viernes, 12 de marzo de 2010

Miguel Delibes in memoriam


Esta madrugada ha muerto, a los 89 años, Miguel Delibes, sin duda una de las figuras imprescindibles de la narrativa española del siglo XX. Periodista y escritor profesional en el sentido más pleno del término, Delibes publicó una obra extensísima que tanteó géneros y técnicas muy diversas: el realismo casi tremendista en El camino o Las ratas; el monólogo interior en la que se considera su obra maestra, Cinco horas con Mario; la experimentación técnica en Los Santos Inocentes (que también figura entre sus mejores novelas) e incluso la novela simbólica en Parábola del náufrago o la histórica en su última gran obra, El hereje.

Miguel Delibes siempre se describió a sí mismo como "un hombre sencillo": un vallisoletano por nacimiento, pero también por vocación (rechazó en varias ocasiones trasladarse a Madrid; un cazador experto -varios de sus libros tratan, directa o indirectamente, sobre la caza-; un defensor de los valores y la dignidad humana frente a la opresión del poder y del dinero, pero también frente a un progreso irracional e inhumano. Sus últimos años estuvieron plagados de merecidos reconocimientos: el Premio Príncipe de Asturias en 1982; el Premio Nacional de las Letras Españolas en 1991; el premio Cervantes en 1993, y varias nominaciones al Premio Nobel, que quizás no logró nunca por tener un perfil y una carrera paralelas a las de Camilo José Cela, que sí lo ganó varios años antes.

Se ha ido Miguel Delibes, pero nos queda una obra amplia, densa y magníficamente trabajada; y nos quedan también las adaptaciones cinematográficas de algunas de sus películas, varias de ellas excelentes, como Los Santos Inocentes, con Alfredo Landa y Paco Rabal en los papeles protagonistas.

Fuente de la imagen: Miguel Delibes

Reseñado en el blog: La sombra del ciprés es alargada

4 comentarios:

Ensada dijo...

Bueno, iba a publicar también un comentario, así que me lo ahorro.

Delibes era el mejor, lo siento por Cela.

Santi dijo...

Yo, como narradores, no sabría muy bien con cuál quedarme, porque los dos fueron novelistas excelentes. Eso sí, como persona y por el mensaje que transmiten sus obras, me quedo también con Delibes, con mucha diferencia.

Iñaki dijo...

Suelo entrar a este blog de vez en cuando. Pero hoy me siento obligado a dejar una reseña hacia aquel hombre "sencillo" que tanto nos hizo disfrutar con su literatura amena, sencilla y popular. ¿Quién no recuerda la famosa expresión de "milana, bonita" en "Los santos inocentes"? Vaya desde aquí mi recuerdo más emotivo hacia Miguel Delibes, con la esperanza de que no deje de escribir allá donde esté.

Maese Salakov dijo...

El mejor escritor español de las últimas décadas, el único que supo radiografiar el carácter de Castilla, con toda su belleza y su crudeza.

Y el año pasado se nos fue Benedetti y este año Delibes. Qué triste que ya no nos quedan GRANDES...