jueves, 20 de abril de 2017

Edith Wharton: La solterona

Idioma original: Inglés
Título original: The old maid (The fifties)
Traducción: Lale González-Cotta
Año de publicación: 1922
Valoración: Muy recomendable

Nueva York. 1850. Unas pocas familias de ilustres apellidos ocupan lo más alto de la pirámide social. Personajes que viven en una plácida opulencia, en una existencia marcada a fuego por el conservadurismo y por la influencia de las convenciones sociales.

Y Edith Wharton es testigo de todo esto. La Wharton sabía de lo que hablaba. Ella procedía de una de esas familias y hubo de enfrentarse, en cierto modo, a esa sociedad que la rodeaba.

El conflicto que se plantea en "La solterona", como no podía ser de otra manera, es la eterna dicotomía entre el "querer" y el "deber", entre la propia voluntad y las convenciones sociales. Dos personajes femeninos antagónicos, que recorren caminos opuestos en su forma de enfrentarse al mundo y a la sociedad en la que viven, protagonizan el relato: Delia Ralston (Lovell de soltera) y su prima Charlotte.

Un desliz de juventud de Charlotte provoca que acuda a su prima Delia en busca de ayuda. Y esta se la proporciona, aunque a cambio de una renuncia. Aclaro que esta renuncia no es impuesta por Delia sino por el entorno social.

Esta renuncia marcará para siempre a los personajes y su relación. La relación se verá atravesada por todos los sentimientos humanos: los celos, los remordimientos, el desdén, el rencor, la amargura, la ternura, el cariño, etc y los personajes evolucionarán de manera totalmente diferente ante los distintos sentimientos que van aflorando a lo largo de la relación: una con la sensación de haber llevado una vida echada a perder, la otra renunciando a la posibilidad de una vida apenas entrevista. 

En fin. Una pequeña novela que destaca, fundamentalmente, por el análisis de la psicología femenina de la época, por la construcción de los dos personajes principales y por cómo Wharton es capaz de hacer ambas cosas con gran elegancia y sensibilidad. Un novela, en suma, altamente recomendable y plenamente vigente en la actualidad, pese a haber transcurrido casi cien años desde su publicación.

Por cierto, por si a alguien le interesa, hay película basada en el libro. En España se tituló "La solterona" y está protagonizada por (los hipnóticos ojos de) Bette Davis.

También de Edith Wharton en ULAD: La edad de la inocenciaDespués

4 comentarios:

Sol Elarien dijo...

Es una novela breve pero con mucha enjundia y fácil de leer, el retrato psicológico de la protagonista es magnífico. Me encanta.
Gracias. Un saludo: Sol

Koldo CF dijo...

Pues sí, Sol. Muy muy buen libro. Un saludo

Tomás dijo...

Empiezo el año finalizando otra novela de Wharton, acabando de un tirón las últimas 80 páginas aprovechando la ausencia de resaca -. No está considerada como parte de su obra mayor. Su título es “El arrecife”. El estudio de las emociones humanas es brillante y tan actual que deja en evidencia (o lo pone en su justa medida, por no ser cruel) el pretendido talento de autores actuales. No voy a hacer ningún spoiler de la novela y por eso no me extiendo en las comparaciones.

Es posible que esté desbarrando pero leer a Wharton a veces me retrotrae, por mencionar a uno de los considerados grandes, a Javier Marías y a sus excelentes tramas psicológicas. Lo destacable es que Wharton escribió mucho antes que Marías y me sorprende decirlo, de un modo bastante menos afectado y más directo (no se trata de meterse con Marías, que a mi, en general, me gusta y bastante a pesar de algún que otro patinazo), tanto que si me dan a elegir...

Es una pena que a estas autoras les penalice de cara a ganarse nuevos lectores, que las versiones cinematográficas de sus novelas sean, para mi gusto, tan ñoñas unas veces o tan tostón otras. Y estas películas suelen ser el canal a través del cual se las conoce. Me refiero también a Austen, aunque es evidente que es una escritora distinta de Wharton. Para mi, ni mejor ni peor. Las dos son historia de la literatura y sus novelas no se han convertido en clásicos de casualidad.

Bowen, Taylor ( Elizabeth las dos), adjunta Barnes... otras grandes talentos y avanzadas a su época, no digamos ya si nos trasladamos a España...que han pasado más desapercibidas que Wharton, Austen o las hermanas Brontë. Una pena que se hayan quedado encasilladas para muchos en la mal, y peyorativamente a veces llamada “literatura femenina”.

Todo este soliloquio para reivindicarlas y animar a su lectura. Son todas muy recomendables, como la valoración que Koldo hace en esta reseña. Hacerlo con Balzac, Flaubert, Sthendal, Dickens, Tostoi, Dostoievsky y otros, no tiene mérito, se da por supuesto.

Que tengan ustedes un buen año. Saludos.



Koldo CF dijo...

Poco más que añadir a lo que ya comentas, Tomás. Si acaso insistir en la recomendación de acercarse más a estas autoras (yo el primero, porque tengo lagunas enormes).

Gracias por la visita y por comentar!!

Buen 2021!