martes, 28 de junio de 2011

Antonio Muñoz Molina: El jinete polaco


Idioma original: español
Fecha de publicación: 1988
Valoración: Muy recomendable

Hace más de diez años que leí esta magnífica (y muy larga) novela de Antonio Muñoz Molina con la que ganó el premio Planeta en 1991, y pese a que no la haya releído (algo que no suelo hacer), a día de hoy el recuerdo que guardo de ella es nítido y poderoso. Es lo que tienen los libros magistralmente escritos, con historias bien cimentadas, construidas y acabadas, y personajes carismáticos y creíbles casi siempre: el poso que dejan en el recuerdo es poderoso y muy agradable.

El jinete polaco, título que alude a un grabado de la obra del mísmo título de Rembrant (enseguida sabrá el lector a qué se debe esto) contiene un efectivo mosaico de personajes y tramas narrado con pocos diálogos y muchos saltos temporales. La compleja historia que contiene está dividida en tres partes y sus raíces se encuentran en el imaginario pueblo andaluz de Mágina, creación de Antonio Muñoz Molina y sobre el que ha escrito en otras ocasiones.

El protagonista de la obra es Manuel, un traductor simultáneo que estaba deseando salir de su humilde pueblo, pero que con los años deja de renegar de él. Las cuatro generaciones de la familia de Manuel, de la que sabremos progresivamente, están vinculadas irremediablemente con Mágina, pero él prefiere deambular de país en país poniendo de excusa su nómada profesión. Su extraño reencuentro con Nadia, una bella mujer que vivió también en Mágina e hija no deseada de un comandante de apellido Galaz (que ocupará un papel determinante en la novela), harán que Manuel vuelva a unirse mediante el recuerdo y la pesquisa con su tierra natal y las peculiares historias que allí se dieron.

Con saltos temporales frecuentes (y algo caóticos) conoceremos un buen catálogo de interesantes personajes de Mágina e iremos desentrañando una trama menos laberíntica de lo que parece y a la que no hay que renunciar por mucho que el libro, en un primer momento, pueda parecernos muy largo y denso. El secreto consiste en dejarse conquistar por el estilo rico y apasionado de Molina y por la magia, nuna mejor dicho, de Mágina.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

El jinete polaco no es un grabado, sino un cuadro, óleo sobre lienzo, y la atribución a Rembrandt es bastante discutida (no es nota pedante; algo se habla de ello en la novela).
Hay que corregir también un "secreo" por "secreto" en la penúltima línea.
Aunque no soy el seguidor más fiel del blog, y supongo que lo de publicar una reseña al día es complicado, no me parece demasiado serio escribir una reseña sobre un leído hace más de diez años...

Santi dijo...

No he leído la novela, pero parece que es habla de un grabado basado en el cuadro, comprado por uno de los personajes, por lo tanto ahí no hay error del reseñista.

Respecto a reseñar un libro leído hace más de diez años, no veo cuál es el problema: es el autor de la crítica quien debe valorar si el recuerdo que tiene del libro es lo bastante nítido y exacto como para hacer la reseña. Ahora mismo me siento capaz de reseñar libros que no he vuelto a leer desde mis tiernos 18 años, aunque muy probablemente buscaría información al respecto para asegurarme de que mis recuerdos no son erróneos (algo que estoy seguro de que también ha hecho Yemila).

La errata de "secreo" por "secreto" ya está corregida, gracias por indicárnosla.

Orlando dijo...

Buenas tardes a todos:

Yo creo que cada "comentarista", al igual que goza de libertad para reseñar lo que le venga en gana (o eso imagino), también estará capacitado para decidir si los recuerdos y/o impresiones dejados por una obra en particular son suficientes para sustentar una reseña. Más que nada porque, de errar, sabe que está expuesto a que rápidamente llegue el Anónimo de turno a destacar las equivocaciones y desaciertos.

Anónimo, por cierto, en la última línea creo que te falta la palabra "libro" entre "un" y "leído". De nada.

Iván dijo...

Qué gente más chunga lee este blog, a veces...

Santi dijo...

Pues anda que la gente que lo escribe...

Iván dijo...

¿Sabes que por cada tres erratas en las reseñas viene mi madre y me da una hostia?

Santi dijo...

Me parece justo. ¿Eso también vale si la reseña no la has escrito tú? Porque mi próxima reseña iva ha hestar eskrita ansí...

izas dijo...

tu madre siempre ha tenido mucho carácter... povre ibañ, komo zuffre

Iván dijo...

Joder, lla hestoi ollendo la escova surcar los zielos...

Iván dijo...

Joder, lla hestoi ollendo la escova surcar los zielos...

Yemila dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yemila dijo...

