lunes, 6 de octubre de 2014

David Mitchell: Black Swan Green

Idioma original: inglés
Título original: Black Swan Green
Año de publicación: 2006
Valoración: recomendable

Jason Taylor, poeta aficionado, tiene trece años y vive en Black Swan Green, una pequeña localidad inglesa en la que, curiosamente, no hay cisnes. Jason es un chaval normal, pero últimamente no le va nada bien. Su hermana mayor (quien no es precisamente su mayor aliada) abandonará a la familia pronto para ir a la universidad, el conflicto de las Malvinas está cambiando todo lo que hasta ahora creía saber sobre su país y sobre el mundo en el que vive, sus padres han iniciado una guerra que parece que va a terminar en divorcio, un extraño grupo de gitanos ha llegado al pueblo (lo cual origina reacciones encontradas entre la población) y, por si fuera poco, es el blanco preferido de los matones del colegio.

Con este no-demasiado-divertido panorama como punto de partida, David Mitchell nos muestra los trece meses durante los cuales nuestro protagonista pasará de la infancia a la adolescencia mientras todo a su alrededor parece desmoronarse y amenazar con llevárselo por delante, construyendo una Bildungsroman cuyo estilo y temática difieren en gran medida de los libros anteriores del autor.

En Black Swan Green no nos encontramos reminiscencias de literatura fantástica ni de ciencia-ficción, sino una historia realista en la que hay que reconocer a Mitchell su talento a la hora de describir escenas cargadas de tensión. El tiempo que Jason sufre el acoso de sus compañeros o el que pasa con sus padres y su hermana, especialmente, son momentos que, a pesar de su gran carga dramática (y de estar narrados en primera persona), el autor sabe describir de manera que resultan verosímiles, sin dejar lugar al sentimentalismo o al victimismo.

En esta obra nos encontramos, por tanto, a un adolescente que está tan perdido como cualquier otro, pero que, a pesar de que sabe que carece de un carisma o una inteligencia o un encanto superior al resto de sus compañeros, no convierte sus problemas en el único motor de su vida. Sus conversaciones sobre literatura con alguien que conocerán los que hayan leído El atlas de las nubes y sus intentos por comprender el momento histórico, familiar y social que le ha tocado vivir harán que se concentre más en tomar ciertas decisiones que no pueden esperar a perder tiempo compadeciéndose de sí mismo.

Black Swan Green, por tanto, es una historia que puede gustar tanto a aquellos a los que les gusta la obra de Mitchell, así como a aquellos que no difrutaron sus anteriores libros, pues en este caso el autor no sólo ha dejado de seguir una línea a la que nos tenía acostumbrados, sino que, además, ha pasado la prueba con muy buena nota.


También de David Mitchell: Escritos fantasmaEl atlas de las nubes.