viernes, 10 de junio de 2016

Álvaro Mutis: Amirbar

Idioma original: Español
Año de publicación: 1990
Valoración: Muy recomendable

Hoy toca saldar una de las muchas deudas pendientes que aún tenemos en ULAD: la de no haber reseñado ninguna obra de Álvaro Mutis, uno de los autores latinoamericanos más importantes y reconocidos (Premio Cervántes, Premio Príncipe de Asturias, etc)  de la segunda mitad del siglo XX.

Y qué menos que hacerlo con una de las obras que componen el famoso ciclo de Maqroll el Gaviero, principal y casi único personaje de la obra del colombiano. Maqroll el Gaviero, el eterno errante, el perpetuo vagabundo, el hombre solitario, culto, leal, el personaje inolvidable.

Elegimos "Amirbar", que es la cuarta novela del ciclo.

 - ¿La cuarta? ¿No podíais haber elegido la primera?
 - Pues sí, pero lo bueno es que todas las novelas que componen el ciclo se pueden leer de manera independiente, aunque tengan elementos comunes.

Al tema. En esta ocasión, nos encontramos a un Maqroll enfermo de malaria en un hotelucho californiano de mala muerte. De allí es rescatado por un viejo amigo que ejerce de primer narrador de la historia, papel que cede con posterioridad al propio Maqroll, el cual, mientras se recupera definitivamente, cuenta en primera persona su particular "fiebre del oro", de la que él mismo dice:
"Esto de las minas de oro es algo sobre lo cual no se puede hablar a la ligera. Es como un lento veneno que nos va invadiendo y del que solo nos damos cuenta cuando ya es muy tarde"
Esta "fiebre del oro" le llevará fuera del mar, su elemento natural y escenario de sus anteriores errancias. En tierras del interior, de la cordillera, Maqroll buscará minas abandonadas en las que tiempo atrás se intentó la extracción de oro para él volver a probar fortuna. Hallará finalmente una, a la que conoceremos con el nombre de Amirbar, sonido que cree oír en sus noches de soledad en la mina y que procede del árabe "al emir bahr (almirante)" y que significa en Georgia "jefe del mar" (¡siempre el mar, Gaviero, siempre el mar!).

Con la única compañía del clarividente Eulogio y, posteriormente, de la extraña Antonia se embarcará en la delirante y antinatural (sí, tan antinatural como sus relaciones con Antonia) tarea de la explotación de las minas. La dureza del trabajo, la soledad y la peculiar personalidad de los personajes hará que todo, absolutamente todo, vaya lentamente deteriorándose, llevando al Gaviero a otro de sus acostumbrados fracasos.

Es esta una novela de personajes. O, más bien, de un personaje: el Gaviero, omnipresente, centro de la novela, dominándolo todo, aunque los "secundarios" como Antonia, Eulogio o la hermana de éste, Dora Estela, son también personajes muy bien construidos. Todos ellos forman un conjunto casi perfecto.

Y una novela en la que también aparece la situación político-social de Colombia, aunque en ningún momento se nombre de forma explícita, con guerrilla, asesinatos masivos e indiscriminados, militares corruptos, etc.

Pero es, fundamentalmente, una novela sobre la vida y sobre cómo aceptarla o hacerla frente tal como viene, sin rodeos. Igual que Maqroll.