecimiento a Santi, que hizo que me picara la curiosidad y me dejó el libro. Su edición, por cierto, está traducida por Leopoldo María Panero. Supongo que no será la única traducción disponible y, desde luego, me temo que tampoco será la más fiel, pero eso importa bien poco. No he leído el original inglés, así que no puedo apreciar del todo el trabajo de Panero, pero, en general, creo que logra dar con un tono inmejorable para la atmósfera del libro y además tiene algunos pasajes bellísimos.

El texto es una novelización de la obra de teatro que escribió Barrie en 1904, con el título Peter Pan, el niño que no quería crecer. Pero parece que la primera aparición del personaje es aún algo anterior. A partir de entonces, las versiones literarias, teatrales, cinematográficas, etc. se han sucedido hasta hoy. Aquí podéis ver la lista de adaptaciones que recoge la Wikipedia. No es de extrañar, desde luego, porque los personajes que inventó Barrie tienen un algo de arquetipo moderno que nos atrapa.

El Peter Pan original tiene muy poco que ver con el niño simpático y travieso que nos presentó Disney. Es un niño, sí, pero un niño que destripa piratas con gran satisfacción. Cae simpático, pero es bien consciente de ello, y exige de cuantos le rodean una sumisión sin resquicios a su carisma. Sus travesuras le absorben de tal manera que es capaz de arriesgarlo todo (y a todos) en el éxtasis de la acción. Barrie presenta a un Peter Pan tiránico y alegre, obstinado y olvidadizo, adorable y cruel. Es decir, un Peter Pan que es niño en un sentido mucho más real que el de Disney. Aquí la infancia es ese estado de exuberancia de las fuerzas que se vive más acá del tiempo; y no el tema para ilustrar una caja de galletas.

Y digo más acá del tiempo con toda intención, porque creo que eso es algo que cobra especial importancia en la versión de Barrie. En la novela, Peter Pan no recuerda nada, y tampoco espera ni teme nada. Para él no existen el pasado ni el futuro, sólo un presente infinito, un constante equilibrio sobre el destello que existe entre lo que aún no vino y lo que ya se fue. No está más allá del tiempo, en una quieta eternidad desde la que se divisaran todos los instantes. No: está cautivo por completo de su propia acción, sumido todo él en el vértigo de su propia existencia, hasta el punto de ser, en la práctica, actividad pura. No hay en él casi conciencia de si, ni tampoco, por tanto, verdadero afecto ni verdadera inteligencia.

Peter es un personaje-idea, sin duda genial, pero con el que resulta difícil empatizar. El Capitán Garfio, en cambio, es un ser humano. Él sí vive en el tiempo: recuerda su aristocrática educación, teme al cocodrilo y espera acabar algún día con Peter Pan. Por eso hay en él verdadero afecto (maldad y compasión) y verdadera inteligencia. Y por eso, también, es un personaje trágico, porque él, que está hecho de tiempo, no puede sino verse perdido, como nos veríamos todos, en una isla llamada de Nunca-Jamás.

10 comentarios:

Santi dijo...

Muy buena reseña, Jaime, muy interesante la distinción entre Peter Pan y Garfio (y yo también siento más simpatía por Garfio que por Peter Pan).

Hay muchos clásicos de estos "infantiles" (que en realidad no lo son tanto) que conviene releer en su versión original... Ahora que se avecina una nueva versión cinematográfica de Alicia en el País de las Maravillas, puede ser un buen momento para desemplovar también a Lewis Carroll...

Paula dijo...

Qué interesante una reseña sobre el verdadero Peter Pan. Ni por asomo imaginaba que pudiera ser un ser despiadado, con todos esos defectos que describes. Ya siempre, desde "Hook", imagino al Capitán Garfio con la bigotuda cara de Dustin Hoffman; el Garfio de la historia real se parece bastante al Garfio de "Hook"...
Pregunta: ¿qué pasa con Campanilla en la historia de James M. Barrie?

Jaime dijo...

Gracias, Santi. Tienes toda la razón, Disney ha echado toneladas de sacarina sobre la literatura infantil, para desgracia del género humano. Tanto las obras expresamente escritas para niños, como los cuentos tradicionales, son, por lo general, mucho más descarnados y menos melindrosos que la versión divulgada. Tendremos que ir rescatándolos de la cutre moralina que los cubre..

