miércoles, 8 de junio de 2011

Ana María Matute: La torre vigía

Idioma original: español
Año de publicación: 1971
Valoración: está bien

Ana María Matute es, para mí, un caso excepcional: su persona, o su personaje público (esa abuelita dulce y entrañable de voz quebrada y sabiduría secular) es más conocida y reconocible que su obra, que me atrevería a decir que es casi desconocida para el gran público. Creo que es imposible no adorar a la Matute-personaje: la vemos en entrevistas, en programas de televisión y ahora, durante la reciente entrega del Premio Cervantes, y no solo dice cosas interesantes, sino que las dice con sencillez y humildad, sin darse importancia, como asumiendo que son cosas conocidas por todos y que ella solo lo pone en palabras. En cambio, reconozco que (como la mayor parte de la gente) de ella solo he leído Olvidado Rey Gudú (hace años, y recuerdo que me gustó mucho). Así que hace unos días me compré esta novela para ampliar mis lecturas de la Matute-novelista. Y bueno, no está mal, pero sin duda no debe de ser de las mejores suyas.

La Torre Vigía se sitúa en el mismo mundo, esa Edad Media más épica, mítica o fantástica que propiamente histórica, de Olvidado Rey Gudú (que de hecho, junto con Aranmanoth, forman la "trilogía medieval" de la escritora). Caballeros y escuderos, condes degenerados y condesas lascivas, bárbaros salvajes, violencia y animalidad son los elementos fundamentales de la ambientación. Por momentos, parece mentira que la adorable señora que nos habla en las entrevistas sea capaz de escribir sobre realidades tan brutales.

La historia, por lo demás, es escasa: el proceso de encumbramiento -inesperado y fugaz- del último hijo de un decadente señor feudal de cuarta fila. Hay en toda la narración un ambiente misterioso, casi místico, pero difícilmente se podrá calificar esta obra como "novela fantástica": no se encontrarán en ella elfos, dragones o hadas, ni magia ni ningún otro elemento sobrenatural. Y si embargo, sí parece intuirse que hay fuerzas poderosas (¿los dioses antiguos?) que mueven los destinos de los hombres.

En todo caso, la novela está fuertemente marcada por un aspecto que a mí me deja algo desconcertado: el estilo, arcaizante, recargado y por momentos incluso pedante. Como digo, no he leído más novelas de Ana María Matute (y casi no me acuerdo de Olvidado Rey Gudú) así que no puedo saber si, como sospecho, se trata de una elección premeditada para contribuir al tono medieval de la historia. En todo caso, dado que la novela está narrada por el propio protagonista, produce un efecto extraño y algo inverosímil: ¿cómo es posible que un guerrero brutal y de educación muy limitada emplee un estilo y un vocabulario tan elevado y solemne? Supngo que es mejor no pensarlo demasiado y aceptarlo como es.

En resumen, esta novela no me saca de dudas: sin ser una mala novela, y a pesar de su originalidad en el panorama de la narrativa española contemporánea, muy poco dada a la fantasía, no justifica la fama de su autora, que debe de estar fundamentada en otras obras. En todo caso, la Matute-personaje bien se merece que sigamos dándole oportunidades a la Matute-escritora, así que en cuanto pueda, me leeré otras novelas suyas, a ver. Y lo contaré aquí, claro...

Otros libros de Ana María Matute en ULAD: Los niños tontosFiesta al NoroestePrimera memoriaOlvidado rey GudúOlvidado rey Gudú (contrarreseña)

2 comentarios:

Montuenga dijo...

No me extraña que te asombres. Lo que pasa es que la Matute verdaderanebte excepcional es la de las novelas y los libros de relatos de los años 50 y 60. Ella empezó a escribir con poco más de veinte años y lo hizo ininterrumpidamente, aunque espaciaba más de lo que se hace ahora (creo), hasta que tuvo más o menos cincuenta. Eran historias familiares, en las que exponía conflictos de relación y problemáticas de entonces, bastante poéticos e intimistas. Yo leí mucho de esto y regalé sus cuentos a los niños de mi entorno. Me parecía la mejor prosista española, con diferencia, junto con Rosa Chacel.
Los que escribió después de una pausa de 20 años , reanudando con 70 su carrera literaria, no los conocía. Hace un par de primaveras, pasé en el desierto muchos días con "Olvidado Rey Gudú" y ni siquiera así pude con él, leí unas 200 pgs. de mala gana y en cuanto vi un oasis librero lo abandoné por otro. No me gusta nada esa etapa suya, y eso que lo cogí con ilusión porque pensaba que iba a ser una especie de "El Hobbit" o "El señor de los anillos", que me encantan. Pero no tienen nada que ver·

Anónimo dijo...

Yo leí Olvidado Rey Gudú hace ya unos años y me parece recordar que me gustó. Me estoy terminando La Torre Vigía y es infumable, lo siento. Estoy viendo buenas reseñas en Internet, pero creo que es por la fama de la autora. Si no conocieramos la identidad de la autora, calificaríamos la novela de mala, directamente. Como dices es racargada, y yo diría que muchas palabras están puestas a la fuerza. Parece la novela de una escritora de 15 años. Mira que me fastidia decirlo, pero es que es muy mala ...