lunes, 2 de mayo de 2016

Aleksandar Tisma: A las que amamos


Idioma original: Serbio
Título original: Koje volimo
Traducción: Luisa Fernanda Garrido y Tihomir Pistelek
Año publicación: 1990
Valoración: Recomendable


Podría ser tras cualquier guerra, pero es tras la Segunda Guerra Mundial.

Podría ser en cualquier ciudad, pero es en Novi Sad, ciudad natal del autor.

Novi Sad, ciudad de lenocinio, ciudad-lupanar. Un lugar gris, pobre, opresivo, lleno de oscuras buhardillas, sombríos corredores, húmedas habitaciones con camas de hierro y sábanas frías. 

Aleksandar Tisma nos lleva a su ciudad y nos habla de la prostitución, actividad ilegal pero que se ejerce a plena luz del día en calles y edificios absolutamente normales, y de la degradación (física, espiritual, económica) de los individuos y de la ciudad .

La narración gira en torno a unas pocas alcahuetas partiendo de las cuales Tisma nos presenta todo un catálogo de mujeres que, por diferentes motivos, deciden ejercer "el oficio": mujeres enfermas que empujan a sus hijas a prostituirse para poder costearse el tratamiento, mujeres abandonadas por sus maridos que se han quedado sin recursos económicos, mujeres en busca de afecto, de reconocimiento social, etc. La gran mayoría de ellas, pobres de solemnidad, comercian con lo único que les queda: sus cuerpos, ya sean jóvenes o maduros, bellos o ajados.

Tisma también nos presenta algunos clientes y analiza los resortes que mueven el deseo de cada uno de ellos. Deseo de amor, aunque sea fingido, de mostrar superioridad, deseo pura y obsesivamente carnal.

Todo esto lo hace el autor con un estilo casi periodístico, con una frialdad y una crudeza que asusta. No hay piedad. No hay compasión ni con los personajes ni con la ciudad, otro personaje más. Es un libro duro, áspero, de los que te deja con un nudo en la garganta.

Uno podría pensar que esta frialdad y dureza que muestra Tisma en su prosa es fruto de su experiencia personal (internamiento en campos de concentración, dictaduras, exilio, guerras), pero me llama poderosamente la atención que otros autores de su país y su generación como Danilo Kis, aunque bajo formas literarias más modernas, posean en gran medida esas mismas características. Será cuestión de indagar más en la literatura serbia (o balcánica, en general).

Para terminar, tres comentarios acerca de la valoración del libro:

Por una parte, el libro me ha parecido un buen libro, del que destacaría fundamentalmente la angustiosa atmósfera que consigue crear el autor.

Pero, por otro lado, también he de decir que la presentación de tan extenso catálogo de personajes femeninos hace que éstos no estén apenas desarrollados (a excepción de unos pocos, como Emina, Envera o Katarina), al contrario de lo que ocurre con los escasos personajes masculinos, en los que sí vemos un desarrollo o una evolución.

Por último, a la hora de valorar el libro, también he tenido en cuenta otras obras de Tisma ya leídas, como "El uso del hombre" o "El libro de Blam", que son muy recomendables y, para mí, superiores a "A las que amamos".

A estos dos últimos motivos se debe el haber valorado el libro solo con un "recomendable". En cualquier caso, un buen libro de un muy buen autor.

Otros libros de Aleksandar Tisma en Un Libro al Dia: El libro de Blam