lunes, 26 de agosto de 2013

Orhan Pamuk: Nieve

Idioma original: turco
Título original: Kar
Año de publicación: 2001
Valoración: Imprescindible

No es habitual que relea un libro: con todo lo que hay para leer, tiene que haber muy buenos motivos para "perder el tiempo" con un libro ya leído. Pero con Nieve pasaba que lo leí por primera vez en la era pre-ULAD, y tenía ganas de reseñarlo. Y me alegro infinitamente de haberlo releído, no solo porque he vuelto a disfrutar de lo que me parece que es una novelaza impresionante, sino también porque muchos de los temas y situaciones que plantea tienen un terrible paralelismo con lo que está pasando actualmente en Egipto.

Resumir el argumento de una novela tan compleja y con tantas ramificaciones como esta no es fácil, pero voy a intentarlo:

Un poeta turco exiliado en Frakfurt, llamado Kerim Alakuşoğlu, pero más conocido como Ka (¿referencia a Kafka?) viaja a la remota ciudad de Kars ("Kar" significa "nieve" en turco, por cierto), en el extremo nororiental de Turquía, supuestamente para escribir un artículo sobre las próximas elecciones municipales y sobre la ola de suicidios entre jóvenes a las que se ha obligado a quitarse el velo para ir a la escuela; en realidad, también viaja a Kars para reencontrarse con una antigua conocida de los tiempos universitarios, Ipek, de la que espera enamorarse. A su llegada encuentra una ciudad triste, pobre y envuelta en tensiones religiosas y políticas; de hecho, durante su estancia en la ciudad y aprovechando que la nieve ha cerrado todos los accesos, se produce un golpe de estado de militares republicanos laicistas, para reprimir el avance de los islamistas de la ciudad. Así, Ka se ve dividido entre su deseo de ser feliz junto a Ipek; su repentina inspiración poética que achaca a una redescubierta fe en Dios, y su inevitable implicación en todos los sucesos políticos de la "revolución".

Realmente, poco más se puede pedir a una novela: una historia de amor trágico a la antigua usanza; un estilo poético y onírico, que especialmente a través del símbolo de la nieve da a la novela un aire casi irreal; una discusión nada maniquea ni simplista de la cuestión del islamismo y el laicismo en Turquía; escenas épicas, cómicas, trágicas; un millar de personajes secundarios más o menos importantes pero con una historia propia y creíble (como esta que rescaté para mi blog personal la primera vez que leí el libro)... Las dos escenas de las representaciones teatrales, centrales en la trama, me parecen especialmente magistrales por su ritmo y su tensión constantes...

Supongo que a estas alturas ya se entenderá por qué hacía el paralelismo con los sucesos trágicos de Egipto en estas últimas semanas: lo que Pamuk plantea, en muy pequeña escala, es un escenario de un golpe de estado militar, que se justifica a sí mismo como defensor del laicismo y de la democracia frente al fanatismo. Todas las posturas (las de los islamistas, las de los seguidores de Atatürk, las de los ex-comunistas...) están retratadas con pasión pero sin caricaturizar, de forma que Nieve no es en absoluto una novela de tesis. También la siempre espinosa relación entre Oriente y Occidente (los habitantes de Kars se sienten claramente lejanos de Europa, aunque muchos están deseando conseguir un visado para irse a Alemania) se plantea con claridad y con innumerables matices.

Nieve no es en absoluto una novela fácil: la complejidad de su argumento, de su estilo y de sus temas, unida a la multiplicidad de caracteres y a la sutileza de sus relaciones, hacen que la lectura sea trabajosa; pero el premio para quien sigue leyendo es grande: esta, a diferencia de La vida nueva del mismo autor, es una novela que no decae de la primera a la última página y que sin duda dejará un poso duradero en el lector.

10 comentarios:

halcondelanoche dijo...

Totalmente de acuerdo con ese "imprescindible". Su novela más recomendable. Le adentra a uno en las singularidades de la sociedad turca, su origen como nación moderna gracias a Ataturk, y del eterno y no resuelto enfrentamiento de la sociedad civil frente a lo religioso. Animo a su lectura; no es su texto más difícil, al contrario, Saludos.

cardel48 dijo...

¿Alguien me puede comentar algo sobre "Me llamo rojo"?

Lo tengo en la recamara desde hace un rato y necesito un empujón.

Saludos

Carlos Más dijo...

Gracias por la crónica Santi, tengo a Pamuk en la recámara desde que le dieron el Nobel (no por el premio en sí, que no dice nada a favor ni en contra, pero cierto es que le dio repercusión y fue cuando leí lo que opinaba de él Juan Goytisolo: Cuando terminé de leer ´El libro negro` hice lo que debía hacer: volver a la primera página y comenzar a releerlo, porque Orhan Pamuk es de los escasos escritores que no busca lectores, busca relectores. Eso me decidió)

Sin embargo, me puse con El libro Rojo (esto para cardel48) y no conseguí acabármelo. ¿Por qué? la verdad no lo recuerdo; avancé bastante, y estaba muy bien escrito y me pareció muy original, pero ahora recuerdo vagamente los detalles del pan de oro y que me cansaba. Es decir, no era una novela con un desarrollo "convencional" o lineal, no dudo que fuese buena, pero quizá (al menos para mi) no la mejor para empezar.
Ver esta reseña "imprescindible" de Nieve me gusta, pues lo tengo junto a Me llamo Rojo y El libro negro en la biblioteca, y siempre lo miro de refilón, interiorizando un "cuándo me pondré con él". Ah, el tiempo, que no es infinito para leer sin parar ;)

Tuli Márquez dijo...

Sencillamente, monstruoso. Uno de esos premios Nobel justos. Recomendable leerle.

Manuel Ángel Cabrera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Un gran libro que también analizo en elcriticonlector.blogspot.com de aliento clásico, fuerza narrativa y gran sensibilidad. Enhorabuena por la reseña. Muy interesante lo que dices sobre las obras teatrales y su función en la novela.

Santi dijo...

Gracias por el comentario, Criticón Lector. Este es un libro que deja una huella, desde luego. De lo mejor que he (re)leído este año, sin duda.

Anónimo dijo...

Hola, si estas por leer me llamo rojo, hacelo. Es buenísmo el libro. Lo estoy terminando y espero que alguna magia haga que es o no pase.
Saludos!

DAVETV dijo...

Fue el tercer libro que leí consecutivamente de Pamuk (lo acabo de terminar). "la vida nueva", luego "el libro negro" y ahora "nieve", honestamente no es normal que esto ocurra en mis hábitos de lectura ¿tres de seguido de un mismo autor?, Waooo y es que la magia con que pamuk narra sus historias son verdaderamente magnetizadoras.

matgol dijo...

He leído....mejor dicho, releído 6 veces su obra Estambul.... sin comentarios. Tengo y procuro comprar todas las novelas que publica. Orhan eres un fuera de serie.