viernes, 18 de diciembre de 2015

Fred Vargas: Tiempos de hielo

Idioma original: francés
Título original: Temps glaciaires
Año de publicación: 2015
Traductora: Anne-Hélène Suárez Girard
Valoración: muy recomendable... para fans


¡Aleluyah, hermanos de la fe vargasiana (nada que ver con nuestro maduro galán hispano-peruano, sino con la escritora Fredérique Audoin-Rouseau, claro)! ¡La buena nueva ha llegado: ya tenemos entre nosotros la última entrega de las aventuras del comisario Adamsberg, calentitas desde Francia!... O, en este caso, frías, gélidas como un témpano a la deriva por el Oceáno Glacial Ártico.

Pues sí, soy un seguidor incondicional de esta escritora francesa, la mejor, en mi opinión, en la novela policíaca actual (negra sólo en lo que respecta a la oscuridad que anida en el ánimo y en los secretos de sus personajes, pero luminosa y gozosa para nosotros sus afortunados lectores). Pero incondicional, fanático incluso, no significa inquisitorial o siquiera proselitista: me doy cuenta de que el estilo de estos libros, el tipo de personajes y de intrigas que plantea Fred Vargas no son del mismo agrado de todos los lectores e incluso a más de uno puede mover al rechazo. Sea; no todo el mundo puede tener la misma sensibilidad y gusto, además de que no resulta deseable, creo yo. Así que no se lo recomiendo a quien no le gusten las tramas descabelladas y aparentemente azarosas. A quien no le gusten las semblanzas de personajes pintorescos e intrahistóricos en pleno siglo XXI, tecnológico hasta la extenuación; a quien no le interese seguir -tratar de seguir- los razonamientos de un detective que parece todo lo contrario a un investigador analítico y sagaz al uso. De hecho, el comisario Adamsberg, más que un trasunto de Teseo dentro del laberinto, según la interpretación clásica de las novelas de detectives, se diría un paseante que se queda fascinado contemplando las paredes de ese mismo laberinto, sobre todo si estuviera compuesto por setos floridos, en algún jardín al aire libre...

No encontramos en esta novela sólo a Jean-Baptiste Admsberg, claro está; junto a él, sus habituales colaboradores, familiares (extraña familia, en todo caso, con un hijo talludito recuperado de forma harto peculiar) y vecino... así, reencontramos a su paisano el bearnés Veyrenc, al inseparable -o no tanto-Danglard, la invencible Retancourt, el pasmado Estalére, el brutal Noël, Voisenet, Froissy, etc... y también al viejo Lucio o a Zerk, ese hijo del que hablo. No están, en cambio, ni Camille ni el otro hijo que Adamsberg tiene con ella. El caso que les ocupa en este libro en principio no es tan extravagante ni tan "sobrenatural" como en otras ocasiones...no  deben enfrentarse a vampiros, hombres-lobo , fantasmas o demonios; pero tranquilos, enseguida el misterio adquiere unos matices insólitos, se bifurca, hace un quiebro o dos  y lleva a nuestros protagonistas a un viaje en el espacio, por un lado, y en el tiempo por otro; hacia esas épocas glaciares, de hielo,a las que hace mención el título. 

Ésta no es, lo admito, la mejor novela de Vargas ni de la serie de Adamsberg. Mejor sí, en todo caso, que la anterior, El ejército furioso, que dejaba un impreciso sabor de boca. Pero no está al nivel, me temo, de Huye rápido, vete lejos, La tercera virgen o El hombre del revés... Da lo mismo: no deja de ser una novela de Adamsberg y como tal debe ser disfrutada por todos los vargasianos del mundo, hermanados por la pasión y la afición, el  placer y, por qué no, por un poquito de sufrimiento cuando las cosas se les tuercen a nuestros héroes.

Otros libros de Fred Vargas en Un Libro al Día: Un lugar inciertoEl ejército furiosoLos cuatro ríos

5 comentarios:

Rita dijo...

Buenas tardes, me encantan los libros de Fred Vargas, éste aún no lo he leído, como también me gustan mucho los comentarios que usted hace, le felicito, son, sobretodo, muy simpáticos. Un saludo, que pase unas felices fiestas y que el nuevo año nos traiga libros maravillosos.

Juan G. B. dijo...

Buenos días, Rita:
Pues muchas gracias por la parte que me toca! Te deseo lo mismo (me permito el tuteo).
Un saludo y gracias de nuevo por el comentario.

Moipoi dijo...

Grande entre las grandes esta Fred Vargas. Desde que leí Huye rápido, vete lejos que no he podido parar de leerla. Me declaro fan incondicional Vargasiana desde ¡YA!
Enhorabuena por la reseña.
Saludos

Juan G.B dijo...

Hola, Moipoi:
Te diré que ese fue también mi vargasización irreversible...supongo que pasa igual con todos los autores: depende de mucho cual de sus libros sea el primero que hemos leído para que nos convirtamos en sus seguidores o no. En todo caso, esperemos que doña Fredérique siga ofrwciéndonos sus novelas por muchos años.
Gracias por tus amables palabras y un saludo!

Juan G.B dijo...

Hola, Moipoi:
Te diré que ese fue también mi vargasización irreversible...supongo que pasa igual con todos los autores: depende de mucho cual de sus libros sea el primero que hemos leído para que nos convirtamos en sus seguidores o no. En todo caso, esperemos que doña Fredérique siga ofrwciéndonos sus novelas por muchos años.
Gracias por tus amables palabras y un saludo!