sábado, 10 de marzo de 2012

Cómo publicar un libro. Basado en hechos reales.

Resulta que sí, que la semana que viene sale a la venta mi primera novela publicada. ¡En estos tiempos! Y consultado el Consejo ULADiano a propósito de escribir un post sobre el tema de publicar un libro de ficción, decidimos que tal vez podría ser interesante para algunos de nuestros lectores explicar un poco qué hice y cómo lo hice. Así pues, allá vamos.

Bien, lo primero que hice fue escribir una novela. Cuando la terminé, se la di a algunos amigos acostumbrados a leer (incluyendo algún sospechoso habitual de ULAD) y a otros no tan acostumbrados, para que la leyeran y me escribieran con sus impresiones: errores encontrados, sugerencias, opiniones sinceras, valoraciones de capítulos específicos y de la obra en conjunto... Esas cosas. Me pareció importante escuchar las voces de esos dos sectores, el lector habitual y el esporádico, porque ambos podían aportar visiones diferentes sobre un mismo texto.

Lo segundo que hice fue debatir/discutir/liarme a golpes con cada uno de ellos para llegar a conclusiones interesantes. Fueron dos o tres meses de emails y de cambios en el texto: algunos porque el razonamiento de mi interlocutor era impecable, otros porque su idea provocaba en mí la aparición de una nueva, e incluso hubo ciertos cambios que llegaron por arte de magia, como si hubiera partes del texto que yo no sabía que me disgustaban y, al hacerlas "públicas", mi "lector interior" me pusiera las cosas en orden. Por supuesto, cuando terminé la reeescritura de la novela y puse el punto final, ya estaba de ella hasta las narices.

Lo tercero que hice fue registrar la obra de forma oficial. En general, mi planteamiento sobre esto era que quién podría estar interesado en plagiarme un libro o una idea, sabiendo que a) ya está todo escrito, y b) hay como tropecientas mil novelas por todas partes. Pero luego, navegando por internet, lees casos realmente brutales de gente que, todavía hoy, copia alegremente una novela de otro y la publica con sus santos cojones, y hasta hace entrevistas y la hostia, y te quedas mosca. Así que la registré.

Lo cuarto que hice fue escribir una carta modelo para las editoriales. La carta tenía dos folios y constaba de los siguientes apartados: fórmula habitual de presentación ("les envío este manuscrito para que valoren...", etc.), características del texto (título, número de páginas, género), breve sinopsis argumental (como la que podría ir en la contraportada, caso de su publicación), argumentos de venta (público lector al que podría ir dirigida, competencia con libros del mismo estilo, posibilidades de promoción personales o estrictamente vinculadas al texto, etc.) y una breve biografía personal, apenas centrada en lo literario (qué coño iba a decir si nunca había publicado un libro). Para cerrar, una despedida elegante y mis datos de contacto.

Lo quinto que hice fue una selección de editoriales. ESTO ES IMPORTANTE. Hay que ser un poco espabilado y saber a qué puertas debes llamar, más o menos: si el libro es una novela histórica, por ejemplo (no fue mi caso), pues lo lógico es enviarlo a todas aquellas editoriales que suelen publicar libros así. Si tienes dudas, haz lo que yo hice: de librería en librería y apuntando nombres de editoriales como un loco. Luego, a través de internet, fui estudiando un poco cada una: dirección, novedades... Solía fijarme en si publicaban a autores españoles, y también en la parte de presentación: muchas editoriales explican en su "quiénes somos" qué tipo de libros les interesa publicar, y con esto te puedes hacer una idea de si tu obra puede "caber" en su catálogo o no. Al final, tenía unas 40 en la lista. La mitad de ellas decían claramente en su web que no aceptaban manuscritos no solicitados. La otra mitad eran receptivas.

Lo sexto que hice fue agrupar las editoriales por bloques: de más interesante (para mí) a menos; y con "interesante" quiero decir tanto "las que me gustan" como "las que pueden hacerme caso", no sé si me explico. Las últimas de la lista eran aquellas que decían no querer recibir manuscritos.

Lo séptimo que hice fue imprimir, encuadernar y comprar sobres grandes. Una pasta. Cada vez que me dejaban solo con una impresora sacaba el pen drive y la liaba parda, os lo juro. Iba siempre con mochila, por si podía imprimir alguna copia. Me gasté un montón de dinero, al final. No imprimí todas las copias a la vez, sino las que necesitaba para cada "bloque" de editoriales. Si el primer bloque eran 6, pues imprimía 6, con sus cartas de presentación.

