lunes, 25 de noviembre de 2019

H.G. Wells: Ruedas de fortuna

Idioma original: Inglés
Título original: Wheels of chance
Traducción: Lía Peinador
Año de publicación:1896
Valoración: Recomendable

Ya era hora. Después de casi 4000 reseñas, por fin traemos a ULAD un libro "cicloturista". Pero no será el diario de mis pedaladas veraniegas por los puertos de Somiedo, la épica biografía de algún mítico clasicómano o un sesudo ensayo acerca de la evolución de mis queridas bicicletas desde los lejanos tiempos del alemán Karl von Drais hasta los actuales de cambio electrónico, sillines antiprostáticos y frenos de disco en bicis de carretera. ¡Será una novela (y no de ciencia ficción precisamente) de H.G. Wells!

¿Wells? ¿El de “La guerra de los mundos”, “La máquina del tiempo”, “El hombre invisible” o “La isla del doctor Moreau”? ¿El clásico de la ciencia ficción? ¿El precursor del género distópico? Sí, el mismo Herbert George Wells.

Por si esto fuera poco, la sorpresa inicial aumenta al comprobar que este ligero y encantador “Ruedas de fortuna” fue publicado apenas un año después que “La máquina del tiempo” y un año antes que “El hombre invisible”. Pese a ser del mismo período del autor, el cambio de registro, en lo argumental y en lo estilístico, es tan radical que no parece una obra de Wells.

En cuanto al argumento, “Ruedas de fortuna” parte, como tantas otras novelas, de un viaje. En esta ocasión, se trata del viaje en bicicleta que el señor Hoopdriver, gris empleado de una tienda de telas del sur de Londres, emprende por el sur de Inglaterra en el año 1895. Lo que inicialmente es un viaje de evasión o de placer se convierte, merced a un lamentable incidente con una misteriosa joven de traje gris, en una huida, en una búsqueda de libertad.

En cuanto al estilo, resulta sorprendente por lo alejado de las obras más conocidas del autor. Las primeras líneas de la novela dan el tono general de la misma. Un comienzo “saltarín”, descripción del protagonista y pequeña digresión sobre la literatura (no centrarse en la anécdota, sí en la revelación indecorosa), nos descubre a un narrador distante, con mucha retranca y que hará gala de buenas dosis de humor inglés a lo largo de toda la novela. Igual estoy equivocado, pero no recuerdo yo esta faceta del autor en ninguna de su obras “grandes”.

Todo lo anterior hace que en “Ruedas de fortuna” se vayan alternando varios géneros, comenzando por la novela humorística (casi picaresca) y pasando por el melodrama, el folletín o la novela de misterio o detectivesca hasta llegar a la novela social. Porque, pese a que un argumento apenas anecdótico pueda hacer pensar en lo contrario, “Ruedas de fortuna” incluye, sobre todo en su tramo final, parte importante del ideario de H.G. Wells. Además de en las modificaciones que se producen en la sociedad como consecuencia de la aparición de un nuevo medio de transporte que multiplica de forma exponencial las posibilidades de movimiento de las personas, el trasfondo social de la novela se observa, fundamentalmente, en las constantes menciones al feminismo del final de la era victoriana (el New Woman), en la crítica a la hipócrita sociedad de momento, en la velada lucha de clases o en la reivindicación del poder de la educación como “ascensor social”, lo que emparenta en cierta forma a “Ruedas de fortuna” con otras obras del autor.

Pero no es solo esta moraleja o parte social lo que otorga valor al libro. Es, principalmente, el hecho de ver a un Wells en un registro diferente al habitual, más ligero, más "cachondo", más divertido, lo que hace de "Ruedas de fortuna" una obra menor (si se quiere) pero perfectamente disfrutable y recomendable.

P.S.: Esta obra fue publicada en castellano en el año 1935. Han tenido que pasar 83 años para que una pequeña y joven editorial leonesa, Ediciones Menguantes, se lance a su reedición. Por cierto, en ella se incluye un pequeño prólogo en el que los editores cuentan su excursión por tierras inglesas siguiendo las huellas de Hoopdriver. ¡Qué envidia!

También de H.G. Wells en ULAD: La máquina del tiempo

7 comentarios:

Ediciones Menguantes dijo...

Gracias Koldo, nos alegramos de que hayas disfrutado con esta obra poco conocida de Wells.
¡Un abrazo y a seguir pedaleando!
Ediciones Menguantes

Isabel dijo...

Aquí una lectora que ha disfrutado enormemente de este libro, de su atractiva lectura y de sus mensajes. He tenido la suerte de asistir a la preciosa y preparada presentación que hicieron de este libro, los componentes de ediciones menguantes. Saludos para ellos.

The Teacher dijo...

Me atrae este autor desde pequeña, he leído algo de su ciencia ficción y me encantó la biografía novelada que David Lodge hizo en "A Man of Parts", contando sus ideas sociales, su poco convencional vida amorosa y sus bicicleteos. Los pormenores sobre el libro me han devuelto el interés por H G Wells y sin duda iré a por él. Gracias por despertarnos el apetito con vuestras reseñas.

Koldo CF dijo...

Muy buenas!
Lia y José (y, aprovechando, también a Isabel): Gracias a vosotros. El esfuerzo de las editoriales pequeñas (y minúsculas) en un mundillo en el que 2 grandes se reparten todo el pastel es digno de elogio. Desde luego, en ULAD tenéis un espacio que creemos que merecéis.
The teacher: El libro "mola", pero fuera prejuicios o expectativas por tratarse de Wells. Digamos que es otro Wells.

Un saludo y gracias por visitarnos

Unknown dijo...

Un hurra por ediciones menguantes y por koldo¡. Mayor Thompson

Koldo CF dijo...

Hurra!! Muchas gracias

Anónimo dijo...

Un autor maravilloso. Wells es una de los padres de la literatura de ciencia ficción, pero mucho más. Sus cuentos son extraordinarios. Sus novelas costumbristas sobre la sociedad británica de su tiempo siguen la mejor estela de la sátira bienhumorada dickensiana. Borges decía de Wells que era un autor oceánico que cada x tiempo nos regalaba con otra pequeña obra maestra desconocida hasta el momento. Por ejemplo, esta deliciosa "Ruedas de fortuna." Gracias señor Wells por seguir haciendo la felicidad de los lectores. Un lujo.