martes, 24 de abril de 2012

Iván Repila: Una comedia canalla

Idioma original: español
Año de publicación: 2012
Valoración: Recomendable

Dr. Santos: Bueno, pues ya está aquí la novela de Iván, Una comedia canalla.
Daiana Broom: Sep. ¿La has leído ya?
Dr. Santos: No es que la haya leído, ¡la he vivido! Qué falta de respeto, meterle a uno así en estos berenjenales...
Daiana Broom: Una buena paliza se merece ese bocazas. Mira que hablarle a todo el mundo de nosotros... Estoy por reunir a la banda e ir a buscarlo.
Dr. Santos: Bueno, pero así entre nosotros... la novela es divertida, ¿eh? Anda que no se le va la olla ni nada, al Iván...
Daiana Broom: Sí, en eso tienes razón. Reír, me he reído un rato. Tanto, que no sé si darle la enhorabuena por haber escrito algo tan divertido o recomendarle un psicólogo. O que deje de beber.
Dr. Santos: O las tres cosas. Es que tampoco es fácil escribir una novela de acción burra y alocada como esta, y hacerlo bien, ¿eh? Que es que te engancha y ya no la sueltas...
Daiana Broom: Claro. A veces, parece que escribir algo así es fácil. Ya sabes, pones las cuatro chorradas que se ocurren un día tonto, escribes un par de chistes fáciles sobre fumar porros y ya tienes un libro. Y no es así. Teniendo en cuenta todas las subhistorias que hay bajo la trama principal, todos los personajes que aparecen (que somos unos cuantos, y cada uno más border que el anterior), lo lógico habría sido que la acción se desinflara a medio libro, que no hubiera podido mantener el ritmo. Y ocurre todo lo contrario: una vez que empiezas a leer, no paras.
Dr. Santos: Pues sí, consigue mantener el ritmo... A mí me recordaba a las primeras películas de Guy Ritchie, Lock & Stock o Snatch, con esas historias cruzadas de gangster patosos y matones brutales, que al principio parece que nada encaja pero al final todo se entrelaza. En este caso, en esa escena final alucinógena del campo de fútbol...
Daiana Broom: Ja, ja, ja, sí, esa escena es memorable. Aunque yo recuerdo especialmente la "conversación" con la anciana china. ¡Cuánta sabiduría en tan pocas frases!
Dr. Santos: Es que no falta de ná: una familia de chinos en un autobús, mafiosos brutales, asesinos en serie, perros sabiondos, un marine alucinado... Y mucho ron, mucho, mucho ron. Y mucha maría...
Daiana Broom: ... y mucha sangre. El cocktail perfecto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial!!!
Esta reseña me ha encantado tanto como la novela.

"Una comedia canalla" es puro divertimento. Al imaginarte los personajes se te escapa una sonrisilla que se vuelve carcajada al avanzar la historia. Bueno, historiaS cruzadas, alocadas, trepidantes. Descojonante el personaje de la abuela china y el final!

Personalmente le pondría de banda sonora la canción "Jardín del olvido" de Estopa (le va al pelo!) y... a reir!

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

¿El libro de vuestro compañero y no le ponéis un “imprescindible” 0_0?

Paula dijo...

...

Anónimo dijo...

Aquí no nos casamos con nadie. ¡Ni entre nosotros!