miércoles, 3 de febrero de 2021

Martín Caparrós: El tercer cuerpo

Idioma original: español

Año de publicación: 1990

Valoración: recomendable 

El tercer cuerpo es el primer texto de ficción que leo de Martín Caparrós. Es una novela de 1990 y he de reconocer que cuando accedo a esos textos en autores más o menos contemporáneos tengo ciertas manías en situar los textos temporalmente y suelo referirlos en dos hitos tecnológicos recientes pero fundamentales. ¿Dominaba ya internet el planeta en 1990? ¿Y la telefonía móvil?

Puede que parezca un planteamiento estúpido y que los puristas me acusen de deshacerme, de un manotazo (bueno, dos manotazos) de las premisas de un mundo previo a esos avances. Pero es que hay novelas que son deudoras del tiempo en que se desarrollan incluso en pequeños detalles nimios y esta es una, no negaré que su condición relativa de novela "negra", que, conforme uno lee, sitúa en ese contexto y llega a pensar que algunos de las escenas serían, hoy, evitables con todos los adelantos tecnológicos. Pero ello no supone un impedimento para disfrutarla. Primero de todo porque Caparrós es un escritor de muy buen estilo y sabe dosificar los golpes sucesivos y generar en el lector un suspense que, aunque he de reconocer que la novela puede decir que va de más a manos, progresa en una especie de trama de cajas chinas donde los engaños y las jugarretas me han recordado a algún clásico del cine argentino post-default.

Matías Jáuregui, bonaerense, es, más que un detective propiamente dicho (de los de despacho mugriento, secretaria despistada y amantes en cada puerto), una especie de buscavidas con contactos variopintos. Cuando López Albade, amigo de la familia, le encarga indagar sobre tres cadáveres desaparecidos (el último, el de una familiar) y en esa indagación, incluso la mera aceptación del encargo, irá desvelando que las raíces de los hechos y sus causas son profundas y de alcance incierto, en esa investigación irán surgiendo personajes arquetípicos de estas tramas (submundo, adicciones, pasados oscuros, negocios que son tapaderas, etc.) y la novela también realizará un ligero viraje político apelando a los sórdidos tiempos de la dictadura militar pues Jáuregui, descendiente de militares, ha tenido en su juventud más reciente los típicos escarceos de militancia que los regímenes totalitarios suelen tolerar tan mal. Jáuregui se reúne, visita, pregunta, parece acercarse al meollo del asunto, pero pronto se da cuenta de que un hecho tan absurdo como retirar los tres cadáveres de un cementerio de un barrio de clase alta esconde algo turbio y esquivo, y no tarda en darse cuenta de que su elección como investigador no ha sido casual.

Sin llegar a amagar con el absurdo o el post-modernismo, diría de El tercer cuerpo que es, especialmente en su conjunto, una novela donde la forma se impone ligeramente al fondo: dudo que Caparrós quisiera escribir una policial pura y dura, y en algún momento ese uso de la jerga y los diálogos me han recordado a un Saer más concreto, pero obviamente, ni un reproche, aunque a veces estemos más ante una secuencia de escenas impecablemente narradas que ante una novela al uso, planificada y estructurada.

4 comentarios:

Gabriel Diz dijo...

Hola Francesc: supongo que el clásico del cine al que te refieres es “Nueve Reinas”. Respecto del libro me lo apunto porque Caparrós me gusta escribiendo ficción (más que escribiendo crónica o periodismo).

Saludos

Roberto Sáez dijo...

A mi me ocurre lo contrario. Me parece mucho mejor cronista o ensayista que novelista. Y eso que me divertí con Los Living! Saludos

Unknown dijo...

Ese libro, está editado en bolsillo actualmente o está descatalogado Francesc?

Francesc Bon dijo...

Buenas: pues lo que he leído en periodismo de Caparrós me parece que tiene más alcance. Sí era esa película, posterior al libro pero en una sintonía similar. No sé si está descatalogado, mi copia la obtuve en mi suministrador oficial de libros de viejo.