miércoles, 16 de diciembre de 2015

Robert Musil: Las tribulaciones del estudiante Törless

Resultado de imagen de las tribulaciones del estudiante törlessIdioma original: alemán
Título original: Die Verwirrungen des Zöglings Törless
Año de publicación: 1906
Valoración: Imprescindible

En los convulsos comienzos del siglo pasado, el idioma filosófico por excelencia alumbró esta pequeña joya, primera obra de una fecunda y personalísima carrera que entrelaza ficción con pensamiento. Se sitúa en la tradición de la novela iniciática, probablemente inspirado por Las desventuras del joven Wherter de Goethe –a quien cita como una de los autores que se estudian en la institución de referencia– aunque con un argumento menos convencional y una resolución bastante menos trágica. También he creído encontrar huellas suyas en el Demian de Hesse, Jakob von Gunten de Walser, La ciudad y los perros e, incluso en El guardián entre el centeno.
Musil nos sumerge en un mundo sórdido y asfixiante, el de una academia militar donde la tragedia (de poca monta) se va urdiendo lenta e inexorablemente hasta atrapar en sus angustiosas redes tanto a personajes como a lector. A la creciente tensión se añade el morbo que domina el núcleo del argumento. Resuelto, eso sí, con la mayor de las contenciones; un procedimiento que, sospecho, resulta más inquietante aún.
Pero la trama acepta más de una lectura: al margen de la anécdota, tan creíble como perfectamente desarrollada, se puede interpretar como metáfora de lo que sucede en el interior de sociedades e individuos. Contiene además todos los elementos que definen al ser humano, cuyo germen aparece en la adolescencia y de cuya resolución en uno u otro sentido depende el tipo de personalidad que se acaba construyendo. En páginas previas al desenlace, en una especie de anticipación del futuro que el autor tiene a bien regalarnos, podemos vislumbrar el adulto en que años más tarde se verá convertido el protagonista.
Su personaje, literalmente hablando, no sale demasiado bien parado de la prueba a que se ve sometido, pero su papel, como espectador de excepción en un complot de humillación y dominio, va mucho más allá. Se trata del testigo que, además de observar, extrae consecuencias. Filosóficas y morales, fundamentalmente. Su personalidad, interesada por la ciencia, contrasta con la deriva mística de su oponente, el materialismo enfrentado a una espiritualidad cruel. Puede que el mayor acierto de la novela consista en que, a pesar de plantear cuestiones éticas como el abuso, la delación y sus derivados, no presenta moraleja ninguna. No hay castigo para los culpables, ni compasión por la víctima, ni apoyo a la torturada mente de Törless. Este comienza sugiriendo a sus compañeros la solución más sensata, pero luego pierde el rumbo, se sume en divagaciones que le conducen a buscar en sí mismo la esencia de las cosas sin apenas un intento de ayuda a la víctima. Lo que importa aquí son sus interrogantes. Por lo demás, el camino estaba claro y Bassani –el torpe y cobarde Bassani– podría haberse librado de sus torturadores con relativa facilidad.

7 comentarios:

kim jong nam dijo...

Recuerdo haber leído hace unos años "El hombre sin atributos". Me gusto mucho. Así que éste queda apuntado para el futuro.
Menuda generación esta de Musil, Roth, Zweig y compañía!

Anna dijo...

Törless es mi bildunsroman preferida

Dr. Fabián dijo...

Excelente,pero no de fácil lectura. La cuestión moral corre por cuenta del lector y esto le agrega vigencia.

Carlos Andia dijo...

Con este libro me pasa algo raro. Cuando lo leí no me gustó, no sé, me pareció frío, no me interesó la historia ni los personajes. Pero con el tiempo, el recuerdo que guardo de él ha ido mejorando, hasta el punto de merecer quizá una segunda lectura.

Estupenda la reseña, Montuenga. Y por cierto, es curiosa la cantidad de lecturas en las que coincidimos.

Saludos.

Montuenga dijo...

Pues espero, Kim Jong Nam, que no te decepcione este. A algunos el tema les molesta, aviso.

Anna y Dr, Fabián, gracias y me alegro que estemos de acuerdo.

Carlos, es su aspecto metafórico y los planteamientos morales, así como la delicadeza en su tratamiento, lo que. en mi opinión, presta categoría a la novela. Quizá te ocurrió eso porque, en un principio, nos solemos quedar con la temática y, en este caso, no es tan importante. No me había fijado todavía en los de nuestros gustos comunes, Por un lado, celebro que coincidamos aunque espero que nos acompañe la suerte y nos pisemos poquísimas reseñas (o ninguna, a ser posible) :) Saludos

Anónimo dijo...

No soy de dejar libros sin terminar, pero a éste lo abandoné convencido y sin culpa.

Montuenga dijo...

Hola Anónimo. El abandono es una opción muy sana en algunos casos. Ya advierto, tanto en la reseña como en los comentarios, que el tema puede disuadir a algunos lectores. Yo, desde luego, no me lo esperaba, acababa de leer Jill (reseñado el 21 de este), con el mismo escenario pero mucho más reciente, y en él no aparece nada de eso.

Pero cuando me di cuenta de qué iba supe, por la fecha en que se escribió, que se tenía que limitar a generalidades, otra cosa hubiese sido impensable entonces. Mira, los lectores (y espectadores) de estos tiempos nos hemos acostumbrado a los explícito, cuando vemos una alusión a algo sabemos lo que nos espera. Pero los principios del s. XX eran otro mundo. Lo que importa aquí -como vengo repitiendo- no es el asunto que trata, eso no es más que un pretexto para hablar de crueldad y dominación. La novela, pues, no hay que tomársela de forma literal sino en un sentido más metafórico.

No olvidemos que se trata de un clásico de primera categoría. Por eso, si a alguien le pasa lo mismo, le aconsejo que no lo abandone a la primera, que avance un poco más a ver si consigue sumergirse en el argumento.