domingo, 6 de diciembre de 2015

Colaboración: El conformista de Alberto Moravia

Idioma original: Italiano
Título original: Il conformista 
Traductor: Enrique Ortenbach
Año de publicación: 1951
Valoración: Imprescindible

Quiero empezar disipando cualquier sospecha acerca de mi honestidad como reseñista. No, no me están pagando para que ponga a Moravia por las nubes. Sí, ya sé que es mi segundo comentario sobre un libro suyo con una valoración tan envidiable como la de "Imprescindible", pero prometo que estoy intentando ser rigurosamente objetivo. Aunque es mi opinión la que aquí aparece, no carece de argumentos que la respaldan. De verdad. Creedme.

El conformista trata de Marcello, un funcionario de los servicios secretos de la policía, integrado en la Italia de Mussolini, país totalmente dominado por el fascismo. Cierto acontecimiento en su infancia obligó a Marcello a darse cuenta de que su comportamiento no era normal, de qFue estaba excluido de lo que se denomina normalidad. Por eso, el objetivo de toda su vida es volverse como los demás, amoldarse en la masa, formar parte de algo más grande, como es el Estado, algo que justifique y dé sentido a sus defectos, que lo proteja de sus sentimientos al ver que los comparte con tantos otros. ¿Qué se puede decir de alguien que se casa únicamente para erradicar (o, como mínimo, paliar) su anormalidad? ¡Si hasta el Dexter Morgan de la serie (del libro no lo sé) tiene la misma motivación para contraer matrimonio! Marcello necesita realmente esa normalidad, a modo de redención, para expiar cierto crimen que cometió con trece años...

Marcello es un protagonista carismático, un protagonista que, además, se va formando hasta la última línea (y que, por tanto, cuesta predecir lo que va a hacer o pensar en todo momento), exquisitamente trabajado, casi a nivel molecular, por Moravia, con un complejo mundo interior y totalmente coherente con el mismo en todo momento.

Igual que en otras novelas, Moravia ataca a la decadencia de su época, ejemplificada en personajes como, por ejemplo, los padres de Marcello (ella es adúltera y él un loco). En El conformista podemos apreciar, también, un lúcido retrato de la conciencia y moralidad de la gente conformista, tan abundante hoy en día. Una novela, en resumen, actual y fantásticamente tematizada.

¿Son suficientes estos argumentos para no diagnosticarme como un adulador miope de Moravia o un corrupto sobornable empeñado en dar una visualidad que no se merece a la obra del autor?

Firmado: Oriol Vigil

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Actual,muy actual, de rabiosa actualidad, la novela de Moravia.La moda del conformista, del acorde con los tiempos, del que no va contracorriente.

Anónimo dijo...

Estas colaboraciones no sé yo...Cada uno comenta sus novelas favoritas y les planta el "imprescindible". A esta categoría deberían pertenecer un grupo de obras mucho más selectas y escogidas. Espero que hagáis una mayor criba para que no se cuele tanta morralla. Un salud y felicitaciones por el blog!

Santi dijo...

Creo que alguna vez ya lo hemos comentado en otra entrada: es normal que los colaboradores quieran reseñar sus obras favoritas, si ven que no están ya en ULAD, no van a querer empezar a colaborar reseñando libros que ni fu ni fa.

Dicho esto, llamar "morralla" a Moravia es mucho llamar... :P

Oriol dijo...

Muchas gracias por tan amable comentario, Anónimo. Tú no te cortes.

La verdad es que, en mis reseñas, siempre destilo mi opinión personal y mi punto de vista (siempre argumentádolos, por supuesto). No obstante, soy muy consciente de las categorías del blog, me he informado de lo que sus autores piensan acerca de cada una de ellas, y, de hecho, intento ceñirme todo lo que puedo.

En fin, siempre que pueda seguir expresándome por medio de reseñas que ULAD considere sólidas como para publicar, seguiré haciéndolo.

Anónimo dijo...

De temprano adolescente compré y leí a Moravia a escondidas porque un amigo me dijo que en sus novelas había mucho erotismo. Lo que descubrí fue un escritor magnífico, capaz de desarrollar una radiografía emocional y psicológica de sus personajes sin que hubiera una sola línea aburrida y con una capacidad literaria de primer grado para construir ambientes y desarrollar tramas. Después de leer casi todas sus novelas y cuentos (que son también buenísimos), creo que efectivamente es un autor IMPRESCINDIBLE para entender la Europa de los años 50 a 70. Como persona distó bastante de su altura como novelista, pero bueno, en eso se sumó a una larguísima lista. ¿o no?. Un Blog también IMPRESCINDIBLE. Gracias.