viernes, 13 de diciembre de 2013

Uxue Alberdi: El juego de las sillas

Idioma original: euskera
Título original: Aulki-jokoa
Fecha de publicación: 2009
Valoración: recomendable


Todos conocemos el juego de las sillas y cómo cada participante termina, antes o después, por abandonar el mismo. El juego de las sillas de Uxue Alberdi es también, además del conocido pasatiempo infantil, la metáfora que la joven autora utiliza para hablarnos de la vida de las tres mujeres protagonistas de este libro: Teresa, Martina y Eulalia.

A las tres las conocemos cuando son niñas, así como en su juventud y ya ancianas, en la actualidad, mientras recuerdan lo vivido y se preguntan qué les quedará aún por ver. Como la memoria no es lineal, la narración de la vida de estas tres mujeres tampoco lo es: sus historias (tanto las que conciernen a cada una de ellas como las que viven en común) aparecen fragmentadas, formando un puzzle que pieza a pieza formamos a medida que avanza la lectura.

Alberdi ha escrito una novela (su primera novela, no lo olvidemos) en apariencia sencilla, que sin embargo deja ver que hay un gran trabajo detrás. No sólo por la estructura (perfectamente hilada, a pesar de la fragmentación), sino porque la autora ha sabido dar a sus protagonistas unos caracteres perfectamente definidos (Teresa sería la personificación de la rebeldía; Martina, la de los sentimientos; y Eulalia, la de la imaginación) que funcionan a la perfección para lo que nos quiere contar.

El juego de las sillas es una novela de vivencias, en la que no hay sitio para grandes hazañas o acontecimientos. Aquí conocemos el día a día en un pequeño pueblo, las simpatías y antipatías entre los vecinos (que crecen y evolucionan como si tuvieran vida propia), las desgracias, la guerra, el amor... pero, sobre todo, nos hacemos eco de la voz de los ancianos, que tantas veces dejamos de lado a pesar de lo mucho que nos tiene que enseñar.

2 comentarios:

Mitsui Salgado Saito dijo...

:)

María dijo...

Me lo acabo de terminar, más de lo mismo, lo único salvable es la reflexión sobre la vejez, pero para profundizar el asunto Diario de una buena vecina de Doris Lessing