Lo octavo que hice fue ir a Correos y rezar. Hacía un envío "masivo" (para varias editoriales a la vez, nunca muchas) cuando conseguía el dinero suficiente para las copias. Un envío cada tres o cuatro semanas, más o menos.

Lo noveno que hice fue esperar. Y esperar. Y esperar...

Lo décimo que hice fue empezar a recibir cartas, emails e incluso llamadas de rechazo. Lo normal, según pensaba. Lo de la llamada fue bastante inquietante, porque la hicieron desde una editorial "de las gordas" para decirme, atención, que les había gustado la novela pero que no me la iban a publicar. Ah, muy bien, la fiesta muy bien, la gente muy maja. En fin, cosas que pasan.

Mientras seguían llegando mensajes de rechazo y casi había terminado de enviar el manuscrito a las 40 editoriales de mi lista, ya había empezado a escribir la segunda novela. ESTO TAMBIÉN ES IMPORTANTE. Si hacemos caso de todas esas leyendas de escritores o artistas en general que fueron sistemáticamente rechazados hasta que, un buen día, alguien les abrió una puerta, en sus trayectorias tienen algo en común: a pesar de todo, siguieron trabajando. Por cada "no estamos interesados en publicar tu libro" ellos escribían otra página. A grandes rasgos, eso fue lo que yo hice: asumir que la cosa está muy mal, que no me conoce nadie, que se publican muchos libros al año, que la crisis está perjudicando a las editoriales y a las librerías, que hay gente que escribe mejor que yo, que hay gente más guapa y más chula que yo, que quizá ese día en que llegó mi manuscrito el lector estaba pasando un mal momento y le pilló a malas... Quién sabe. Lo único que tenía claro era que debía seguir trabajando.

Así que terminé la segunda novela. Y, como creía de veras que el proceso que había llevado a cabo con la novela anterior tenía sentido, empecé de nuevo: amigos, debates, listado de editoriales, etc. Todo el rollo. Otra vez a gastar pasta en copias. Otra vez a aprovecharme de cualquier impresora que tuviera a tiro.

Por suerte no tuve que gastar mucho: una mañana, a los tres días de realizar el envío al primer bloque de editoriales, me llamó un editor. Os juro que se me salía el corazón por la boca.

De eso hace unos seis meses. El 19 de marzo la novela estará en las librerías.

Supongo que el secreto de todo esto es trabajar mucho y tener suerte. Como con todo en la vida. Y una de esas dos cosas depende exclusivamente de nosotros.


EDITANDO:
Como varias personas han querido conocer el título de la novela, y como de todos modos uno de mis compañeros y Santo Padre Fundador de este blog ya se ha ido de la lengua en los comentarios, creo que mantener el secreto es una tontería. Y tampoco quiero que parezca que estoy haciéndome el interesante. El libro es Una comedia canalla y lo edita la estupendísima Libros del Silencio.
Por último, he pensado que tal vez podría hacer una segunda parte de este post, dentro de unas semanas, contando cómo fue el proceso de edición del texto; es decir, todo el trabajo que vino después de la llamada del editor. Me parece interesante porque demuestra que escribir no es, en realidad, un oficio tan solitario como parece. Al menos no del todo.

14 comentarios:

Yemila dijo...

Muy interesante y muy generoso por tu parte compartir tamaña
experiencia. Y que... ¡FELICIDADES!

Paula dijo...

Sé que este no es un post de autobombo, sino "instructivo" (por llamarlo de algún modo), pero seguro que los lectores que lean este post se preguntarán por el título de la novela y la editorial que la publica, para, en muchos casos, correr a su librería más cercana la semana que viene ;)

A mí no me ha costado mucho descubrirlo (Google no tiene secretos). ¿Se me permite compartirlo?

buho diurno dijo...

Quién la sigue la consigue. Enhorabuena y sigue trabajando en ello. Espero tu siguiente post comentando la experiencia para tu siguiente libro.

Auxi dijo...

Siempre he leído este blog en la sombra, sin hacer comentarios ni seguirlo oficialmente. Y creo que esta ocasión lo merece, así que allá voy.

