miércoles, 7 de julio de 2010

Libros para el verano: Azteca, de Gary Jennings

Idioma original: inglés
Título original: Aztec
Fecha de publicación: 1980
Valoración: recomendable

Entre 1519 y 1521 tuvo lugar uno de los episodios más literarios de la historia, por dramático e inverosímil. Doscientos hombres que en su tierra natal habría matado el hambre o la justicia se convirtieron, por un golpe de mano, en protagonistas de una novela de caballerías. La audacia de quienes no tenían nada que perder supo hundir un imperio próspero y pujante; su celo religioso y su sed de riquezas acabaron con la cultura que lo animaba. Pocas veces la incomprensión y la codicia se han aliado de un modo más letal que en la conquista de México.

Azteca
ofrece una de las mejores narraciones que conozco de este cataclismo histórico. La narración comienza muchos años antes de la conquista, lo que permite a Jennings trazar un cuadro deslumbrante del mundo que se hundió en 1521. Pone el relato en boca de Mixtli, un hombre inquieto y aguerrido que, desde su Aztlán natal (la patria norteña y legendaria de los aztecas) hasta la espesura de las selvas mayas, y pasando por la soberbia capital del imperio, Tenochtitlán, recorre todo el mundo conocido antes de la llegada de los españoles. Mixtli llevará una exitosa carrera de mercader y soldado, llegando a la prestigiosa orden de los guerreros águila, al servicio directo del Huey Tlatoani (Gran Orador) azteca: Ahuízotl primero, Moctezuma después. Desde este puesto privilegiado asiste a la llegada de Cortés, y a las dudas y supersticiones de Moctezuma que sentenciarán el fin de la antigua cultura mexicana.

Para quienes disfrutéis con la novela histórica este es un ejemplar muy digno y entretenido que puede ocuparos buena parte del verano (en edición de bolsillo ocupa casi 900 páginas). Además de partir de una excelente documentación, Jennings sabe sortear con elegancia algunas de las más temibles trampas de la novela histórica. Por ejempo, transmite al lector el contexto cultural necesario para comprender la acción sin demérito de la trama. Su recurso es ingenioso y eficaz: desde el principio es el protagonista quien dicta su historia a unos frailes españoles que buscan informantes sobre la cultura local. De este modo, Mixtli puede pararse a explicar con sus propias palabras todos aquellos detalles que los frailes (y, por extensión, el lector) no tienen por qué entender.

Jennings aprovecha esta forma de narración en primera persona para mostrar la distancia cultural entre aztecas y españoles por medio de las reacciones (condescendientes o escandalizadas) de los escribas al testimonio de Mixtli. Se intercalan, además, supuestas misivas del obispo Zumárraga a Carlos V que acompañan el envío periódico de los informes al emperador. En ellas se va dibujando una meta-trama (podría decirse) que concierne a la situación actual de Mixtli en cuanto narrador. Jennings (y quien lo tradujera, claro) sabe dar verosimilitud al tono de las cartas y del relato entero, sin caer en la expresión amanerada de muchas novelas históricas. Un libraco, en fin, interesante y divertido, que os enganchará a poco que os guste el género. Tiene dos secuelas que no están a la altura.

7 comentarios:

Orlando dijo...

El nombre "Gary Jennings" desata en mi cerebro un enloquecido juego de sinapsis que produce los siguientes destellos: best-seller, años 70, edición clásica de Círculo de Lectores (tapa dura con ilustración), tocho, infumable. En el último destello me veo a mí mismo intentando hincar el diente a algo titulado "Lentejuelas" y pereciendo en el intento, presa de las más terribles convulsiones.

En anteriores posteos hemos hablado de gustos; yo mismo he defendido el derecho inalienable de cada cual a decir que algo únanimemente calificado de maravilloso le parece una porquería (y viceversa), así que no querría que nadie se ofendiera, pero... ¿de verdad existiendo "Los Gozos y las Sombras" alguien puede dedicar el tiempo a Gary Jennings?

