viernes, 26 de junio de 2009

Frederik Peeters: Píldoras azules.

Título original: Pilules bleues.
Idioma original: Francés.
Año de publicación: 2001.
Valoración: Está bien.

Esta novela gráfica, de carácter autobiográfico, nos narra la historia de amor entre Frederik y Cati, una mujer que convive (al igual que su hijo de tres años) con el VIH.

Lejos de sentimentalismos, el autor nos presenta, por un lado, el constante cuestionamiento al que la enfermedad les somete a los dos, y por otro, la increible fuerza del cariño que se tienen y de sus ganas de ser felices.

Con este cómic, Peeters recibió, en el año de su publicación, el Premio Jules Töpffer de la Villa de Ginebra y posteriormente fue nominado a otros dos importantes premios de novela gráfica: al Premio Alph'Art al mejor álbum del Salón Internacional de Cómic de Angoulême, en 2002, y a la mejor obra extranjera en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona, en 2005.

Dejando a un lado su indudable calidad técnica (la expresividad de sus ilustraciones, la originalidad y fluidez de la narración), creo que es una obra que merece la pena, por el pellizco que uno siente por dentro al entrar en la historia de esta familia y enfrentar las inevitables creencias erroneas que uno conserva, por escasa o deficiente información sobre algunos temas.

Reconozco que, en ocasiones, quedé desconcertada por los consejos que el médico de Cati le da a la pareja. También me sorprendió el modo en que cierta veta surrealista se adentra de pronto en la narración sin que por ello la historia pierda un ápice de realismo y naturalidad.

En definitiva; una novela gráfica interesante por su forma y contenido, y una oportunidad para abrir la mente y enfrentarse a miedos y prejuicios que es preciso superar para construir una sociedad más justa.