martes, 23 de marzo de 2010

Zoom: Dejando la casa amarilla, de Saul Bellow

Idioma original: inglés
Título original: Leaving the yellow house
Fecha de publicación: 2001
Valoración: Recomendable

La casa amarilla, lugar donde vive Hattie, es mucho más que un domicilio, más, incluso, que un hogar. Se ha convertido en el elemento que completa su persona, lo que le da sentido y la dignifica ante ella misma, llegando a facilitar en ella cierta filantropía anticipada, hecho que, dadas las circunstancias, resulta, como mínimo, insólito. También es su cobijo, su amiga, su colchón de seguridad para el futuro, su refugio y su escudo protector ante los demás. Dicho de otra forma, la casa amarilla lo es todo y sin ella su dueña no sería nada, apenas una insignificante vagabunda.

Pero el tiempo de disfrutar de la casa es limitado y parece que su fin se acerca con rapidez. La puede perder, siempre sin vuelta atrás, por dos motivos y ambos acechan en un horizonte próximo.

Dejando la casa amarilla
no es otra cosa que el desamparo convertido en relato y la introspección hecha técnica, algo en lo que Bellow es un maestro indiscutible. Sumergidos en una pacífica zona rural, en plena América profunda - con sus particulares rasgos, los rigores propios de aquellas soledades, las inclemencias del clima y el influjo de todo ello en las costumbres de la gente - asistimos a la pasiva oposición de la protagonista a aquello a que le expone tanto su condición de mujer como la falta de medios, la vejez, la enfermedad y la indiferencia, cuando no abierta hostilidad, de sus vecinos.

El autor consigue, una vez más, que hagamos nuestro al personaje, y no sólo racionalmente como es habitual en su obra. En este caso logra infundir un verdadero afecto por él en el lector, a pesar de sus limitaciones y su evidente actitud autodestructiva (o quizá por eso mismo). Para ello facilita las claves que nos ayudarán a comprenderlo y hasta a ponernos en su lugar si esto fuese posible. En entonces cuando la casa amarilla empieza a convertirse, también para nosotros, en el bien más preciado, más incluso que la vida de Hattie, que no vale un centavo ni siquiera para ella misma.

Incluido en el libro Collected Stories.
Fuente de la imagen: Egon Schiele "Haus mit Holzdach" 1915

Otras obras de Saul Bellow en ULAD: Henderson, el rey de la lluviaLa víctimaCarpe diem

2 comentarios:

Maese Salakov dijo...

Con todo lo mucho y bueno que se lee aquí, ¿no tenéis los escritores/críticos un perfil en www.bookaffinity.com?

Lo digo porque resultaría curioso y útil, creo yo, ver las puntuaciones de cada uno y tal...

Sin más.

DoctorBrigato dijo...

Un relato grandioso