miércoles, 29 de octubre de 2014

[Libros y comida] John Dickie: ¡Delizia! La historia épica de la comida italiana

Idioma original: Inglés
Título original: Delizia! The Epic History of the Italians and Their Food
Año de publicación: 2007
Traductor: Efrén del Valle Peñamil
Valoración: Recomendable

Reconozcamos que el italiano es un pueblo con suerte. De acuerdo: es cierto que tienen que soportar la cotidianeidad de unas organizaciones criminales ominosas y -en este caso, la conjunción es más copulativa que nunca- de una clase política legendariamente impresentable, que hace buena a la española (ejem... quizás aquí me he pasado un poco). Pero también disfrutan de un hermoso país, con algunas de las ciudades más bellas del mundo y pueden presumir de una cultura especialmente fecunda en lo que se refiere a obras de arte y literarias de extraordinario valor y belleza. Y además, de una gastronomía gloriosa: variadísima -más de lo que muchos creen por estos pagos-, absolutamente gratificante y, casi con toda probabilidad, la más popular del mundo mundial.

Dickie nos propone aquí un recorrido por la historia de la cocina -o de la comida, mejor dicho- italiana desde la Edad Media a nuestros días, desde la introducción de la pasta seca o itriyya norteafricana a través de Sicilia, hasta las denominaciones de origen y los movimientos como Slow Food de ahora mismo. Para ello, se va deteniendo en diferentes ciudades italianas y momentos significativos de los últimos 900 años: la Venecia de Marco Polo, el banquete nupcial de Ferrara de 1529, la Roma contrarreformista, las fiestas del Lechón de Bolonia del s. XVII, el Turín del Risorgimento, la Nápoles azotada por el cólera, la Milán de los nazis y los judíos fugitivos... y por fin, la Italia, del "milagro económico".

Como puede suponerse (sobre todo quien conozca la incisiva historia de la Mafia siciliana escrita por el mismo autor: Cosa Nostra), Dickie no se limita a seguir el rastro histórico o anecdótico de tal o cual receta o alimento, sino que esto le sirve de excusa para examinar los cambios económicos y sociales sucedidos en Italia a lo largo del último milenio. Además de una inquisición sobre lo verdadero frente a lo supuestamente auténtico... Por ejemplo, insiste en acabar con uno de los "mitos" más asentados sobre la cocina italiana, el de su inherente origen campesino, cuando en realidad es un producto de la revolución urbana medieval y renacentista. U otros más inconscientes pero no menos acendrados, como el de la popularidad eterna de la afamada pizza napolitana.

La documentación principal que utiliza el autor para esta tarea resulta de lo más sugerente: sobre todo, recetarios de cocina escritos en Italia, desde el Libro per cuoco veneciano del s. XIV, al de Bartolomeo Scappi, el mejor jefe de cocina del Renacimiento, el decisivo La ciencia en la cocina y el arte de comer bien, de Pellegrino Artusi o los populares libros publicados en los años 70 por la maravillosa Sofía Loren. Una especial mención merece la carta del único restaurante futurista que ha existido (y que no desentonaría de la de muchos restaurantes "vanguardistas" de hoy), auspiciado por Marinetti, el poeta -y amigo personal del Duce- que quería abolir la pasta porque "inducía al pacifismo".

Conoceremos cómo comían los papas y los duques del cinquecento, el pueblo llano de diversas épocas, los fascistas y los italianos de hoy en día,  anhelantes de recuperar sus raíces culinarias... incluso aunque éstas sean falsas. Nos abrirán el apetito incluso con las extrañas mezcolanzas de la cocina medieval. Y nos divertiremos leyendo este libro, incluso en el caso de que no seamos especialmente amantes de la gastronomía,  de la Historia o de Italia... pero para el que sea un enamorado de alguna de ellas -no digamos de todas a la vez-, esta obra es una auténtica delicia. En verdad, un título magníficamente puesto, sí,  señor...


Otros libros de John Dickie en "Un libro al día": Cosa Nostra

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja, una carta inspirada por Marinetti debe ser todo un puntazo, cualquiera se atreve!

Original y muy acertada la idea de esta 'semana gastronómica' de ULAD. A veces se menosprecia un libro porque el tema nos parece superficial, y con ello nos perdemos cosas muy interesantes, como las que nos cuentas en la reseña.

Saludos. Carlos.

Juan G. B. dijo...

Hola Carlos:
Ante todo, gracias por tu comentario.
Con permiso, voy a copiar alguno de los platos del restaurante futurista ( La Taverna del Santopalato, en Turín), para que te hagas una idea:
AEROVÍVERES:
Olivas negras, corazones de hinojo y naranja amarga confitada (en un único plato situado a la derecha del comensal).
Papel de lija, seda roja y terciopelo negro (sobre una almohadilla rectangular situada a la izquierda del comensal).
Wagner (sonando desde unos altavoces ocultos)
La idea, calro está, era degustar el plato mientras con la otra mano se acariciaba la almohadilla y se escuchaba la música al tiempo.

ULTRAVIRIL (reservado a las mujeres):
Una cola de langosta con cáscara, cubierta con zabaglione verdes y colocada sobre unas gambas y rodajas de ternera lechal dispuestas geométricamente.
El plato se decora con huevos hervidos (cortados por la mitad), crestas de gallo y un cilindro formado por rodajas de limón, trufa y testículos fritos.

En el libro también se recoge una foto de Marinetti (con camisa negra y todo), tomada a traición por sus amigos, despachándose un plato de spaghetti, de esos de los que decía abjurar...

Anónimo dijo...

Hombre, no es que abra el apetito precisamente, sobre todo el cilindro ese de las criadillas. Pero para echar una risas es fantástico.

Imaginate a Balla, con esa pinta de inventor loco, acariciando la almohadilla mientras degusta los aerovíveres...

Saludos. Carlos

Anónimo dijo...

Estupenda reseña. Hace muy sugerente la lectura. Lo que hace una buena redacción. Gracias.

Juan G. B. dijo...

¡Caramba! Muchas gracias, de verdad... Pero en este caso, te aseguro que lo que está mucho mejor redactado y merece realmente la pena es el libro.
Un saludo, anónimo.

Anónimo dijo...

El principio de tu reseña me ha recordado un chiste:

- Abuelo ¿qué es la mafia?
- Una manada de indeseables que roba, engaña y miente para enriquecerse.
- ¿Como el gobierno?
- No exageremos tampoco