viernes, 19 de agosto de 2011

Sergi Pàmies: La bicicleta estática

Idioma original: catalán
Título original: La bicicleta estàtica
Año de publicación: 2010
Valoración: recomendable

En realidad, para esta reseña podría reutilizar casi todo lo que escribí cuando reseñé la anterior recopilación de relatos de Pàmies, Si te comes un limón sin hacer muecas. Los cuentos de Pámies siguen siendo generalmente ligeros, habitualmente humorísticos, casi siempre sorprendentes, muchas veces autoconscientes de su existencia como texto literario. El escritor mantiene su voz, personal y juguetona, autorreferencial en ocasiones, y ofrece un volumen de lectura rápida y fácil (125 páginas de letra grandecita, 19 cuentos en total) pero que deja bastantes ideas en la cabeza del lector.

Quizás la mayor diferencia entre este libro y el anterior del autor es que el tono es algo más sombrío ahora: muchos de los cuentos hablan de separaciones, de desencuentros amorosos, de relaciones fallidas, de ausencias. El matrimonio, el divorcio, la responsabilidad del cuidado de los hijos ocupan una parte importante de las preocupaciones de los narradores de los relatos (en "Acostarse temprano", por ejemplo). Otros, como "La isla" o "Las canciones que le gustaban a Lenin", se acercan a temas más oscuros, como el suicidio o la muerte de los padres.

Sigue habiendo, en esta obra como en la anterior, espacio para la experimentación narrativa más formal(ista). Por ejemplo, "Lo que no hemos comido", que relata una (posible) relación amorosa como si fuera una receta de cocina; o "Papiroflexia", un provocador diálogo literario con El Principito de Saint-Exupery. "Unplugged" es un brevísimo y sorprendentemente tierno cuento meta-literario, que parte del principio de que "el hijo es como un cuento", invirtiendo así el tópico de que los cuentos son hijos literarios de su autor.

Siento debilidad por Pàmies, lo reconozco. Su estilo, sus temas y hasta algunos de sus recursos literarios me recuerdan, en cierta medida, a los que uso yo mismo cuando me pongo al otro lado del papel, por decirlo así. Así que a lo mejor al recomendarlo me estoy recomendando a mí mismo por persona interpuesta. Sea como sea, leedlo: pasaréis un buen rato.



También de Sergi Pàmies: Si te comes un limón sin hacer muecas