miércoles, 10 de marzo de 2010

J. D. Salinger: Nueve cuentos

Idioma original: inglés
Título original: Nine stories 
Año de publicación: 1953
Valoración: Muy recomendable

Nueve cuentos es, obviamente después de El guardián entre el centeno, la obra más conocida del recientemente fallecido J. D. Salinger. Como indica su (nada imagintivo) título, es una colección de nueve relatos breves, la mayoría de tono y tema sombríos, aunque no faltan algunos más ligeros como "El periodo azul de Daumier-Smith", abiertamente cómico (aunque es el que menos me ha gustado, la verdad).

La colección de relatos tiene ciertos elementos que le dan coherencia. Por ejemplo, en varios de ellos aparecen miembros de la familia Glass, a la que Salinger volvería también en otros relatos; además, en muchos de ellos juegan un papel fundamental los niños o los adolescentes (como en El guardián...), que representan o bien la inocencia frente a la crueldad y al cinismo de los adultos, o la pérdida de esta misma inocencia en diversos modos y por diversos motivos.

Algunos relatos del volumen son ciertamente memorables. El primero, "Un día perfecto para el pez plátano", me recuerda lejanamente a Mrs. Dalloway, de Woolf, por el tema pero también por su fragmentación narrativa; "Para Esmé, con amor y sordidez" (probablemente el cuento más famoso de Salinger), es sorprendente en su estructura, y desasosegante en su contenido; "Linda boquita y verdes mis ojos", aunque no pasa de ser la historia de un triángulo amoroso, es técnicamente perfecta, y ofrece varias lecturas posibles.

Siguiendo con la idea que planteaba Guillermo hace unos días, sobre que cada lectura que hacemos es una comparación con los anteriores, también leer Nueve cuentos después de El guardián es una experiencia interesante: aquí sí encontramos una amplia variedad de técnicas y recursos narrativos que no están presentes en la novela; después de leer Nueve cuentos, se comprende que la simplicidad técnica y, hasta cierto punto, psicológica de El guardián no se debe a limitaciones del autor o al puro azar, sino a una elección consciente, coherente y deliberada.

7 comentarios:

Sr. Jueves dijo...

Me gusta mucho la iniciativa que tienen, leer y leer, y expresar al mundo sus impresiones

Sobre nueve cuentos, hay uno en particular que no puedo sacar de mi cabeza "El Hombre que Rie", una historia melancólica, como casi todo lo que escribió Salinger, con ese toque de nostalgia adolescente.

Les cuento que estoy empezando un blog sobre reseña de libros, y que cualquier dato de buenos blogs literarios será bien recibido

Saludos

Santi dijo...

Hola, Sr. Jueves, muchas gracias por pasrte por aquí y por tus amables palabras sobre el blog. Y mucha suerte con tu propio blog, espero que te diviertas escribiéndolo tanto como nosotros.

El cuento que comentas es muy bueno, efectivamente: cómo se mezcla la historia principal con la subhistoria de "El hombre que ríe"; cómo se describe la toma de conciencia del niño/adolescente, y cómo quedan retratados los personajes a través de la mirada del narrador... Un prodigio de la técnica narrativa, desde luego, que convendría repartir en cualquier taller de escritura creativa.

Sobre otros blogs de literatura, puedes mirar el "blogroll" que aparece en la columna de la derecha de nuestro blog, abajo: ahí hay unos cuantos blogs muy buenos sobre libros. Por supuesto hay más, pero esos son los que algunos de nosotros seguimos más asiduamente.

Maese Salakov dijo...

"Franny y Zooey" también está bien, aportando más datos a la familia Glass. Y con ese estilo tan depurado y directo de Salinger, lleno de envidiable ritmo narrativo...

Laura dijo...

Tengo que rebatirte la afirmación esa de que "la simplicidad técnica y, hasta cierto punto, psicológica de El guardián no se debe a limitaciones del autor o al puro azar, sino a una elección consciente, coherente y deliberada."

Creo que es evidente que la creación de Holden Caulfield no tiene nada que ver con "limitaciones" sino todo lo contrario.
Ningún autor ha llevado a un narrador "infantil" o "juvenil" a tan buen puerto como Salinger lo hizo, y por eso se considera una obra maestra de la Literatura.

Santi dijo...

Exacto, Laura, estamos de acuerdo: la reseña dice que "la simplicidad técnica y, hasta cierto punto, psicológica de El guardián NO se debe a limitaciones del autor o al puro azar". Lo puse precisamente porque hay gente a la que le parece que es una novela tan sencilla que no tiene mérito, como si Salinger escribiese así porque no sabe escribir de otra manera; pero en Nueve cuentos (y en sus otros relatos) demuestra que no es así, que decidió escribir El guardián con una estructura y unas técnicas narrativas sencillas, precisamente porque era lo que necesitaba el personaje y la historia.

O sea, que sí, que estoy de acuerdo contigo :)

Laura dijo...

Sí!! !!!!

Hay gente que cree que es sencillo crear y narrar desde un personaje juvenil o adolescente (sobretodo usar con coherencia ese tipo de narrador y a lo largo de toooooodo el libro) incluso un recurso facilón...

Cuán equivocados andan!!!!

Por cierto, Santi... ¿Cuál es en tu opinión mejor? Nueve Cuentos o El guardián?
Para mí, sin duda, El guardián entre el centeno.

Saludos

Santi dijo...

Pues es que a mí me encantan las experimentaciones con la técnica narrativa (puntos de vista, cambios de narrador, saltos temporales, etc.), así que me quedo con Nueve cuentos (por ejemplo, con "el pez banana", "verdes sus ojos" o "para Esmé"), aunque El guardián también me gustó bastante (más en la segunda lectura que en la primera, curiosamente).