domingo, 15 de agosto de 2010

John Ajvide Lindqvist: Déjame entrar

Idioma original: sueco
Título original: Låt den rätte komma in
Año de publicación: 2004
Valoración: está bien

Si hiciéramos un ranking con todas las novelas de vampiros que se han escrito, en el extremo inferior tendríamos sin duda las novelas de la saga Crepúsculo; y cerca del extremo superior, un poco más abajo que clásicos como Drácula o Carmilla, o brillantes revisiones contemporáneas como El misterio de Salem's Lot de Stephen King, estaría esta curiosa novela sueca, Déjame entrar. (No he leído ninguna novela de Anne Rice, así que no puedo decir dónde la situaría en mi escala...).

Lo bueno de Déjame entrar es que mantiene los códigos de las novelas de vampiros de toda la vida (sangre, más sangre, mucha más sangre, fotofobia, contagio por mordedura, eterna juventud...) pero los trata además con seriedad y con cierta complejidad psicológica (las distancias con Meyer en este aspecto son abismales). Sobre todo, la relación entre la pequeña vampira sin edad y el acomplejado niño Oskar está tratada con bastante sensibilidad y realismo (todo el realismo que se puede exigir a una relación entre un niño y una vampira, claro). Además, la trama sobrenatural se proyecta sobre un fondo social corrupto y degenerado -bullying, drogas, delincuencia juvenil y hasta pedofilia- muy alejado de la imagen idílica que tenemos de Suecia por estos lares.

Por cierto que esta novela va a batir probablemente un record, cuando el año que viene se estrene su segunda adaptación cinematográfica (la primera, sueca; la segunda, americana) solo seis años después de su publicación. Yo vi la versión sueca, y me gustó bastante, sobre todo por su fotografía y su estética, aunque elimina prácticamente todas las implicaciones sexuales de la novela, y es mucho más lenta que el libro. Miedo da lo que vayan a hacer en la nueva versión, que se espera para este otoño (señores de Hollywood, ¿de verdad hace falta un remake de una película estrenada hace dos años?).

1 comentario:

Maese Salakov dijo...

A mí de la peli me gustó sobre todo el final (la escena de la piscina), pero el resto de la película me dejó un tanto frío: demasiado irreal, demasiado distante... Estuvo bien, pero había leído tan buenas críticas que esperaba más.

Y conociendo la historia, me parece que del libro puedo prescindir. Demasiados chupasangres estirando el tema vampírico...