martes, 15 de marzo de 2011

Miguel Ángel Villar Pinto: La sangre de Dios

Idioma original: español
Año de publicación: 2005
Valoración: Se deja leer

Pues este es otro paisano y esta su primera novela. Que sea de La Coruña y que sea una primera obra me hacen ser un poco más condescendiente, pero solo hasta cierto punto.

Porqué nos encontramos ante una novela de género apocaliptico, que empieza contándonos la destrucción total de la humanidad, pero total, total; que no se libra ni un subsecretario. Y como no podía ser menos, esta es fruto de la liberación de unos virus de diseño por parte de una secta. Pero no de una secta islámica, sino cristiana. De hecho, una de las primeras cosas que cuenta es la detención por parte del protagonista del último de los terroristas de la Yihad islámica.

Y utilizando estos eventos, y a pesar de la brevedad de la novela, el autor nos da una clase de política ficción, contándonos como será el estado federal de la Res Pública Europea del año 2050, que incluso utiliza un lenguaje común, que no es otro que un latín actualizado, muy simpático de leer. Aprovecha para darle una puñalada a los nacionalismos, muy lúcidamente, en mi opinión. Y también nos da unas clases de religión comparada, con especial atención al cristianismo primitivo, donde no podían faltar menciones a los textos de Qumran y de Nag Hamadi.

La novela nos pinta un futuro inquietante y consigue trasmitir el ambiente esquizofrénico en que vive el policía de élite que la protagoniza, pero se queda corta en la descripción de los personajes, que podían haberle dado mucho más juego. Aunque apunta buenas maneras por parte del autor, así que habrá que concederle el beneficio de la duda y leer otras obras del mismo, ya que en esta paga las del novato.