miércoles, 17 de octubre de 2012

George V. Higgins: Mátalos suavemente

Idioma original: inglés
Título original: Cogan's Trade
Año de publicación: 1974
Valoración: muy recomendable



Mátalos suavemente es una novela que acaba de conseguir relevancia gracias a su reciente adaptación al cine. Como no he visto la película, no puedo decir si está bien o mal adaptada, pero sin duda puedo afirmar que, si han conseguido mantener un mínimo aceptable del espíritu del libro, ese film será un bombazo. Porque la historia original, la que podemos comprar en una librería o tomar prestada en una biblioteca, tiene una calidad altísima.

Y eso que el argumento, en principio, no es nada del otro mundo: un par de delincuentes de poca monta, recién salidos de la cárcel, deciden "dar el palo" en una timba de póker. Lo hacen, las víctimas se cabrean y contratan a Cogan, un peligroso sicario, para que los encuentre y ponga las cosas en su sitio. 

Una de las cosas que nos llaman la atención de esta novela –y que, además, es uno de sus grandes aciertos– es que la figura del narrador brilla por su ausencia. Aparte de un par de acotaciones aquí y allá, toda la obra está construida a base de diálogos tan rápidos e intensos que nos recuerdan a los ya característicos guiones "tarantinianos" y que muestran con gran realismo tanto el lenguaje de los bajos fondos de Boston como la forma de vivir y pensar de sus protagonistas. 

Por medio de estas conversaciones y monólogos, Higgins hace un sincero retrato de un mundo lleno de mafiosos, atracadores, policías corruptos, abogados, etc., mostrando no sólo su gran conocimiento del medio (no en vano trabajó como fiscal y abogado y pasó muchos años de su vida luchando contra el crimen organizado), sino también su talento como escritor.

Se podría decir que lo que nos ofrece Mátalos suavemente es una novela costumbrista donde se muestra la otra cara del "sueño americano", aquel lugar donde viven aquellos a los que no queremos tener cerca de nosotros y con los que no tenemos más remedio que convivir.

3 comentarios:

Sex Shop dijo...

Muy buenoo!!!!!!!

manipulador de alimentos dijo...

Andrew Dominik nos ofrece en 'Mátalos suavemente' un thriller intenso, con ritmo, repleto de escenas vibrantes y diálogos frescos, con humor y drama, una película de factura clásica pero que debe gran parte de sus hallazgos a contemporáneos como Tarantino o Michael Mann. La escena entre Brad Pitt y Tony Soprano, James Gandolfini, es soberbia. No es una obra maestra pero defraudará a pocos. Un saludo!!!

Gabriel Almirante Gragera dijo...

Un retrato despiadado de los personajes que habitan los bajos fondos del Boston de los años 70. Diálogos trepidantes y sin la más mínima censura. Las historias que narran los personajes son sórdidas y trepidantes como pocas veces he podido leer. Novela negra negrísima. Gabriel