sábado, 5 de julio de 2014

Jane Austen: La abadía de Northanger

Idioma original: inglés
Título original: Northanger Abbey
Fecha de publicación: 1816
Valoración: Muy recomendable

La abadía de Northanger fue el regalo que en mi pasado cumpleaños me hizo una buena amiga que conoce bien mis gustos, presentada en una agradable y bonita edición de bolsillo de la editorial Alianza con traducción de Miguel Ángel Pérez Pérez que invita a su lectura. 

Lo primero que llama la atención de esta novela de principios del siglo XIX es su autora, esa Jane Austen que no necesita presentación y que me consta que despierta tantas fobias como filias, hasta el punto de que hay personas que rechazan sistemáticamente comenzar a leer cualquier de sus obras temiendo encontrarse con avispadas heroínas de ojos brillantes y cutis pálidos envueltas en ambiguas relaciones con galanes esquivos que acaban siendo perfectos y fieles enamorados. Si hasta Charlotte Brontë, una de las famosas hermanas escritoras casi coetáneas de la Austen, criticó suavemente a la autora diciendo algo así como que escribía bien y con gracia pero con cierto aire a rancio y poco realista, demasiado idealista y happy end. Por no hablar de ese comentario de tan mal gusto que vertió Mark Twain sobre la pobre Jane, diciendo que había que sacarla de la tumba y volver a matarla golpeándola con uno de sus propios huesos...En fin. 

A lo que voy... Aunque yo misma prefiera novelas decimonónicas algo más amargas y con personajes más retorcidos que los que pintó Jane Austen, no puedo por menos de reivindicar las virtudes de la autora inglesa, a la que en muchas ocasiones creo que se infravalora. Por que sí, vale, puede que como dijo una compañera de instituto, casi siempre, "al final, todos se casan bien". Pero resulta que entre las páginas de esta mujer que tuvo una vida de soltera apacible y que podía escribir incluso rodeada de tropecientos sobrinos revoltosos, hay mucho más que cursilería y folletín. Hay ironía, hay brillantes análisis humanos (sobre todo, de mujeres deseosas de salirse con la suya), y hay temas que a día de hoy, siguen quitando el sueño al común de los mortales: frustraciones amorosas, desprecio de las altas esferas hacia los que están por debajo en la escala social, ganas de medrar, consciencia de las limitaciones y peculiaridades de uno mismo, etc, etc...

La abadía de Northanger, sin ir más lejos, parece que lo único que va a hacer es narrar en unas trescientas páginas una historieta para quinceañeras. Su protagonista es Catherine Morland, una joven inglesa bonita y obsesionada con las novelas góticas, que acude a pasar una temporada a otra ciudad, Bath, con unos parientes. Allí conoce a los trepas hermanos Thorpe, chico y chica, y a los misteriosos hermanos Tinley, chico y chica también. Del Tinley chico se enamorará casi al instante y tras algunos desengaños con los Thorpe, será invitada unos días a la colosal mansión de los Tinley, la abadía que da nombre al libro. Allí tendrá que lidiar con el temible patriarca de la familia, que pasará de halagarla a cogerle cierta tirria, y descubrirá que años atrás, la madre de los Tinley murió en lo que ella cree extrañas circunstancias. ¡Tachán! La función está servida. 

Pero resulta que la cosa da un poco más de sí, y eso porque, como he dicho antes, Jane Austen es más de lo que parece. Es mordaz sin perder la elegancia, es maliciosa, y no escatima en duros juicios a la hora de dejarnos claro lo falsa y manipuladora que puede llegar a ser la señorita Thorpe con tal de cazar a un buen partido, de lo tonta e ingenua que en ocasiones es Catherine hasta que finalmente espabila, o del mal que puede hacer un padre autoritario y avaricioso en un entorno en el que nadie le planta cara. 

Por todo esto, pido, una vez más, que no se tengan prejuicios "austinianos" con este libro. Hay párrafos enteros que merecerían ser transcritos íntegramente aquí pero que por falta de espacio no creo que sea adecuado. 

Porque hay cosas que nunca cambian, por muchos siglos que pasen, aunque se viva en mitad de la campiña inglesa o rodeado de tráfico y cemento. 

También de Jane Austen en ULAD: Orgullo y prejuicioMansfield Park

1 comentario:

LasLecturasDeGinger dijo...

Hola :3 Pues quiero leer algo de la autora, aunque quiero empezar con Orgullo y prejuicio que me la han recomendado mucho :D Un besin!