Pues sí, Paula, para mí también fue una sorpresa la crudeza de los personajes originales. Y Campanilla, desde luego, no se queda atrás. (Panero, por cierto, traduce "Campanilla de Cobre", no sé si es más acertado..)
En la novela original Campanilla muestra muy a las claras su amor por Peter Pan, que es, además, un amor muy posesivo. Esto se traduce en unos terribles celos por Wendy, que le llevan, de hecho, a planear toda una pérfida estratagema para intentar matarla. Se muestra en varias ocasiones totalmente dominada por la cólera, ya que Barrie aclara que las hadas, al ser tan pequeñas, tienen sitio para un solo sentimiento cada vez. Para desmentir aún más el aura de distinguida criatura mágica que le dio Disney: la Campanilla original es de las más cutres entre las hadas (se dedica a arreglar pucheros), dice palabrotas y es despreciada por Peter Pan.
Éste, por cierto, cuando vuelve a por Wendy un año después de sus primeras aventuras, es por completo incapaz de recordar quién era esta Campanilla que le salvó la vida. Adorable el chaval, ¿eh?

Marina dijo...

Sí, sí, sí, por favor!! Reseña de Alicia en el País de las Maravillas y Alicia al otro lado del espejo ya, por favor!!

Me ha gustado la crítica. A mí el libro me dejó un regusto agridulce: la historia de los niños perdidos era tristísima y la mayoría de personajes de Nunca Jamás eran –o los recuerdo- tremendamente crueles. Peter el primero. Y sin embargo ejercía una atracción y un poder brutal sobre todos los que le rodeaban. También sobre el lector. Fue un libro que me encantó en su momento y que ahora tengo ganas de volver a leer, aunque releer libros que gustaron hace tiempo suele dar bastante miedo…

VaniadA dijo...

Hola, ¿puedes decirme de qué editorial es tu Peter Pan? Busco una traducción decente.
Gracias =)

Jaime dijo...

Mi Peter Pan, que es el de Santi (cuando quieras te lo devuelvo ;), es una edición de bolsillo de 1998, publicada por Ediciones Libertarias. Además del texto de Barrie, incluye un guión para un corto escrito por el propio Panero. Lo que no sé es hasta qué punto resulta fácil de encontrar, o si otras editoriales tienen la misma traducción..

carolina dijo...

hola... me encanta esta reseña sobre peter pan, en definitiva no se parece en nada a lo ke disney muestra. y me encantaria ver una reseña sobre alicia en el pais de las maravillas.

Anónimo dijo...

Leer este libro traducido no tiene mucho sentido

Pablo Javier Zanotti dijo...

Yo tengo una consulta. He escuchado por ahi que Peter Pan en realidad estaba muerto, por eso no crecia, y se encargaba de llevarse a los niños que morian antes de tiempo. He buscado informacion acerca de esto y no he encontrado nada al respecto. Es esto cierto o no?. Desde ya muchas gracias.

Miranda Cedillo dijo...

Hola Pablo. Antes que nada saludos.
Con respecto a tu duda: puede que haya un malentendido con respecto a Peter Pan, creo que tu duda es producto de una información que ha estado circulando por Internet. La verdad es que es comprensible la confusión de muchos ya que Peter, si no me equivoco, esta fuertemente ligado con David, el hermano de James Matthe Barrie. Peter de alguna manera simboliza el alama de ese hermano que falleció muy joven, de hecho la edad de Pan coincide con la de David. Como David estaba muerto nunca podía crecer y se encargaba de llevar a nunca jamas a aquellos que corrían con su mismo destino, morir jóvenes.
Sin embargo esto es una interpretación, que puede estar acertada o no. Peter no estaba muerto. Él se escapo de su casa cuando era muy joven pues no quería crecer y ocuparse de las cosas de gente grande. Campanita lo encontró y lo llevo a nunca jamas. De ese mismo modo cuidaron a los demás niños que se escapaban de sus casas "los niños perdidos". Espero que mi explicación te haya servido de algo, ojala y no sea muy confusa. Saludos.