viernes, 12 de octubre de 2012

David Mitchell: Escritos fantasma

Idioma original: inglés
Título original: Ghostwritten
Año de publicación: 1999
Valoración: Recomendable



Aunque aún no sea tan (re)conocido en España como lo es en el resto del mundo, David Mitchell se ha convertido –con tan sólo cuatro libros publicados– en uno de los autores ingleses más admirados de la actualidad. Éste que reseño hoy (y cuyo título en castellano no me acaba de convencer, aunque entiendo la dificultad de traducir el original) fue el primero de ellos y muestra desde la primera página que estamos ante un escritor que tiene mucho que decir –y, además, que sabe cómo hacerlo.

Escritos fantasma es una novela elaborada a partir de diez relatos de nueve narradores diferentes que, en principio, parecen no tener nada en común entre sí. Sin embargo, a medida que avanzamos en la lectura, descubrimos que un personaje secundario (o ni siquiera eso) de una de las historias es el narrador de otra o que las acciones de uno de esos personajes tiene terribles consecuencias para el protagonista de otro relato.

Mitchell construye así una novela que tiene lugar en lugares tan dispares como China, Rusia, Inglaterra o Japón y que está protagonizada por el acólito de una secta, un locutor de radio, una científica, una mujer china testigo de los cambios que experimenta su país durante el siglo XX... incluso un ente capaz de invadir y controlar a los seres humanos a su antojo, consiguiendo finalmente una historia (o un conjunto de historias) que no son sino un intento de retratar el mundo globalizado en el que vivimos y, al mismo tiempo, todo aquello que nos hace únicos.

Resulta sorprendente que Escritos fantasma, siendo como es una primera obra, sea también un libro tan maduro y bien escrito como descubrimos durante la lectura. Es cierto que, debido a sus pretensiones y su complejidad, en ocasiones puede ser difícil de seguir. Sin embargo, es sin duda una obra más que interesante que además nos deja atisbar lo mucho que su autor puede ofrecer. Yo, sin duda, voy a seguirle la pista.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmmm... El que pongas como primera credencial el hecho de que lo respalda toda una turba aclamadora y que ello te sirva de baremo para marcar la autoridad, méritos y solvencia literaria de un autor me da bastante rechazo. Cuando voy paseando por la playa me fijo en lo que lee la gente, ya que ello me facilita la tarea de seleccionar las obras (no me apetece gastar el dinero de balde). Aquello que reposa en la toalla Dios me libre de tocarlo. A David Mitchell todavía no lo he visto haciendo castillos de arena, lo cual es un punto a su favor. Bueno, si me lo pasa alguien lo leo.

Más ridículo es el título en inglés.

Paula dijo...

Estupenda reseña, Izas (a mí también me han dado ganas de seguirle la pista).

Anónimo dijo...

Igual no eres un borderline, anónimo

Anónimo dijo...

Igual no eres un borderline, anónimo