miércoles, 15 de abril de 2009

Michael Ende: La historia interminable

Idioma original: alemán
Título original: Die unendliche Geschichte
Fecha de publicación: 1979
Valoración: imprescindible


La historia interminable es uno de los libros a los que necesito volver de vez en cuando. Creo que Ende consigue encerrar al lector en la novela misma, de un modo difícil de superar. Para ello se sirve de un artificio muy eficaz: normalmente el lector tiende a sentirse identificado con el protagonista; pues bien, aquí es el protagonista quien se identifica con el lector. El protagonista, de hecho, es un lector, un lector inmerso en un libro llamado La historia interminable. Esta es sólo la primera de las que Borges llamaría "magias parciales" del libro. A partir de esa identificación protagonista - lector, en dirección opuesta a la usual, se sucede un juego de espejos en los que los mundos de la ficción y la realidad se imitan y se entrecruzan.

El signo visible de este juego es una de las características más singulares del libro: el uso de tinta roja y verde. Hasta donde yo sé, todas las ediciones respetan este detalle, que es esencial a La historia interminable. Digo esencial con toda propiedad, porque es esa diferencia de color la que constituye la novela. En rojo se cuenta la historia de Bastian, un chaval que encuentra un libro bellamente encuadernado en una vieja librería, lo roba y decide faltar a clase para leerlo. En verde se cuenta la historia que Bastian está leyendo: las tribulaciones de Fantasia, un país amenazado por un terrible peligro, y de su enferma soberana, la Emperatriz Infantil. La cosa no queda así, claro: el verdadero argumento de la novela está en el cruce ambos niveles, que, por eso mismo, deben ser claramente identificables en todo momento.

Si se tiene en cuenta que el libro que lee Bastian se llama igual que el que el lector tiene en sus manos, se entenderá que puede hablarse de un nivel de ficción y de otro de meta-ficción. Creo (pero puedo equivocarme) que La historia interminable es el único libro en el que se separan estos dos niveles así, gráficamente. A esto hay que sumar un buen número de referencias y homenajes más o menos escondidos. Antes citaba a Borges, y no por casualidad. En un capítulo de la segunda parte aparecen unos monos que arrojan continuamente unos dados con letras al suelo y observan las frases que se van formando al azar. Tienen un antecedente claro en los bibliotecarios de La biblioteca de Babel, que buscan "el Libro" mediante un método muy similar. (El referente más lejano hay que buscarlo en Los viajes de Gulliver.)

Estos juegos de meta-ficción y estos ecos de muchas grandes obras de la literatura, sin embargo, quedarían en nada si la histora en sí misma no mereciera le pena. Eso es lo bueno de La historia interminable: que cualquiera puede disfrutarla, que es conmovedora y divertida, y que no puede dejar de atrapar a cualquier que se acerque a ella con ganas de sumergirse en otro mundo. Como Bastian.

11 comentarios:

Santi dijo...

Para mí, pase lo que pase, Harry Potter y similares nunca podrán sustituir a La historia interminable de Michael Ende, uno de los libros de mi infancia.

Hace poco estuve buscando un ejemplar para regalárselo a Nerea, y no creas, me costó encontrarlo, vamos a tener que hacer una labor de proselitismo para hacérselo conocer a los lectores más jóvenes. Finalmente, en una feria del libro conseguí una edición de RBA que no tenía la misma magia que la que yo leí de pequeño, pero sí, por lo menos, respetaba el juego de letras mayúsculas y colores de tinta, ¡qué menos!

esti dijo...

jo, jaime..
ésta es una de mis eternas lecturas pendientes pero, con lo que cuentas, ¡me han dado muchas ganas de leerlo! :)

Jaime dijo...

Desde luego, este libro merece todo tipo de proselitismos y ganas! Se me había olvidado comentar lo de las letras. Cada capítulo comienza con una de las letras del alfabeto, de la A a la Z, que, al menos en la edición que yo tengo, se presentan con un diseño precioso, en el que se incluyen miniaturas de los acontecimientos del capítulo. De hecho, me están dando ganas de releerlo a mí mismo, y no lo tengo aquí, argghh..

Paula dijo...

Este verano, cuando me pregunte a mí misma: "¿Qué coño leo yo ahora que tengo libertad para elegir, después de un año de imposiciones académicas?", repasaré vuestro blog :D. Y "La historia interminable" será uno de los libros que no pasarán de este septiembre. A ver si me agencio una de esas ediciones bonitas, bonitas... ¡Gracias por las críticas!

Paula

alvarofm dijo...

Ya sólo me quedan unas pocas páginas para acabarlo, y creo que es una obra estupenda, no sólo por la historia que cuenta sino también por las técnicas que utiliza: esa "metahistoria" que involucra al lector, los capítulos que empiezan con todas las letras del abecedario, las alusiones a otras obras literarias...
Una obra genial.

Jaime dijo...

Me alegro de que lo estés disfrutando, alvarofm. ¡Qué envidia insana provoca a veces ver que otra persona descubre una de esos libros que a uno le encantan! Afortunadamente, yo también provoco a menudo esa envidia en otros, muajajaja...

DREICOSITH dijo...

Hola.
No tengo mucho tiempo, pero en verdad vale la pena dejar un comentario sobre esta entrada.
Es un libro exelente que aunque pase el tiempo, al voverlo a leer, vuelves a sentir toda esa magia que contiene. Lo unico malo es el hecho de que al igual que Fantasia las personas lo estan olvidando, cuando tube la oportunidad de leerlo por primera vez, fue hace mucho tiempo, me lo habian prestado pero no hace mucho alguien me hizo recordarlo y me dedique a buscarlo y efectivamente como dice "Santi" es dificil de conseguir. Aun mas si como yo buscabas una de las primeras ediciones y al igual que el lo encontre en una feria del libro, algo viejo y mal tratado pero valia la pena... en este mismo momento lo estoy "restaurando" por decirlo de una manera (asi llegue hasta aqui) pero en verdad volverlo a leer me ha dado una nueva sensacion de INSPIRACION. Me alegro mucho encontrarme con esta entrada tuya. es exelente... GRACIAS

Jaime dijo...

Gracias a ti por pasarte por aquí y dejar tu comentario, Dreicosith. Sin duda disfrutarás aún más el libro después de ese proceso de búsqueda y "restauración". ¡Merece esos esfuerzos!

Un saludo,
Jaime.

ivan el terrible dijo...

parece mentira pero tengo 30 años y nunca he leido la historia interminable,pero aun asi pienso que tengo suerte,trabajo de conserje en un polideportivo hasta altas horas de la noche,y un dia mirando hacia la calle vi unas cajas de carton tiradas al lado de la basura,fui a ojear y adivinar que?habian 20 libros aprox y entre estos estaba=la historia interminable,en perfectas condiciones y con todo detalle,los colores,de la a a la z,ahora lo estoy leyendo y me causa el mismo efecto que si tuviera 15 años,magistral,en este caso la edad no existe.hasta siempre

Jaime dijo...

Me alegro de que la Historia te esté atrapando, Iván. Pero ten cuidado, que puede que sea Ella la que te ha encontrado, y no al revés. Algo así le pasó a Bastian... ;)

Borgeano12 dijo...

Busquen la edición de Alfaguara Juvenil, con tinta verde y tinta vino. No es difícil de leer en esos colores, además tiene,como el libro de la novela,letras capitulares hermosas y, a diferencia de este, tiene una ilustraciones muy bonitas de Roswitha Quadflieg.Un consejo: después de acabar este libro, lean el Quijote. Tiene también una estructura de caja china !