viernes, 8 de enero de 2010

Orson Scott Card: La voz de los muertos

Idioma original: inglés
Título original: Speaker for the Dead
Fecha de publicación: 1986
Valoración: muy recomendable

Acabo de leer esta muy recomendable novela, que me ha sorprendido muchísimo. Es la segunda parte de El juego de Ender (que ya reseñaremos, y que resulta también muy recomendable). Como segunda parte, y habiéndote entusiasmado la primera, no tienes muchas expectativas. Pero luego lees que con esta novela el autor es el único escritor de ciencia ficción que ha conseguido los dos premios más prestigiosos del género, Nébula y Hugo, dos años consecutivos, con El Juego de Ender y La voz de los muertos. Así que de partida ya suena interesante.

Nos situamos tres milenios en el futuro de la acción del primer libro. Ender, ahora conocido como el Xenocida, por haber aniquilado completamente la única raza alienígena conocida, los insectores, se ha convertido en el Portavoz de los Muertos. Lo que nadie sabe, excepto su hermana, es que se trata del Portavoz de los Muertos original, el primero, con una apariencia de edad de 35 años, pero una edad real de tres mil. Los viajes espaciales y la criogenización hacen posible que viaje a planetas de la Colonia espacial y la Hegemonía muy alejados entre sí, sin envejecer, para poder cumplir con sus tareas como Portavoz.

Aparece una nueva raza alienígena, los cerdis, que viven aislados en la colonia de Lusitania. Los xenólogos son los únicos que tienen contacto con ellos, y bajo unas reglas muy estrictas para reducir el nivel de contaminación cultural. Nadie quiere, de momento, que se repita un xenocidio. Sin embargo, los cerdis comienzan a realizar acciones incomprensibles para los humanos. Una de estas acciones provoca la llamada del Portavoz a Lusitania. Y Ender viaja allí.

El argumento es sumamente interesante y está perfectamente hilado. A veces da la sensación de tratado de antropología reflexionando sobre los contactos e intercambios culturalesentre diferentes sociedades. Reflexión también sobre prejuicios, valoraciones de antemano y motivaciones religiosas (Lusitania es una colonia católica).

En fin, si habéis leído el primer volumen, este segundo os encantará igualmente, y si no,se puede leer sólo, pues la acción de este no necesita el conocimiento del anterior. Aunque la verdad es que recomiendo la lectura de los dos. Buenísimos para empezar este año.