Gracias, gracias, gracias... No simplemente por los consejos, sino por la fuerza que transmiten tus palabras.

Gracias por recordarme que lo que hago tiene una razón de ser. Que por lo que lucho tiene un sentido, un fin, una meta palpable y real que no sólo existe en mis sueños.

Gracias por ilustrarme con tu ejemplo que puedo conseguirlo. Que soy capaz.

Gracias, de corazón. Un millón de gracias.

Y, sobre todo, enhorabuena. ¿Sería mucho pedir que nos dijeses el título de tu libro y la editorial? Además de escritora, soy toda una devoralibros :D

Un abrazo

Isa dijo...

Enhorabuena! Me alegro mucho de que consiguieras publicar tu novela. Espero que tengas mucho éxito y te publiquen también la segunda en la que estás trabajando.
Un saludo

Irene dijo...

Felicidades. No olvides decirnos como se llama tu novela y la editorial, creo que todos estamos deseando comprarla. Te digo que hay pocas cosas que envidio en mi vida, pero una de ellas es ser capaz de escribir un libro. Así que felicidades por haberlo conseguido, por lo que he leído, más de una vez. Y felicidades porque te han publicado. Suerte

Anónimo dijo...

Quiero saber qué libro es. A ver si alguien se anima a decirlo, tarde o temprano lo sabremos...

Además, una vez publicado el libro podrías hacer una segunda parte de este post hablando del tema promoción, ventas, ofertas para la segunda novela, dinero (si te atreves), críticos, etc...

Santi dijo...

Venga, como Iván es tímido, modesto o prudente, lo digo yo. El libro es este:

Iván Repila: Una comedia canalla, ed. Libros del Silencio.

Saldrá a la venta el 19 de marzo. Yo ya lo he leído en borrador antes de ser publicado, y es una novela muy divertida; una gamberrada, pero muy bien hecha.

Paulo Kortazar B. dijo...

Este es un post antológico. C*jonudo, vamos. Lo he disfrutado mucho y, sin pasarme más de pelota, te digo que espero la segunda parte del post. Incluso podrías hacer un post meta-real describiendo el proceso de relatar (en ULAD y en las redes sociales) la publicación del libro.

Enrique Hormigos dijo...

Eeeeesa segunda parte del post es la buena...

Venga, venga... cuéntanos cómo es negociar y trabajar con un editor :)

En otro orden de cosas: enhorabuena por la pica en Flandes y un saludo.

ferbr1 dijo...

Congratulations (y gracias por poder poner en mi CV que "comparto blog" contigo, jeje). ¡Saludos!

lidia dijo...

Buenas tardes, acabo de llegar a parar aquí buscando información y voilá. He encontrado un blog muy interesante. Gracias.
Me ha surgido una pequeña cuestión respecto al encuadernado, ¿es necesaria una encuadernación buena, o es suficiente la clásica encuadernación con anillas de espirales?
Por otro lado, cuánto tardo tu primera en estar "lista" desde que empezaste hasta que finalizaste debates etc.?

Aún estoy descubriendo tu blog y me parecería muy interesante que dedicases una entrada a escribir sobre el proceso de escritura (borradores, rutina de escritura, tiempo dedicado semalmente y cualquier otra cosa que estimes útil para entender cómo vieron la luz tus proyectos...).

Gracias por todo y enhorabuena por tus publicaciones.
Lidia

Anónimo dijo...

Hola Lidia. Antes que nada, explicarte que este es un blog realizado por un grupo de personas, no sólo una (de otra forma sería una tarea titánica e imposible, supongo). En cuanto a tus preguntas: sí, la clásica encuadernación con espirales es perfecta. Y sobre el tiempo, eso es muy relativo: depende de la extensión del texto, de tu velocidad escribiendo, del tiempo que te tomes corrigiendo... Piensa esto: cuando te sientas bien con la novela, cuando sientas que puedes defenderla, habás terminado el primer borrador. En mi caso, al ser una obra breve, pasó más o menos un año (respondiendo a tu pregunta directa).
Un placer, y sigue visitándonos.

lidia dijo...

Muchísimas gracias por la pronta respuesta.
Enhorabuena entonces a todos los que trabajais en este blog. Será un placer seguir leyéndolo. Un saludo cordial