martes, 2 de junio de 2009

"El libro de mi vida": Noches Blancas de Fiódor M. Dostoievski

Idioma original: ruso
Título original: Белые ночи
Fecha de publicación: 1848
Valoración: Muy recomendable

La respuesta a la pregunta de cuál es el libro de mi vida lleva aparejada, inevitablemente, cierta dosis de inexactitud ya que sucede que mi vida aún está en curso. Pero como anticiparme a mis futuros deleites literarios me es imposible, responderé dando el título de la obra que, por ahora, merece dicha distinción: Noches Blancas. Escrita por el padre de todos los atormentados, Fiódor M. Dostoievski, esta novela corta o relato largo, según los gustos, cayó en mis manos en la biblioteca del colegio, cuando contaba con tan sólo doce años. ¿Dostoievski para estudiantes de primaria? Todo un misterio.

La leí en apenas dos tardes en la butaca color musgo de la casa de mis abuelos, y sin quererlo, gracias a Noches Blancas di el salto final hacia la literatura “seria”, dejando definitivamente atrás los libros de “Elige tu propia aventura” y los vampiros de Anne Rice.

El argumento de la novela, ubicada en San Petersburgo, es bien simple: un joven solitario e introvertido narra cómo conoce de forma accidental a una muchacha durante una “noche blanca”, fenómeno que se da en la ciudad rusa durante la época del solsticio de verano y a causa del cual la oscuridad nunca es completa. Tras el primer encuentro, la pareja de desconocidos se citará durante las cuatro noches siguientes, noches en las que la chica, de nombre Nastenka, relatará su triste historia, y en las que harán acto de presencia, de forma sutil y envolvente, las grandes pasiones que mueven al ser humano: el amor, la ilusión, la esperanza, el desamor, el desengaño.

Debería dar más detalles sobre la trama (y muy especialmente, de su final) para explicar mejor por qué este libro me dejó con una hasta entonces desconocida y agridulce sensación, pero prefiero que sea el lector el que descubra esas Noches Blancas que lograron que un niño de doce años comulgara con el alma torturada de un hombre de veintiséis, y que una butaca verde se transformara en un San Petersburgo índigo y dorado. ¿Magia? Sí, supongo: la magia de Dostoievski, la magia de la literatura

8 comentarios:

Santi dijo...

Como se puede ver en el título, esta entrada inicia una serie sobre "El libro de nuestra vida", en el que las personas que hacemos este blog hablaremos de los libros que nos han marcado o cambiado especialmente. Esperamos que os guste y, si queréis comentar cuál es el libro de vustra vida, podéis hacerlo en los comentarios...

Victoria dijo...

Hola !!! Quiero felicitarlos a todos por sus comentarios...estoy muy de acuerdo con casi todos ellos. Mi encuentro con Noches Blancas fue hace mucho, mucho tiempo tambien...creo que lo vivi antes de leerlo, por eso cuando tuve el libro entre mis manos me impacto tanto la historia. Es imposible no unirlo a mi vida...

Ian Grecco dijo...

Gracias por tu comentario, Victoria, y me alegro de que compartas conmigo tu pasión por Noches Blancas. Quizás en otra vida fuimos ese pobre y romántico soñador ruso...

Brian... dijo...

Creo que jamás me había sentido tan identificado con una historia; ni con alguna novela, ni con alguna película, ni con ningún otro tipo de arte. Tanto al punto de que me era inevitable soltar una lágrima por cada párrafo que iba leyendo de este magnífico cuento que a cuestas pude terminar de leer.
Más allá de mis cuestiones (desgracias, o como lo quieras llamar) personales y de cuánto por ello ha significado este libro para mi, debo decir que es un relato excelente y altamente recomendable...

Muy bueno el blog muchachos.
Saludos desde Buenos Aires.

Brian

esti dijo...

gracias, brian, por compartir con nosotros tu emoción ante este libro.
me alegro mucho de que te guste el blog. mensajes como el tuyo nos animan a seguir escribiendo.
un abrazo :)

Santi dijo...

Qué libro tan bonito y tan sencillo. Un poco demasiado romanticón por momentos, pero las últimas páginas compensan por cualquier defecto que se le pudiera sacar al libro.

Ivan_Ilitch dijo...

¿Romanticón? Hombre, por favorrrrrrr...
Este libro es excelente. Tomad, comparto mi crítica sobre el mismo, para complementar/afianzar las palabras de Ian Grecco.
.
http://www.la2revelacion.com/?p=2880

Juan Melville dijo...

Este libro también me marcó, uno de las grandes obras de los grandes maestros de la gran tradición literaria rusa.
Buena reseña, y felicitaciones