No pensaba añadir nada más a lo que se ha escrito (por cierto, Santi, tienes toda mi admiración por expresar tu sensata opinión con tanto arte y sin perder las formas), pero en fin, viendo que hay ya diez comentarios sobre mi post,no sé, me sentiré culpable si no escribo nada.

Lo que más gracia me hace de estas críticas tan avinagradas y poco consistentes que recibimos en ULAD (y que, qué cosas, van casi siempre firmadas por Anónimos que poco tienen que ver con el tío de "V de Vendetta")es que la mayoría de las veces dan la sensación de haber sido originadas por la comunión entre dos terribles enemigos de la felicidad humana: la amargura y el aburrimiento.

Y bueno, ya que estamos, reitero lo que ha explicado Santi: lo que aparece en este libro es, efectivamente, un grabado basado en un cuadro que se suele atribuir a Rembrandt guste o no. Así que no soy yo la que no ha hecho sus deberes, porque queridos y mega-sensibles Anónimos: elaborar una crítica sólida implica que también hay que informarse un poquito.

Y, por otra parte, mirad que somos complicados los seres humanos: me hubiera bastado con no incluir el primer párrafo de mi reseña para evitar la crítica tan enclenque que he recibido. Pero la próxima vez seré más espabilada, no iré por ahí contando mi vida en verso a nuestro público cibernético y mentiré vilmente confesando que escribo mis reseñas en cuanto cierro el libro de turno. Ese será mi secreo.

PD: no sé por qué, me ha venido a la cabeza el nuevo anuncio de Trina, ese en el que meten en un barco a un "Corta Rollos", a un "Vinagres" y a una "Mega Guay" entre otros personajes no naturales, y los mandan mar adentro para que no amarguen a nadie el verano.

Otro anónimo distinto que alguna vez hasta ha hecho algún comentario positivo dijo...

El comentario sin duda era "avinagrao", pero las respuestas... no se, no se... tampoco me han gustado mucho, la verdad ¿puedo decirlo?

... ha hecho algún comentario positivo dijo...

... espero que si.

Gracias

Santi dijo...

Puedes, puedes. Sería muy malo para este blog que no aceptásemos la disensión y la crítica en los comentarios de los lectores.

Creo, por otro lado, que si el primer anónimo hubiera incluido solo el tercer párrafo (donde criticaba que se reseñase un libro leído hace 10 años) habríamos reaccionado de manera distinta, porque al fin y al cabo era una crítica legítima: se puede estar de acuerdo o no, pero la cuestión está ahí.

El mismo de antes dijo...

Gracias, Santi. Me quedo con mejor cuerpo. Os sigo desde el principio y tengo ganas de querer seguir haciéndolo.

Anónimamente vuestro... ;-)

Un lector

Por cierto, a mi la reseña me ha gustado, me lo apunto en "pendientes", gracias Yemila.

Orlando dijo...

Creo que el problema no está en el "fondo" (a fin de cuentas, cualquier crítica es legítima, hasta las que carecen de fundamento), sino en la "forma".

Si lo que le llamó la atención a "Anónimo" de la reseña de Yemila fue la falta de la "t" en "secreto" mal vamos; hacer notar esos fallos tan habituales e inanes me parece cogérsela con papel de fumar. Pero calificar de "poco serio" el trabajo de otra persona... qué queréis que os diga, me parece de mala educación. ¿No había nada agradable que decir? Resulta un poco cargante la gente que sólo sabe sacar tachas.

Ensada dijo...

D. Antonio Muñoz puede estar contento: la próxima que escribiré (un día de estos) será de Plenilunio.

Y a los que hemos sido bibliotecarios en la wikipedia, estas cosas ya no nos afectan. El mejor sistema es no contestarles, pero por lo menos ha dado vidilla a los comentarios. Suele ser una especialidad de este tipo de fauna.

José M. Martínez dijo...

¿Es mejor que 'El viento de la Luna'? Esta casi no la pude terminar. Saludos personalizados -y ahora vien la autopromoción- desde un blog que reseña libros escritos desde 1975.

Fco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Agradecida dijo...

El viento en la luna, Plenilunio... A mí quizá sí me gusta un poco más El jinete polaco. Páginas y páginas de pura belleza.
Gracias, Antonio.

Anónimo dijo...

Mágina no es un pueblo imaginario. Es una pequeña ciudad bien real. Lo único imaginario es el nombre, que por cierto está tomado de la Sierra de Mágina que también existe y se encuentra a pocos kilómetros al sur de Úbeda. En lugar de Úbeda dice Mágina, pero todas las descripciones de la ciudad y alrededores son plenamente realistas.
Un saludo.

Anónimo dijo...

En internet se ve que cada uno va a su bola... Pues y yo pienso que tanto una reseña como cualquier otra información debe ser bien recibida,solamente al que no le guste,que no lea!A mi me ha servido bastante. Gracias