jueves, 15 de abril de 2021

Marcelo Luján: Subsuelo

 Idioma: español

Año de publicación: 2015

Valoración: recomendable

Noir especialmente túrbido el que se marcó en 2015 el escritor argentino Marcelo Luján y que le consiguió ganar el Premio Dashiell Hammett de la Semana Negra de Gijón del año siguiente. He escrito "túrbido" (perdón por la pedantería, pero me resulta un adjetivo con una connotación más morbosa aún que turbio) porque es una novela de crímenes, dominación y bajísimos instintos que suceden en un ámbito familiar y ya se sabe que eso le da un plus de complejidad, pero también de ensañamiento y sordidez, a este tipo de historias. En este caso, hablamos de lo que sucede en el seno de dos familias de la clase media española, de ésas con chalet con piscina para pasar los veranos. No todos los personajes son españoles, empero: una de las madres es argentina y dejó atrás, en su país de origen, una historia no menos turbulenta que sirve de transfondo a la que viven sus hijos.

Como es fácil de suponer, el título de Subsuelo hace alusión a esos secretos guardados en el sótano de esa institución que llamamos familia, o incluso enterrados por debajo de éste. Y, por supuesto, a los secretos que esconde cada uno de sus miembros al resto de ellos. Aunque en la novela también hay otro elemento que hace referencia al título: una colonia de pertinaces hormigas que anida en el subsuelo de la finca donde se desarrolla casi toda la acción y que funciona como una obvia, pero eficaz metáfora de toda esta narración. 

No voy a hacer una sinopsis y ni siquiera a contar más de la trama de a novela para no estropear su lectura a nadie, pues en este tipo de historias, mantener vírgenes las expectativas me parece fundamental para disfrutarlas. Sólo diré que, aunque ciertamente, se pueda calificar a ésta como un noir o incluso un thriller psicológico; no se trata, en absoluto, del típico best-seller de crímenes para leer al borde de la piscina... (es más, me atrevo a pediros que NO LO LEÁIS AL BORDE DE LA PISCINA... por más que sea, justamente, al borde de una donde comienza la acción). Además, y a diferencia de ese tipo de libros, Luján no trata de ponerselo fácil al lector; antes bien, su prosa, siendo excelente y muy elaborada (y precisamente por ello), exige bastante atención, con recurso a constantes analepsis -tanto flashbacks como forwards-, narración con distintos tiempos verbales: presente de indicativo, pasado, futuro y hasta en subjuntivo; así como un constante recordatorio de lo que cada personaje ve, sabe o piensa, pero que los demás no ven, saben ni piensan, así como de la situación espacial de cada uno en cada momento de la trama, de forma que obliga a ir trazándose diagramas mentales del escenario al tiempo que uno lee... Bueno, quizá exagero un poco; al fin y al cabo, la narración resulta tan oscura y absorbente que tampoco permite pararse a valorar otras circunstancias. En cualquier caso, estamos ante una novela muy apreciable, más aún para quien guste de historias poco complacientes e incluso perturbadoras.

Nota informativa: Supongo que todo el que lea la reseña se dará cuenta de que, en lugar de la cubierta del libro, como es lo habitual, en esta entrada he puesto el retrato de su autor. La explicación está en que Subsuelo fue publicada por un sello editorial que pertenece, aunque no era así en el momento de aparición de esta novela, al célebre grupo Malpaso... célebre sobre todo por no pagar lo que debe a algunos o muchos de sus autores, traductores, correctores, etc. Como no tengo ganas de que esta reseña sirva de promoción para un título de este grupo editorial, pero al mismo tiempo me parece un libro que merece nuestra atención y no sería justo con su autor obviarlo por una situación de la que no es responsable (y puede que incluso sea víctima, no sé), he buscado esta solución, que quizá no sea la mejor o tal vez sí... Ni idea, pero, en cualquier caso, #MalpasoPagaYa.

9 comentarios:

Oriol dijo...

Pintaza, Juan. Ya sabes que me va todo lo turbio, túrbido, morboso, perverso, cruel... Lo conseguiré de alguna forma, teniendo cuidado de no beneficiar a Malpaso en el proceso.

Diego dijo...

Hola. Apuntado queda. Muy buena pinta.

Decir que la mención al festival de Gijón me trajo a la mente otra novela de autor Argentino que a lo mejor interesa: "Que de lejos parecen moscas" de Quique Ferrari... quizás la conocéis.

También decir que esa iniciativa activista contra Malpaso me parece correcta.

Saludos.

RB dijo...

Descargada ilegalmente de mi página pirata favorita, en esta oportunidad sin sentimiento de culpa. Gracias por la recomendación Juan, se te extrañó

Gabriel Diz dijo...

Hola Juan:

Me interesó el libro. Gracias por la reseña.
Dejo el link de una entrevista que le hicieron al autor en el diario Pagina 12.

https://www.pagina12.com.ar/277087-marcelo-lujan-la-ficcion-se-construye-desde-la-experiencia

Saludos


Unknown dijo...

Qué pintaza, yo también me apunto a leerlo!!!

Oriol, Juan, para túrbido y retorcido y con piscina incluida un relato de Chuck Palahnuik que me mandaron hace poco, que se llama Tripas. Mi novia no pudo acabarlo y dijo que tenemos todos la mente enferma..jaja. Bueno, me lo ha recordado la turbidez del asunto..

Gracias por vuestro trabajo.
Sergio

Fernando Aragón dijo...

#Malpasoaflojalamosca

Dr. Fabián dijo...

Muy buena novela, con sus complejidades. Qué bien escribe Lujan.

Oriol dijo...

Sergio, leí la novela en que se incluye "Tripas". Ese pasaje es muy degenerado; en su momento me revolvió el estómago. Buena recomendación para los que amamos ese tipo de ficción.

Isabel dijo...

Hola, Juan

Casualmente lo he leído durante las vacaciones de Semana Santa por recomendación de mi librera.

Y me gustó, sí. Una historia intrigante, bien construida y bien contada, aunque en ciertos momentos esa forma que tiene de narrar a la que aludes se me atragantó (o incluso me chirrió: no me acuerdo bien para reproducirlo literalmente, pero cuando el narrador dudaba de las acciones de los personajes no me cuadradaba). Y túrbida... ¡un rato!: me dejó cao y unos días me costo reponerme... ¡Uf!

¡Muchas gracias!