jueves, 21 de enero de 2010

Max Blecher: Corazones cicatrizados

Idioma original: rumano
Título original: Inimi cicatrizate
Año de publicación: 2009
Valoración: Muy recomendable


Hace tiempo, reseñé como “para regalar” Cuerpo transparente, el libro que recoge la obra poética completa (apenas dieciocho poemas, desgraciadamente) de Max Blecher. Me gustó tanto y me impresionaron de tal manera la historia de este autor y sus motivaciones para escribir, que no pude resistirme a la tentación de hacerme con su obra narrativa. Así, reseño hoy una de las tres novelas que escribió (lamentablemente, no le dio tiempo a más) y quizá la más emblemática, Corazones cicatrizados.

Es, seguramente, su novela más importante por ser también la más autobiográfica, pues en ella relata, a través de su alter ego Emanuel, su estancia en el sanatorio de Berck, en la costa francesa. Enfermo de tuberculosis ósea, el protagonista (y el propio Blecher) se ve obligado a permanecer en el sanatorio y a llevar una escayola que le inmoviliza el torso y lo aprisiona tanto física como psicológicamente. Incapaz de comprender su cruel e implacable destino, Emanuel observa que ninguno de los otros internos (que están en igual o peor situación que él) se ha dejado vencer por la fatalidad, sino todo lo contrario. En el sanatorio surgen amistades, historias de amor, de odio... incluso se celebran juergas nocturnas, como si todos estuviesen sanos y sus caparazones de yeso fueran sólo una prenda accesoria que poder olvidar en cualquier momento.

Emanuel, que aprenderá a asumir su condición y a vivir con ella, expresa con maestría su sufrimiento, un dolor colectivo que se extiende más allá de las palabras que dice y, sobre todo, de las que calla. Pero también habla de las relaciones humanas y de las almas enfermas, de los olvidados y los aislados, y nos abre una puerta hacia un mundo interior completamente desconocido para nosotros.

Otras obras de Max Blecher en ULAD: Cuerpo transparenteAcontecimientos de la irrealidad inmediata / La guarida iluminada

7 comentarios:

Maese Salakov dijo...

De literatura rumana yo solo he leído "Proyectos de pasado" de Anna Blandiana (Ed. Periférica), pero me pareció un muy buen libro de relatos y dejo aquí constancia de ello y lo recomiendo y eso...

Tomo nota, por otra parte, del autor que usted reseña.

Saludos.

Anónimo dijo...

habría que indagar más en la literatura rumana. Cioran, aunque acabó viviendo y escribiendo en francés, también era rumano, y también era brutal como el propio Blecher.
Joaquim Biendicho

Igitur dijo...

Pues yo les recomiendo un autor rumano que leí hace poco. Se llama Alexandru Ecovoiu y tiene una novela llamada Saludos, publicada el año 2010 por la editorial Pre-Textos. Es un libro muy hermoso de corte borgiano. También un libro de relatos breves de tipo fantástico, Los tres niños Mozart, publicado en 2009 por la ed. Adamar.

izas dijo...

Pues muchas gracias por la recomendación. Habrá que investigar a esos autores :)

Igitur dijo...

Hay muchos autores de valía que han pasado inadvertidos, principalmente los que proceden de culturas y lenguas que podríamos llamar “periféricas”.
Curiosamente, Corazones cicatrizados y Blecher han sido un best seller en Alemania, donde lo descubrieron hace diez años y eso produjo que se tradujera a otros idiomas. Pero más bien tarde, ya que él murió el año 38…
El último que mencioné, Ecovoiu, también recibió un premio literario en Alemania, pero en España no se han publicado crónicas, al menos que yo haya leído, pese a que sus dos libros son magníficos.

Alexandru Ecovoiu dijo...

Gracias, Igitur!

javi galván dijo...

Totalmente de acuerdo con Igitur. Me atrevería a sugerir seriamente la figura de Constantin Fântâneru.