Y por cierto, me gustaría leer opiniones acerca de lo siguiente: haciendo caso de tantísimos comentarios elogiosos leídos en blogs sobre literatura, me decidí a comprar "Fin" de David Monteagudo, publicado por El Acantilado. Me pareció bien escrita, amena, original... una mezcla de Stephen King con "Viaje a la Alcarria", chorizo incluido (y, por Dios, sacad de vuestra cabeza "eso" que estáis pensando). Se me ocurrió regalárselo a un amigo por su santo y tuvo que dejarlo a la mitad, presa también de terribles convulsiones (aunque en su caso puede haber contribuido el kiwi que se toma todas las mañanas). ¿Alguien más lo ha leído? ¿Qué os ha parecido?

Jaime dijo...

No sé nada sobre "Lentejuelas", así que ahí poco puedo opinar. De Azteca, como ya he dicho, creo que tiene enormes méritos como novela histórica. ¿Diría que es una de las grandes obras de la literatura? No, evidentemente, pero volvemos a la discusión del post anterior: eso no la descalifica. No sé, creo que a veces caemos en una visión extrañamente utilitarista de la literatura. Como si uno tuviera que ir conociendo todas las obras maestras antes de morir, y por eso no pudiera dedicar su tiempo a leer nada más. Si lo piensas, es bastante absurdo, ¿no? Por supuesto que está bien leer lo mejor de lo mejor, pero también obras que simplemente entretienen, o enganchan o lo que sea. A ver si alguien puede opinar sobre "Fin" que yo no la conozco.
Saludos!

Wendy dijo...

estoy terminando de leer azteca y me parece fantástico; he quedado completamente enamorada, los detalles, los momentos, las emociones,algunas faltas de ortografía debido a la edición y la traducción, pero para mi uno de los mejores libros, nunca antes había leído una novela historica y en verdad ésta me engancho, me gusta conocer cosas sobre mi cultura y ésta es una manera quizá un poco más sencilla de hacerlo

Yaditha Soriano dijo...

A mi la historia no me interesaba en lo absoluto,luego, me topo con este libro y de repente ya me veo investigando cosas acerca de lo que leía incluso hasta de geografía para saber exactamente dónde quedaban estos lugares de los que se hablaban con sus nombres antiguos y yo no tenía ni idea,me obsesione tanto con este libro que en un mes lo había terminado de leer, cada tiempo libre que tenía lo ocupaba para esto.
Aprendí mucho de este libro y está también narrado que al leer es posible imaginar cada detalle y sentirse ahí,Aparte de los hechos históricos la trama no se diga, bueno uno llora y se siente feliz y hasta le da coraje con cada cosa que le pasa al protagonista. En definitiva es muy recomendable.

KARINA GUADALUPE HERNANDEZ AGUILAR dijo...

Ami casi no me gustaba leer y menos novelas que tuvieran que ver con la cultura, se me hacían aburridas, pero cuando empece a leer esta novela todo cambio ya que la relata de una manera fabulosa que hace que me enganche y quiera seguir leyendo, ya que me di cuenta que la historia de los aztecas antes de la llegada de los españoles era fabulosa ya que al leerla me imaginaba cada cosa que leía.

Aprendí mucho acerca de esta novela porque descubrí todo lo que paso antes y después de los españoles y para mi fue algo que volvería a repetir y a recomendar por que se que después de leerla quedarían fascinados con la historia.

Anónimo dijo...

Es el mejor libro que he leído, me lo prestaron en alguna ocasión, y definitivamente mejor lo compré. Aprendí algunas cosas de la historia gracias a esta obra y sobre todo que me metió la curiosidad por seguir investigando y aprendiendo.

Anónimo dijo...

Fascinante, denso pero se hace corto. La historia del protagonista es apasionante. Muy interesante por su datos históricos y sociales. La codicia de los españoles y su crueldad hasta el mismo final, en nombre de la religión católica, te hacen avergonzarte de pertenecer a ese mundo. Y lo mismo con el resto de los dioses autóctonos.
Hay muy buenas frases: "el amor y el tiempo son las dos únicas cosas que no pueden comprarse ni venderse." "Y nos encontramos luchando hermanos contra hermanos del mismo pueblo entre los dos bandos"...