martes, 5 de mayo de 2009

Gabriel García Márquez: El amor en los tiempos del cólera

Idioma original: español
Año de publicación: 1985
Valoración: imprescindible

"Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados." No sé cómo lo consigue García Márquez, pero lo cierto es que todas sus novelas comienzan con una frase memorable, que te sumerge de inmediato en ese ritmo inconfundible de su obra y funciona como un cebo perfecto, anticipatorio. Porque, en efecto, esta novela cuenta la historia de un largo amor contrariado: el de Fermina Daza y Florentino Ariza.

En los comienzos de su amor, Florentino Ariza es un muchacho escuálido y retraído, y Fermina Daza, una colegiala de andares altivos. Él recita de corrido toda la poesía de los románticos españoles y come rosas de puro enamorado; ella escucha por las noches sus serenatas de violín y roba tiempo a sus tareas para buscar hojas que enviarle, secas, en sus cartas de amor. La irrupción del padre de Fermina acaba con este tiempo de alucinación feliz y abre un abismo entre ellos que durará casi toda la vida.

García Márquez logra una difícil proeza en este libro: pese a usar todos los tópicos del amor romántico de folletín, la historia no parece en ningún momento cursi ni afectada. De hecho, puedo decir que es la historia de amor más bonita y mejor narrada que he leído nunca.

También de Gabriel García Márquez: Cien años de soledad.

13 comentarios:

Guillermo Gómez dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Jaime. Es uno de mis libros favoritos.

Santi dijo...

Hace un montón de años, cuando estaba empezando la carrera creo recordar, me dio por leer todo lo que caía en mis manos de García Márquez -algo que es una experiencia sin igual, pero que también puede provocar un empacho de adjetivos...-.

En fin, que yo situaría El Amor en los tiempos del cólera por detrás de otras obras de Gabo, como Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba o Crónica de una muerte anunciada, o incluso de otras obras "menores" como La hojarasca o El general en su laberinto.

Es verdad que es una novela bonita, pero en mi opinión no llega al nivel de las otras, que son más universales o más trascendentales, no sé si me explico, precisamente por ese aire de culebrón venezolano (o colombiano) que inunda la historia a veces.

Resumiendo, para mí es "muy recomendable", mientras que las demás obras de Gabo son "imprescindibles". Pero vamos, tampoco vamos a sacar las pistolas por eso :)

Jaime dijo...

Está claro que con García Márquez no nos pondremos jamás de acuerdo, Santi. No olvido el poco aprecio que le tienes a "El otoño del patriarca", que a mí me parece genial. Con "Cien años de soledad" estoy de acuerdo, y "Crónica" es una obra maestra, pero... ¿"El general en su laberinto"? A mí no me convence nada. Me parece que no logra elevarse de la mera sucesión de anécdotas bolivarianas. No me dirás que ésa es más universal...

Santi dijo...

Pues no, me temo que no nos pondremos de acuerdo. Alguna vez ya he comentado que El otoño del patriarca está entre mis libros más odiados: nunca he podido terminarlo, y dudo que le dé una tercera, cuarta o quinta oportunidad...

Sobre El general en su laberinto, hablo de memoria, porque lo leí hace mucho, pero sé que me gustó, me dejó un buen recuerdo en su mezcla de aspectos humanos e históricos para crear la figura de Bolívar. Casi diría, para provocarte más que nada, que con un toque a lo "Stefan Zweig" :)

La oyente dijo...

Hola, un libro al día.

Encontré este blog a través de otros(típico) y me gusta mucho! Me gusta eso de un libro al día, pudiendo ver títulos muy conocidos al lado de otros menos nombrados de forma diaria. ¡Enhorabuena!

En cuanto a esta entrada...mi opinión, si no molesta, es similar a la de Santi...de García Márquez hay otros que me resultaron mucho más buenos, y cómodos de leer.

Saludos!!

Paula dijo...

A mí me encantó "El amor en los tiempos del cólera", aunque no creo que escape a la cursilería. Además, es una historia de amor unilateral: en realidad Ferminadaza no llega a querer a... no me sale su nombre (¿Jacinto? ¿Constantino? ¿Avelino?) hasta que son un par de viejecitos.
Respecto a la versión cinematográfica, los que no la hayáis visto no oséis hacerlo JAMÁS; los que sí, deberíamos sacarnos los ojos lo antes posible... Lo único que se salva es la banda sonora: decidme si no es preciosa (aunque igual me matáis...) => http://www.youtube.com/watch?v=kE7QgPS9vZs

Jaime dijo...

Jajaja, ¡vaya estocada por la espalda lo de Zweig! Bueno, está bien, Santi, hagamos un pacto entre diferentes y aceptemos que podemos no estar de acuerdo sobre Márquez. Básicamente porque yo también leí hace mucho "El general en su laberinto" y más allá del mal sabor de boca, no tengo más argumentos contra ti, jejej..

¡Bienvenida, Oyente, y muchas gracias por comentar! Por supuesto que no molesta tu opinión, todo lo contrario. Ojalá podamos contar con ella muchas veces.

Paula, no se me había pasado por la mente ver la peli, pero gracias por la advertencia.. La música sí que es bonita. En cuanto a lo del amor unilateral. En parte sí, claro, es Florentino (que no "Avelino", que es el de las Matrimoniadas de José Luis Moreno, jajaja!.. seguro que no te pierdes una, ¿eh?;), es Florentino Ariza, digo, el que piensa en ella toda su vida y la espera hasta que muere su marido, pero Fermina, de joven, estuvo perdidamente enamorada y luego no necesita mucho para volver a enamorarse. Casi se da a entender que secreta, quizá inconscientemente, no dejó de corresponderle nunca. (Y bueno, de todas maneras lo de que él la "espera" también hay que matizarlo, porque no es que sea un dechado de castidad, precisamente...)

esti dijo...

pues yo no lo he leído..
pero garcía márquez dice que,
a pesar de que "cien años de soledad" es un libro "mítico",
la obra por la que se le recordará es "el amor en los tiempos del cólera"..
al parecer, es la historia de sus propios padres.

Jaime dijo...

Aprovecho para darle las gracias a Marta por regalarme este libro. Que calla humildemente, pero seguro que está pensando "y el capullo este no dice nada.. ¡desagradecido!", jejej..

Marta Fort dijo...

Para mí, sinceramente, el mejor que he leído del gran Gabo. Es de esas novelas que, sin contarte nada del otro mundo e incluso teniendo tintes de cursilería, están tan bien escritas que te atrapan y hacen que las sientas como algo extraordinario. Me llegó hasta la médula y la disfruté muchísimo, y creo que en lo que me queda de vida le debo una segunda lectura. Sólo por el mero placer de volver a saborearla...

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

Me entró por curiosidad por leer este libro después de que mi profesora de lengua de 2º de bachiller dijera que el protagonista es el único hombre enamorado de verdad. O algo así, tampoco que es que recuerde las palabras exactas… Y lo leí y tampoco me pareció nada del otro mundo.

Diana Gómez dijo...

Una encantadora lectura, lo disfruto realmente. Sin embargo esperaba que esta vez me librara del mal sabor que me queda al leer los encuentros sexuales o deseos hacia niñas de 12 años, es mi único reproche. Alguien que me ayude a entederle?

Diana Gómez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.