jueves, 2 de agosto de 2012

Colaboración: A sangre fría de Truman Capote

Idioma original: inglés
Título original: In cold blood  
Año de publicación: 1965
Valoración: imprescindible

Pocos escritores pueden alardear de haber escrito un libro que definió un género. Novela de no ficción: consistente en adaptar hechos reales a ciertos requisitos en aras de obtener un mejor efecto dramático. Licencias creativas con tal de construir una novela alrededor de hechos reales. Pero eso no debe hacer que este libro nos suene a esas infumables series de Telecinco. Seguramente esa influencia llegue hasta ahí, pero este libro no sería tan importante si Capote no lo hubiese escrito tan magníficamente. Si no hubiera obtenido de esa serie de hechos reales una historia tan exuberante en su desarrollo. Cómo acaban coincidiendo esos dos polos tan opuestos: la familia conservadora tradicional del campo, la que progresa a base de esfuerzo, que esconde, a pesar de tanta blancura, sus miserias; y los criminales desarraigados, oportunistas, aparentemente sin escrúpulos, pero que arrastran pasados tan plagados de desgracias como exentos de oportunidades. Todo se precipita hacia ese momento en una noche del mes de noviembre de 1959. Un hecho tan dramático como prácticamente casual, no en su desarrollo sino en todos los pasos que precipitan hacia él. Conversaciones carcelarias producto del aburrimiento y de la desesperación ante el futuro.

Es una novela y Capote la escribe con una muy notable objetividad, en sus hechos y en su desarrollo. Puede que no fueran exactos los pensamientos y las sensaciones de sus personajes, sino meras interpolaciones en función de acciones y de circunstancias futuras. Adolescentes que sueñan y hombres de media edad que pasan hambre. Pero Capote hace que todo parezca espeluznantemente fiel a la realidad. La crueldad, la indiferencia ante las consecuencias de los actos. Nadie se da cuenta, salvo por el dinámico y rico estilo, de que hay un narrador que relata; que pone en duda el sistema de vida de las clases conservadoras del cinturón de la Biblia. Que critica veladamente la influencia de la religión en las relaciones sociales. Que pone en tela de juicio la capacidad de rehabilitación del sistema penitenciario y, en último extremo, el sentido de la pena capital. Éste es el párrafo de donde procede el título del libro:

-Muchos hombres han tenido historias tan tristes como la de ese pequeño bastardo. Yo incluido. Puede que beba demasiado. Pero puedes estar seguro de que en mi vida he matado a cuatro personas a sangre fría. -Sí, ¿y qué me dices de colgar a ese bastardo? También eso es a sangre fría, maldita sea… 

Tampoco podemos considerarlo un alegato en toda regla. Es sólo una reflexión en boca de uno de los personajes. Es una opinión que se expone y que cala en quien lee. Sí. Capote era un escritor de pronunciada fama, ya, cuando escribía este libro. Rodeado de gente rica y guapa y famosa. Podría haber optado por algo frívolo y superficial, y eligió escribir esta maravilla.

Firmado: Francesc Bon

Otras obras de Truman Capote en ULAD: Aquí

8 comentarios:

Juan Melville dijo...

A mí este libro también me pareció genial, bien escrito, sucio en su concepción, etc. Y Capote, nuevamente, aprovecha de mostrar su genialidad. Y creo que derrocha amor propio, y es por eso que decidió escribir de esta forma sublime: podía decepcionar a cualquiera a excepción de sí mismo

Aineta dijo...

Un libro fantástico. En algunos pasajes incluso sentí miedo. Recomendable 100%

Francesc Bon dijo...

Gracias por los comentarios.

Juan: ¿sucio en la concepción?. Me interesa ese concepto. Veo a Capote casi clínico a la hora de exponer los hechos, como intentando que todo el mundo conozca todas las circunstancias y llegue a su conclusión.

Aineta: el miedo, supongo, por la progresión de la trama. Yo sentí miedo a empatizar con los criminales, a medida que conocía las sórdidas vidas que les empujaban a un crimen tan gratuito.

Anónimo dijo...

Muy buen libro, sí señor!

jose dijo...

exelente libro..me lo acabé en pocos días

Francesc Bon dijo...

Muchas gracias por el comentario a los dos... perdón Anónimo por no haber visto el comentario antes...
Capote no acaba ahí, por cierto.

Anónimo dijo...

Hola, qué tal? Excelente blog (por cierto). Solo una cosita: el qué invento ese género no fue Capote, fue Rodolfo Walsh con "Operácion Masacre". Dicho sea de paso, te lo recomiendo :) Abrazo!

Francesc Bon dijo...

Gracias, por el comentario y por la recomendación.