miércoles, 23 de septiembre de 2015

Colaboración: La hija del caníbal de Rosa Montero

Idioma original: español
Año de publicación: 1998
Valoración: recomendable

Más que la gravedad. La inercia es una fuerza mucho más poderosa y explica, además, la mayor parte de nuestras biografías. La hija del Caníbal es, sobre todo, un tratado sobre la inercia: la protagonista –tampoco nosotros, seamos sinceros- no ha encontrado el momento de apearse del tren en que la ha acomodado la vida, pero de repente las circunstancias, y su edad –los cuarenta-, la arrojan a las vías.

Lucía pierde, extravía, a Ramón, su marido, en unos urinarios. Como lo oyen. Ella espera expectante, vigilante, frente a ellos porque ambos deben tomar un avión a Viena en cuestión de minutos pero su esposo, incompresiblemente, no vuelve a salir por la puerta de aquellos baños.  A partir de ese comienzo tan insólito, la autora construye un relato que se dispersa: el volumen es, más allá de la historia nuclear del secuestro, una historia novelada del anarquismo en España, un análisis de las finanzas de los grupos terroristas, una denuncia de la corrupción generalizada,  un ensayo sobre las parejas de largo recorrido y los lazos paterno-filiales.

Acontecimientos y personajes rozan además la caricatura e incluso el surrealismo (en algunos momentos recuerda al Eduardo Mendoza de El misterio de la cripta embrujada) pero descoloca que esa perspectiva sea intermitente y que, repentinamente, el tono se vuelva inesperadamente grave.

Hay sin embargo, un detalle que hace a esta novela más que recomendable: a menudo asoma la Rosa Montero columnista y consigue persuadir, disuadir y hasta emocionar. Son numerosos los párrafos en que la periodista le da vueltas a lo divino y a lo humano con esa envidiable maestría que demuestra en los diarios. La ficción le sirve simplemente de caballete. También en el resto de sus títulos mezcla en mayor o menor medida y con mayor o menor fortuna, vida (documental) y literatura: recordemos La loca de la casa, El amor de mi vida, Historia del rey transparente...

Quizás mi lectura se haya visto en cierta medida condicionada, contaminada: cuando ya tienes cincuenta, te desconcierta que se hable de irreversibilidad o de decadencia física y vital con diez años menos.

La inercia, créanme; la inercia. Sin duda.  

Firmado: Aster Navas

1 comentario:

deagostini contacto dijo...

Hola a todos,

La hija del canibal de roda montero es una novela para iniciados, que trata sobre una mujer bastante aburguesada en sus 40 y en decadencia física y mental
Obra recomendable
saludos