lunes, 21 de julio de 2014

Robert Bloch: Psicosis

Idioma original: inglés
Título original: Psycho
Año de publicación: 1959
Valoración: Muy recomendable

Todos conocemos la película Psicosis. Inluso quien no la ha visto puede rememorar a famosa escena de la ducha, pues ha sido reproducida hasta la saciedad desde su estreno. Incluso ha tenido varias secuelas y un remake, y muchas de sus escenas han sido "homenajeadas" y parodiadas en numerosos filmes posteriores. Lo que no todo el mundo sabe es que esta obra de arte del cine está basada en la novela homónima escrita por Robert Bloch, un más que prolífico autor de novelas y relatos de terror y ciencia-ficción.

Bloch se basó en Ed Gein (asesino y ladrón de tumbas estadounidense, quien confeccionó muebles y objetos de decoración con partes de los cadáveres que robó del cementerio, así como con las de las tres personas que asesinó, y que acabó sus días en una institución psiquiátrica) para crear el personaje de Norman Bates, un hombre gordo y cuarentón (sí, lo sé, nada que ver con Anthony Perkins) que regenta un motel en el que tiene la desgracia de alojarse Mary Crane, una joven que en un acto de locura ha robado dinero de su empresa y que ha dado con el motel en un intento de llegar a casa de su prometido.

El resto del argumento es bien conocido (y, además, pese a las pequeñas y naturales diferencias, ha sido prácticamente calcado al transformarse en el guión cinematográfico), así que no contaré más sobre el mismo. Pero sí diré que, si bien la película dirigida por Alfred Hitchcock está considerada un clásico del séptimo arte, la novela en la que se basa debería correr la misma suerte en el campo de la literatura.

Aunque lo que ésta cuenta hoy en día no nos asusta (pues desde su primera edición todos hemos leído y visto historias más terroríficas), no es difícil imaginar el schock que tuvo que suponer su lectura al público de entonces. Psicosis es una novela redonda, con un final feliz tan sólo aparente (lo cual es de agradecer), que a pesar de su brevedad (no llega a las 200 páginas) consigue combinar acertadamente el thriller con el terror psicológico. Y es que todo en ella resulta creíble: los personajes, sus reacciones, sus pasados (especialmente, el de Norman Bates, tan terrible como lógico)..., lo cual es, quizá, lo más aterrador de la obra.