domingo, 18 de julio de 2010

Zoom: La bailarina de Izu, de Yasunari Kawabata

Título original: 伊豆の踊り子
Idioma original: japonés
Fecha de publicación: 1926
Valoración:
muy recomendable

Puede parecer un tópico, pero al leer este relato es imposible no sentir cómo te rodea la belleza, esa belleza especial de la que están tan fuertemente imprimadas las literaturas china y japonesa. Pero es que es así, y ocurre cada vez que te acercas a estas obras. La sencillez de la palabras, las descripciones precisas, la naturaleza a través de la mención de flores, árboles y arroyos, la intensidad de los sentimientos y la total contemplación de lo circundante.

Con este relato lo bello te rodea cuando, línea tras línea,te sumerges en el paisaje japonés junto a un joven estudiante que decide recorrer parte de su país, y se topa de bruces, y nosotros junto a él, con un grupo de músicos ambulantes. Y ella, la pequeña bailarina y su tambor.

Al más puro estilo de la literatura medieval japonesa, Kawabata nos lanza, con esta primera obra, al estilo que será característico en toda su obra. Cargado de un fortísimo lirismo, tanto que podemos pensar que estamos leyendo poesía, y a través de pequeñas pinceladas impresionistas, nos muestra algo que pudo ocurrirle a él mismo.

Kawabata se adscribe dentro de una corriente de escritores japoneses que priman la sensación en su escritura, dirigiendo su mirada hacia la literatura budista y medieval. Así, el texto nos satura de imágenes. Imágenes y belleza, aunque esta pueda ser triste y nostálgica. Él mismo decía que con las traducciones se pierden imágenes y simbolismos, y es una pena, pues si a pesar de la traducción nos hace sentir todo esto, ¿cómo debe ser el original?

Fue el primer japonés en recibir el premio Nobel en 1968. Y, tres años después, siguió la estela de otros grandes escritores japoneses, suicidándose.

2 comentarios:

Arrate dijo...

¡Me lo apunto!

javi galván dijo...

De Kawabata recomendaría la ideal "trilogía" conformada por "Lo bello y lo triste", "La casa de las bellas durmientes" y "Primavera en el monte Fuji"