domingo, 14 de marzo de 2010

Colaboración: El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald

Idioma original: inglés
Título original: The Great Gatsby
Año de publicación: 1925
Valoración: muy recomendable


Hay libros que te enganchan desde la originalidad de su frase inicial, y otros, como éste, que van tejiendo pacientemente una intrincada red hasta que llega la bofetada de su frase final:

"Y así vamos hacia delante, botes contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado" (*)Esta frase, que puede resultar algo vacía fuera del contexto de la novela, cierra de manera formidable la historia sobre Jay Gatsby, un millonario norteamericano, hombre hecho a sí mismo y foco de las luces que, durante los años previos a La Gran Depresión de 1929, hacían pensar en el sueño americano como una realidad alcanzable. Pero detrás de las luces y bambalinas del éxito social y de la posición económica, valores tan respetados en las sociedades occidentales actuales, siempre están las sombras de los temas de siempre, los que nos igualan a ricos y pobres: el amor, la muerte, la amistad. Y son precisamente estos temas los que van tomando relevancia durante el transcurso de la novela, mostrando ésta una doble cara muy interesante, contraponiendo, por ejemplo, el éxito social de su protagonista frente a su fracaso personal.

El autor, Francis Scott Fitzgerald, comentó que con esta novela había tratado de desarrollar un tema sencillo de una manera nueva, con una estructura narrativa compleja. Y está mal, muy mal, contradecir los propósitos del propio autor, pero yo, humildemente, creo que el autor llegó mucho más allá y, por paradójico que parezca, también logró precisamente lo contrario: contar de manera sorprendentemente sencilla un tema complejo. La novela es, al fin y al cabo, una crítica a aquellos valores imperantes de la sociedad moderna (el estatus social y económico, la apariencia física...) , que se muestran insuficientes como vehículo de la felicidad individual del hombre por mucha admiración y respeto que produzcan en los demás. Admiración y respeto que, por otro lado, resultan indudablemente superficiales y efímeros.

Haciendo una valoración personal muy rápida de la novela, he de decir que me ha encantado; está muy bien escrita y su lectura es muy amena sin carecer de la profundidad necesaria para que pueda ser considerada algo más que un simple drama romántico. En definitiva, ¡un libro que hay que leer!

Una última nota sobre su edición en español. Dicen que la traducción de la editorial Debolsillo es muy mala, y que existen otras, como la de Alfaguara, mucho mejores. Yo he leído la de Debolsillo y no me ha desagradado, pero bueno, está bien saber lo que se comenta por ahí.

(*) "So we beat on, boats against the current, borne back ceaselessly into the past." en su versión original en inglés.


Firma invitada: Iñaki

También de Scott Fitzgerald: Hermosos y malditos

7 comentarios:

Maese Salakov dijo...

Mi amigo Iñaki -este articulista no, otro- se atreve a decir que uno cree que Dostoievski es el más grande escritor que ha existido... hasta que lee a Scott Fitzgerald.

No lo sé, pero yo hace unos días que estoy con su "Hermosos y malditos" y me está flipando. Qué bueno, qué bueno, qué bueno...

Probablemente, "El Gran Gatsby" caiga próximamente, así que gracias por la reseña...

Jaime dijo...

Gracias por la reseña, Iñaki, que me anima a lanzarme a por Fitzgerald. Me recuerda en algo a Ciudadano Kane, ¿no? Y, por cierto: ¡bienvenido al blog!

Iñaki dijo...

Muchas gracias a todos, es un privilegio colaborar con este blog!
En la línea de "El Gran Gatsby" os recomiendo la lectura del cuento
"Sueños de invierno", también de Fitzgerald.

Mitt dijo...

¿Alguien lo ha leído en inglés? ¿Creéis que será muy complicado para una persona con un nivel de inglés alto pero no bilingüe? Creo que las grandes obras maestras se deberían leer en versión original, igual que las buenas películas hay que verlas así... Pero claro, esto es tarea imposible para la mayoría de los mortales.

Paula dijo...

Pues yo la he leído en inglés, Mitt, y no creo que fuera una obra particularmente complicada de leer en ese idioma... Aunque claro, depende del nivel de cada uno. Siempre puedes empezarla en inglés a ver qué tal :)

Anónimo dijo...

Adoro este libro. Leí primero la edición Debolsillo y luego en inglés y coincido en que la traducción al castellano de Debolsillo es bastante mala. Si podéis, evitadla.

Joseph Kovacs dijo...

Pues la frase con la que empieza aún es mejor "Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien, ten presente que no todo el mundo ha tenido tus mismas oportunidades." Genial.