domingo, 6 de enero de 2013

Luigi Pirandello: La pena de vivir así

Idioma original: italiano
Título original: Pena di vivere cosí
Año de publicación: 1920 (1923)
Valoración: está bien

"La pena de vivir así" es solo uno de los más de doscientas narraciones breves que Pirandello publicó durante su vida en diversos medios, revistas, periódicos y libros. A partir de 1922, el propio Pirandello realizó un esfuerzo de reorganización de estos textos, titulada Novelle per un anno (en realidad, nunca llegó a las 365 narraciones para completar "un año"). Hay que evaluarla, por lo tanto, como obra individual, pero también como parte de un proyecto creativo más amplio y ambicioso.

Por sí misma, "La pena de vivir así" es una narración relativamente poco trascendente: una historia casi costumbrista vestida de humorismo y un atisbo de crítica a la burguesía acomodada. La protagonista, la señora Leuca, sobrelleva con toda la dignidad que puede el abandono de su marido, once años antes. Hasta que, de pronto, el marido por primera vez se muestra interesado en un cierto acercamiento; no una reconciliación, pero sí una paz cordial. Con la intercesión de una amiga y del párroco, el marido consigue una primera entrevista; luego otra, ya a solas; le presenta a una de sus hijas... y así se prepara el desenlace, sorprendente en su justa medida, bien traído, verosímil. No es un relato rompedor ni memorable, pero tampoco se le puede reprochar nada: está bien construido, divierte y entretiene con su punto de humor cruel y su retrato de personajes un tanto ridículos.

Parece ser que, en su momento, los relatos de Pirandello eran lo más apreciado por la crítica, lo que se pensaba que le daría fama inmortal. De hecho lo recordamos mucho más por obras de teatro como Seis personajes en busca de autor o Esta noche se improvisa. De hecho, varias de las historias recogidas en Novelle per un anno sirvieron a Pirandello como punto de partida para obras extensas (novelas o piezas de teatro). En cualquier caso, un corpus de casi trescientos cuentos o novelas cortas bien escritas no puede ser desdeñado así como así. Si "La pena de vivir así" sirve para juzgarlas, desde luego que merece la pena darles una oportunidad, aunque efectivamente no sean lo más conocido ni quizás lo más perdurable de su producción.